El segundo día de estado de emergencia estuvo marcado por la intervención de empresas que no cumplían con las restricciónes. (Video: Difusión)
Redacción EC

El segundo día de aislamiento social y estado de emergencia por en todo el país estuvo marcado por las intervenciones en centros laborales que continuaban funcionando pese a las restricciones dadas por el gobierno de .

En Lima, la municipalidad de Lince realizó inspección en algunas empresas de call center que operaban a puerta cerrada y con gran número de trabajadores en el interior, en ambientes poco saludables. La intervención se realizó junto a la Policía Nacional.

Este es el caso de la empresa Fortel Custome Experience,ubicada en la calle los Mirtos 120. Fue clausurada y sancionada por funcionar con más de 100 personas, en su mayoría jóvenes, en medio de la emergencia sanitaria que se declaró por el coronavirus.

La intervención se realizó luego de recibir diversas llamadas donde alguno de los trabajadores denunciaban que no los dejaban salir y se encontraban hacinados. Los empledos se encontraban en los baños y pasadizos sin guates y mascarillas. Además, no respetaban el aforo del local por lo que se procedió a sancionar con 200 % de una UIT que equivale a 8.600 soles y la clausura temporal.

Lo mismo ocurrió en la calle Emilio Althaus, donde se intervino a la empresa MDy que, además, no contaba con certficado de defensa civil, informó el municipio.

Un escenario similar se dio en Surquillo, donde una empresa de call center fue intervenida por mantener a sus trabajadores en el interior. La Policía Nacional también intervino en el local para hacer que los empleados se retiren y regresen a sus domicilios.

Según información de Canal N, la empresa se encuentra en la cuadra 2 de la calle San Martín y se dedica al rubro de cobranzas a empresas en Argentina. Trabajadoras comentaron a dicho medio de comunicación que fueron amenazadas por sus jefes de despedirlas o no darles bonos por alimentos si es que no acudían a laborar.

Por otro lado, el municipio impuso una multa de S/6.000. Se encontraron a 120 trabajadores, 60 de ellos preparados para iniciar su jornada.

Otra de las empresas cuestionadas durante el día fue Konecta, en el centro de Lima, también dedicada al rubro de call center. Al respecto, dicho servicio señaló por medio de un comunicado que se trata de una empresa de servicio esencial en este contexto de emergencia nacional, citando al artículo 4, inciso J del Decreto Supremo Nº 044-2020-PCM.

“Muchos de los bancos, compañías de seguros, de telecomunicaciones, etc, han indicado a sus usuarios que pueden contactarse con ellos a través de sus centrales de atención al cliente. Konecta es una de las empresas que atiende estas llamadas”, señala la empresa. Además, aseguró que cuenta con todas las medidas de salubridad necesarias interpuestas y recomendadas por las autoridades de salud.

El caso se abrió debido a la denuncia de una trabajadora que acudió a la comisaría. La Policía Nacional intervino el local, informó TV Perú noticias. Todos los trabajadores fueron retornados a sus domicilios. Algunos de ellos denunciaron que no recibían las medidas de protección adecuadas y que no cumplían ninguna función importante frente a la emergencia nacional. Se constató que, incluso, no mantenían el distanciamiento social entre trabajadores.

VIDEO RECOMENDADO

Vizcarra: no son vacaciones es un estado de emergencia