Redacción EC

Varios grupos de personas recorrieron las calles del Centro de Lima para exigir una mayor sanción para los violadores de niños, tras el caso de la pequeña Jimena, quien fue secuestrada, ultrajada y carbonizada por César Alva Mendoza en San Juan de Lurigancho.

El punto de concentración fue la plaza San Martín. Algunas personas marcharon desde la comisaría de Canto Rey, en San Juan de Lurigancho, lugar donde fue interceptada la menor de edad por el sujeto después de asistir a un taller. 

El evento fue promovido por los padres de la víctima, Diana Ruiz y Jorge Vellaneda, a través de los medios de comunicación y la página de Facebook Jimena Renace.

Los participantes en la movilización lucían polos con mensajes contra la violación sexual a menores.  Un grupo llegó hasta el Palacio de Justicia para demandar a los jueces aplicar la máxima pena a los violadores.

Las estaciones del Metropolitano en el Centro de Lima fueron cerradas ante la marcha, por lo que los usuarios esperaron en los exteriores a la espera de que sean reabiertas.