Informe de la Policía Nacional consideró a la movilización de alto riesgo para la seguridad de terceros. (Foto: Mario Zapata)
Informe de la Policía Nacional consideró a la movilización de alto riesgo para la seguridad de terceros. (Foto: Mario Zapata)
Redacción EC

El denegó la solicitud de garantías presentada para la que fue convocada para el próximo lunes para la regulación y formalización de taxis colectivos, tal como ocurrió a fines de noviembre. El pedido fue presentado por Félix Alarcón Borja, secretario general de la Alianza Gremial de Transportes Taxis Colectivos N1 N2.

Se trata de un mitin que tendría como lugar de concentración a la plaza Dos de Mayo, en el Cercado de Lima, con la presencia de unos 20 mil manifestantes, entre las 9 y las 11 de la mañana. Así se señala en la Resolución Directoral N°2534-2019.

Por ello, la manifestación planteada no tendría legalidad y se señala en el documento que quien “incumpla lo dispuesto en la presente resolución directoral será pasible de las acciones administrativas y penales correspondientes”.

Esta decisión se basó en parte en el informe policial N°344-2019-REGIONPOLICIAL-LIMA/DIVSEESP-UNIPLO que advierte el alto riesgo de la concentración, tomando en cuenta el antecedente del pasado 25 de noviembre, durante la primera movilización que terminó en actos de violencia registrados en varios distritos.

En el reporte de la Región Policial Lima se considera que “este tipo de multitud puede convertirse en agresiva y/o violenta” y que la actividad puede afectar los derechos fundamentales de terceros, como la libertad de tránsito vehicular y peatonal.

Vale recordar que durante la primera movilización de colectiveros, la Dirección de Autorizaciones Especiales y Garantías de la Dirección General de Gobierno Interior (DGIN) del Ministerio del Interior dejó sin efecto el permiso otorgado al gremio de conductores de taxis colectivos para acatar un paro en diversos puntos de Lima y Callao. Esto, por cambiar los puntos de concentración y por daños ocasionados a la propiedad pública y privada.

El llamado paro de colectiveros terminó con decenas de personas detenidas, varios heridos y daños materiales en diferentes puntos de la ciudad. Transportistas ilegales piden que su trabajo sea formalizado dentro del sistema de transporte.