Redacción EC

La esquina entre las avenidas Nicolás de Pierola (Colmena) y el jirón Quilca, en el centro histórico de Lima, luce en silencio por el cierre de calles y negocios tras el incendio del sábado que acabó con el histórico edificio Giacoletti.

La Municipalidad de Lima informó que fueron cuatro los inmuebles afectados por este siniestro: las pollerías Norcky's y Rocky's y los hostales San Martín y El Libertador. Como medida de seguridad, estos se encuentran clausurados pues presentan un nivel de riesgo alto.

Sin embargo, en toda la cuadra se puede ver cómo otros locales también permanecen cerrados, entre un puesto de periódico y revistas, una pollería, un bar, un hotel, un estudio fotográfico, etc. Estos se encuentran en edificios colindantes pero el acceso del público es bloqueado por cintas de seguridad.

Hasta el momento no se ha determinado el origen del fuego. Sin embargo, se presume, por el testimonio de algunas personas, que se originó por las chispas en la chimenea de una de las pollerías afectadas.

El Ministerio de Cultura evalúa el estado del edificio para proceder con la demolición y la reconstrucción. Por otro lado, el Colegio de Ingenieros recomendó que los municipios realicen visitas inopinadas de fiscalización en restaurantes que ocupan casonas vulnerables.