Carlos Flores Cochachín y Aldo Hurtado Guerrero son dos trabajadores del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento que han fallecido a causa del coronavirus. Colegas piden que se mejoren los protocolos para el trabajo presencial.  (Foto referencial)
Carlos Flores Cochachín y Aldo Hurtado Guerrero son dos trabajadores del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento que han fallecido a causa del coronavirus. Colegas piden que se mejoren los protocolos para el trabajo presencial. (Foto referencial)
Yasmin Rosas

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El 18 de enero, mientras este Diario informaba sobre el fallecimiento de Carlos Álvaro Flores Cochachín, trabajador del Programa Nuestras Ciudades del (MVCS), otro colaborador perdía la batalla contra el .

LEE TAMBIÉN: La muerte de un trabajador del Ministerio de Vivienda pone en discusión los protocolos del trabajo presencial

Ayer, trabajadores de la mencionada entidad corroboraron el segundo deceso dentro de la institución. El ingeniero Aldo Mauricio Hurtado Guerrero, colaborador del Programa Nacional de Saneamiento Urbano, falleció tras permanecer varios días internado en el hospital Rebagliati de Jesús María.

De acuerdo con los datos que El Comercio ha podido recopilar, Hurtado Guerrero habría retomado sus labores presenciales el 6 de enero en la sede de San Isidro, tras ausentarse por las celebraciones de fin año. Días después, la fiebre que tenía alertó a los médicos de la entidad y lo derivaron a un centro de salud. Hasta el momento no se ha podido conocer si el contagio fue dentro de las instalaciones del Ministerio de Vivienda o en otro ambiente.

LEE TAMBIÉN: Defensoría del Pueblo alerta que solo quedan tres camas UCI disponibles en Lima y Callao

Varios trabajadores han expresado su preocupación ya que el Programa Nacional de Saneamiento Urbano, al que pertenecía Hurtado Guerrero, funciona entre el segundo y tercer piso de la institución y temen que el virus se haya propagado en esa y otras áreas. Además, señalan que no han recibido información por parte del área de Recursos Humanos ni del personal a cargo de monitorear el tema sanitario en la sede. “Hay mucho hermetismo para brindar datos, nosotros nos enteramos por la información que vamos recopilando de los colegas de diferentes áreas”, señala el presidente del Sindicato de Trabajadores del MVCS, Julio Morales Palomino.

De acuerdo con los datos que El Comercio ha podido recopilar, Hurtado Guerrero habría retomado sus labores presenciales el 6 de enero en la sede de San Isidro, tras ausentarse por las celebraciones de fin año. Vale indicar que hasta el momento, no se ha podido conocer si el contagio fue dentro de las instalaciones del Ministerio de Vivienda o en otro ambiente. (Foto: Facebook)
De acuerdo con los datos que El Comercio ha podido recopilar, Hurtado Guerrero habría retomado sus labores presenciales el 6 de enero en la sede de San Isidro, tras ausentarse por las celebraciones de fin año. Vale indicar que hasta el momento, no se ha podido conocer si el contagio fue dentro de las instalaciones del Ministerio de Vivienda o en otro ambiente. (Foto: Facebook)

17 casos de coronavirus

Aldo Mauricio Hurtado Guerrero era un ingeniero mecánico electricista que tenía más de 16 años de experiencia en su sector y que ingresó a laborar al Ministerio de Vivienda en el año 2019. Su partida deja en orfandad a dos menores de edad.

Desde el gremio de trabajadores, también informaron a este Diario que hasta el momento, se han contabilizado un aproximado de 17 casos de coronavirus en la sede central de San Isidro y que desde el inicio de esta semana, varias áreas han dispuesto que todos sus trabajadores realicen como mínimo 15 días de trabajo remoto.

Este Diario envió una serie de preguntas sobre protocolos en la sede central, número de casos identificados de COVID-19, número actualizado de trabajadores laborando presencialmente, etc., al área de Imagen Institucional del Ministerio de Vivienda, pero hasta el cierre de esta edición no obtuvo respuesta.

Ese es el comunicado que los trabajadores del Programa Nacional de Saneamiento Urbano, donde laboraba Hurtado Guerrero, emitieron para comunicar su fallecimiento. (Foto: Captura)
Ese es el comunicado que los trabajadores del Programa Nacional de Saneamiento Urbano, donde laboraba Hurtado Guerrero, emitieron para comunicar su fallecimiento. (Foto: Captura)
LEE TAMBIÉN: Coronavirus en Perú: Essalud detecta nuevos síntomas asociados a la enfermedad

El primer fallecido

Carlos Álvaro Flores Cochachín era un trabajador del Programa Nuestras Ciudades del MVCS. El hombre de 46 años cumplía la labor administrativa de trasladar documentos a diferentes áreas del ministerio y desde mediados de septiembre asistía de lunes a viernes a trabajar de manera presencial.

Tras presentar síntomas como dolor corporal y fiebre, su familia lo llevó a un establecimiento privado. El 13 de enero, Flores Cochachín fue trasladado al hospital Cayetano Herrera debido a la gravedad de su estado, y dos días después falleció.

Su esposa, Mary Burgos, detalla que el doctor que atendió el caso explicó que el exceso de peso complicó la salud de su familiar. Además sostuvo que durante el tiempo en que Carlos trabajó de manera presencial nunca tuvo ninguna observación respecto a su estado físico por parte de ningún jefe, coordinador o médico ocupacional del ministerio.

Carlos Álvaro Flores Cochachín era un trabajador del Programa Nuestras Ciudades del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento que falleció a causa de la COVID-19 el 15 de enero. Desde mediados de setiembre asistía diariamente a la sede principal en San Isidro. (Foto: Facebook)
Carlos Álvaro Flores Cochachín era un trabajador del Programa Nuestras Ciudades del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento que falleció a causa de la COVID-19 el 15 de enero. Desde mediados de setiembre asistía diariamente a la sede principal en San Isidro. (Foto: Facebook)

Desde la entidad, se comunicó a El Comercio que Flores Cochachín remitió el 28 de diciembre una ficha en la que no registraba ningún riesgo. Vale indicar que para ingresar a la sede se necesita llenar una Ficha de Sintomatología COVID-19 y Condición de Salud con carácter de declaración jurada. En el documento se consignan algunos datos como distrito de residencia, peso, talla, medio de transporte utilizado, etc.

De acuerdo con el MVCS, hasta el 18 de enero y bajo la modalidad de trabajo presencial se tenía a 196 personas, es decir, el 25% de 1.359 colaboradores, a los que se les ha proporcionado siete rutas de traslado privado. Además, se ha puesto a su disposición mascarillas, alcohol en gel y otros productos de protección personal.

Los fallecimientos de Flores Cochachín y Hurtado Guerrero han puesto en discusión los protocolos del trabajo presencial en este sector. Desde el gremio de trabajadores se pide nuevamente que mejoren los protocolos médicos y de bioseguridad para salvaguardar a todo el personal que a diario asiste a la sede de San Isidro. Además, se pide que la modalidad de trabajo remoto se adapte a las diferentes realidades de las personas contratadas: nombrados, servidores CAS y servidores bajo la modalidad de orden de servicio.

TE PUEDE INTERESAR