El ministro de Salud, Óscar Ugarte, considera que no hay justificación para el ‘Vacunagate’, que involucró a varios funcionarios.  (Foto: Mario Zapata / GEC)
El ministro de Salud, Óscar Ugarte, considera que no hay justificación para el ‘Vacunagate’, que involucró a varios funcionarios. (Foto: Mario Zapata / GEC)
Gladys Pereyra Colchado

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Con apenas 12 días en el cargo, , el quinto titular del Ministerio de Salud () desde que empezó la pandemia, enfrenta el reto de garantizar la en medio de un escándalo por la distribución de dosis que alcanzó a altas autoridades de su mismo sector, incluyendo a su antecesora, Pilar Mazzetti, quien renunció.

MIRA: Miguel Palacios, decano del Colegio Médico: “Hay 115 médicos en la lista (del Vacunagate)”

—¿Qué sucederá con los funcionarios del Minsa involucrados en el ‘Vacunagate’?

La mayoría ha presentado su carta de renuncia, pero recién con el informe se identifica a los que faltan. Los que no hayan renunciado, serán separados inmediatamente. A todos se les abrirá un proceso administrativo y la información será enviada a la fiscalía, para que determine en qué casos amerita una denuncia penal.

—¿Se puede justificar que, por trabajar en el Minsa, necesitaban una protección adicional?

El criterio que fue adoptado en la anterior gestión es que los trabajadores de salud son prioridad, pero esa prioridad se hace de acuerdo a una programación y con vacunas legalmente importadas. Yo no puedo decidir por mi cuenta propia e iniciar un proceso de vacunación al margen, sobre todo si uno es autoridad. Eso es absolutamente irregular, no hay ninguna forma de justificar eso.

—¿Cómo recuperar la confianza del sector afectada por este escándalo?

El primer factor es la transparencia y por eso se inició el proceso de investigación, al cual se dio un plazo perentorio de 10 días que se ha cumplido. Ese cumplimiento del compromiso es fundamental. También cumplir con el proceso de vacunación que se inició.

—La meta del Minsa es vacunar al 61% de la población hasta julio, pero solo hay 1 millón de vacunas. ¿Cuándo llegan otros lotes?

No podemos decir fechas. En la medida en que tengamos la certeza lo anunciaremos.

—¿Por qué esa incertidumbre con las fechas?

En el caso de Sinopharm, la negociación es especial porque el acuerdo es por 38 millones de dosis, pero por cada lote hay que hacer un contrato. Está en proceso uno nuevo con 2 millones para marzo. Con Pzifer sí hay un contrato por 20 millones y un cronograma, tenemos más certeza de cuándo estarán llegando. Con AstraZeneca y Covax Facility también son contratos. El único caso donde hay incertidumbre es con Sinopharm. En todos los casos definir la fecha de entrega depende de los laboratorios.

— Hasta ahora AstraZeneca no tiene autorización ni registro sanitario en el país.

El registro no depende de Digemid sino de que AstraZeneca presente la solicitud. Aún no lo han hecho. No es función del Estado a priori tramitar. Solo se hizo con Sinopharm porque es una empresa pública y el acuerdo es de Gobierno a Gobierno, entonces fue Cenares el que solicitó el registro. Todas las demás tienen representantes comerciales en Perú.

—¿Los miembros de mesa podrán vacunarse antes de las elecciones?

Hubo un error. Meses atrás se pensó eso, pero lo que ha quedado claro es que las condiciones para que estén adecuadamente protegidos el 11 de abril están en el protocolo de elecciones aprobado por el Minsa. Ahí se establece que tienen que estar protegidos con equipos de protección personal, mascarilla, limpieza de ambientes y utensilios. Es el estándar de protección internacional. La vacunación no es precondición, es un beneficio, un premio que se da por su compromiso cívico. Van a ser de las primeras prioridades, pero depende de la llegada de las dosis, igual que el resto.

— ¿No se teme ausentismo de los miembros de mesa si no se vacunan antes?

