Seis unidades de los bomberos, entre ellas la Unidad Especial de Materiales Peligrosos, trabajaron hasta las 4:30 a.m. para atender la emergencia en la Costa Verde ( Piko Tamashiro / GEC)
Seis unidades de los bomberos, entre ellas la Unidad Especial de Materiales Peligrosos, trabajaron hasta las 4:30 a.m. para atender la emergencia en la Costa Verde ( Piko Tamashiro / GEC)
Gladys Pereyra Colchado

A las 7:12 de la noche del miércoles, los recibieron la primera llamada de emergencia por una posible fuga de gas en la calle Rosendo Badani de San Miguel. Minutos después, la misma alerta provino de jirón Lima, luego de la avenida La Marina. Desde las redes sociales se sumaron reportes desde otros distritos como Magdalena y Miraflores. Para las 8:28 p.m., el olor a gas también era percibido en Bellavista, Callao. En poco tiempo, fueron más 400 llamadas al Cuerpo General de Bomberos Voluntarios sobre el mismo tema.

Sin embargo, no fue para nada una fuga de gas doméstico.

El jefe territorial del Cuerpo General de los Bomberos para Lima y Callao, el comandante Mario Casaretto, explica que se trató del hallazgo de aproximadamente 55 kilos de una sustancia tóxica abandonada en la playa de Magdalena, cerca de Los Domos de San Miguel, en la .

Hallazgo de material tóxico en la Costa Verde (Captura: Panamericana)
Hallazgo de material tóxico en la Costa Verde (Captura: Panamericana)

“Era ácido sulfhídrico, un producto químico peligroso que puede generar problemas a la salud de manera abrupta. Por ejemplo, ayer un sereno de la zona se acercó y a los 3 minutos estaba vomitando por no tener equipo de protección”, dijo a este Diario.

Fueron necesarios entre 30 y 35 bomberos de seis unidades, lideradas por la Unidad de Materiales Peligros de Miraflores, para controlar la situación y encapsular el producto tóxico que se encontraba en varias bolsas. Los trabajos se extendieron hasta las 4:30 a.m.

Hallazgo de material tóxico en la Costa Verde (Piko Tamshiro /GEC)
Hallazgo de material tóxico en la Costa Verde (Piko Tamshiro /GEC)

¿Qué es?

El ingeniero químico Jorge Loayza, docente de la Facultad de Química e Ingeniería Química de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, explica que se trata del compuesto H2S que, dependiendo del estado en que se encuentre, tiene diferentes nombres: en disolución acuosa es ácido sulfhídrico y como gas, es sulfuro de hidrógeno. Es tóxico, incoloro, inflamable y con un bajo umbral de olor (se puede detectar en bajas concentraciones).

En diálogo con El Comercio, explicó que esta sustancia tiene efectos negativos en el sistema respiratorio. No obstante, el nivel de afectación en el organismo dependerá de la cantidad y frecuencia a la que se expone una persona y si esta tiene problemas respiratorios como asma.

“En una exposición aguda y de un tiempo corto se tendrá náuseas, vómitos, picazón de garganta, problemas bronquiales. Este gas se asimila y se transforma en una sustancia que puede ser expulsada por la orina, en el ambiente se desaparece entre 18 a 24 horas”, agregó.

Se trata, además, de un gas ligeramente más pesado que el aire. Por eso, el especialista recomienda trasladarse a zonas altas, como pisos superiores de la vivienda o establecimiento, en caso de fuga para evitar los efectos adversos en el organismo. En caso del personal especializado que debe entrar en contacto directo con la sustancia, se requiere de protección especial con equipos de respiración asistida.

¿Dónde se usa?

El ingeniero químico Jorge Loayza explica que esta sustancia se genera en la industria petrolera, pero también en la actividad pesquera, pues se origina como un subproducto de la harina de pescado, y también por la descomposición de la materia orgánica en botaderos de residuos domésticos y otras. “Generalmente, se usa en en la producción de azufre petroquímico a partir del azufre que trae el combustible, lo tienen las plantas refinadoras de petróleo, pero también es posible encontrarlo en las plantas que producen pasta de celulosa a partir de madera”, agregó.

Los bomberos trabajaron con equipos especiales para retirar los productos químicos abandonados en la Costa Verde. (Foto: Piko Tamashiro / GEC)
Los bomberos trabajaron con equipos especiales para retirar los productos químicos abandonados en la Costa Verde. (Foto: Piko Tamashiro / GEC)

En el caso de Magdalena, la Policía Nacional del Perú ha iniciado una investigación para determinar a los responsables por el arrojo de este material tóxico. La comuna distrital ha adelantado que, a través de la Procuraduría Pública Municipal, los denunciará penalmente cuando sean identificados. Una hipótesis del comandante Casaretto es que el material se cayó mientras era trasladado en un vehículo por la Costa Verde. Este habría sido movido hacia Los Domos por alguien que desconocería su peligrosidad.

Más información

Debido a que inicialmente se temió una posible fuga de gas natural, la empresa Cálidda emitió un comunicado donde señalaron que el gas natural un “combustible seguro, ya que al ser más liviano que el aire, ante una eventual fuga se disipa rápidamente en el ambiente”.