Luis Guzmán Escriba, gerente general de la empresa Transgas, reapareció a un mes de ocurrida la deflagración en que ha dejado, hasta el momento, 30 muertos y varios heridos.

En diálogo con Punto Final, Guzmán Escriba, hijo del conductor del bus que tuvo la fuga de gas y causó el siniestro, negó que sea un prófugo de la justicia, ya que se encuentra en su vivienda y que no ha acudido a las citaciones policiales porque está con descanso médico.

“La única responsabilidad que asumo es haberle dado trabajo a mi padre. (Mi padre) estaba bien capacitado. Las infracciones (de tránsito) las tiene antes que trabajara conmigo”, afirmó.

Guzmán Escriba afirmó que el camión de su empresa sí tenía las medidas de seguridad para transportar gas licuado de petróleo, pese a que los peritos de la Policía Nacional determinaron que todo se originó por una deficiencia en la válvula. Incluso, enfatizó que el desnivel en la pista desencadenó la fuga.

“Ese camión ha pasado todos los registros y documentaciones para que me den el permiso. Si hubieran hecho un buen trabajo (las autoridades), con esto no me estoy lavando las manos, pero que hagan una investigación justa. Yo voy aceptar mi responsabilidad, pero también hay otros responsables, pero se han ensañado conmigo”, afirmó.

Además, remarcó que el camión siniestrado no estaba siendo usado tras registrar una fuga en 2018. Admitió que no contaba con autorización de la Municipalidad de Villa El Salvador.

“Yo estoy acá para dar la cara por esos fallecidos, porque merecen justicia, y si la justicia decide ponerme una pena, yo la acepto”, agregó. Guzmán reveló que Osinergmin solo realizó una revisión a su vehículo desde que obtuvo la autorización para circular. Afirmó que se encuentra en la quiebra, pues las autoridades le han cerrado todos sus negocios.