Ahora estamos aclarando. Creo que lo van a entender perfectamente. La participación es un acto democrático y además tienen un incentivo económico acordado con la ONPE. No no creo que porque no se vacunen antes van a decidir no participar, confío en que su conciencia cívica va a estar por delante. Reitero el compromiso de vacunarlos con la prioridad necesaria.

— Respecto a los cambios en las restricciones para regiones con nivel extremo ¿No es arriesgado levantar la cuarentena cuando empiezan a disminuir los contagios y las muertes?

Hay riesgo, pero se está tomando en función de garantizar que un sector importante de la sociedad pueda trabajar, lo han estado reclamando diversos sectores. En previsión de ese riesgo estamos reforzando acciones como el fortalecimiento del primer nivel desde la próxima semana, la llegada del oxígeno comprado por el Estado y las donaciones. Si sumamos todo vamos a tener 3.960 toneladas métricas en los próximos metros y eso va a tener un impacto de todas maneras. Nuestra expectativa es que en máximo un par de meses lleguemos a las 150 o 200 nuevas plantas de oxígeno.

— Pero la brecha ahora es 100 toneladas diarias...

La brecha no es una cifra exacta ni constante, depende de la demanda y oferta. La brecha se va a ir moviendo conforme la mayor oferta y la desaceleración de casos. No pretendemos que en la primera y segunda semana se cerró la brecha, pero sí se inicia el proceso, nunca en ningún sitio se ha logrado que sea de un día para el otro.

— ¿Cómo garantizar que el oxígeno para quienes atienden a sus familiares en casa?

Vamos a seguir dos estrategias de distribución. La primera vía son los hospitales a través de los isotanques, pero queremos es que llegue directamente a la gente. Estamos concretando para la próxima semana un diseño de distribución del isotanque a una planta que permita el llenado de balones.

— Confiep ha propuesto vacunar a sus trabajadores ¿Se han reunido con el sector privado sobre este tema?

Hemos conversado y ellos han estado de acuerdo cuando les dijimos que eso tendría que ser gratuito y respetando la fila de prioridades. Los trabajadores de las empresas no están dentro del grupo de primera prioridad, el grueso está en la Fase 3 de vacunación. No sería dable que las empresas compren y vacunen a este grupo que no es de primera prioridad ni segunda. Eso lo entienden. El tema de fondo es que no van a conseguir vacunas en el mercado internacional, es una ilusión, los laboratorios no están negociando en empresas. No porque se dé autorización van a conseguir millones de dosis a la vuelta de la esquina. La ley permite a los privados que registren e importen [], solo se pone de condición que no infrinjan el artículo sobre especulación. Todo es teoría, pero no veo cómo lo puedan aplicar si no tienen vacunas inscritas aquí.

— ¿A qué atribuye la campaña para insistir en que los privados vacunen ahora?

He escuchado a congresistas este planteamiento, pero les hemos explicado. Creo que hay interés de algunos grupos comerciales que quieren representar a determinadas vacunas, pero lo que primero que tienen que hacer es registrar la vacuna, si no es habladuría pura.

—¿Seguirán usando pruebas rápidas?

La norma es usar pruebas moleculares y antigénicas. Las rápidas o serológicas las seguimos usando solo para detectar anticuerpos, no para casos agudos.

—¿Su gestión será más clara sobre el uso de la ivermectina?

Hay que generar evidencias respecto a la conveniencia o no de su uso. Voy a impulsar un análisis sistemático de los estudios internacionales y sobre eso tomaremos una decisión. Los que están a favor y en contra sacan argumentos con estudios, por eso tenemos que revisarlos. Además, iniciaremos una investigación seria en el Perú sobre la ivermectina, como preventivo o tratamiento, para tener objetividad y no estar de tumbo en tumbo.

VIDEO RECOMENDADO

Fernando Carbone: "Muchos reconocen que no debieron vacunarse"
Fernando Carbone: "Muchos reconocen que no debieron vacunarse"

TE PUEDE INTERESAR