Claudia Sovero Delgado

Los dos carriles de la avenida Benavides en sentido Surco-Miraflores presentan congestión vehicular a causa de los trabajos de reparación en el techo del túnel del Óvalo Higuereta, donde ayer un bus se atoró por exceso de altura.

Un grupo de trabajadores de la Empresa Municipal Administradora de Peaje de Lima (Emape), entidad de la Municipalidad de Lima encargada de la infraestructura vial, se encuentra trabajando en la zona.

Esta avenida es utilizada en su mayoría por buses de transporte público. Los taxis y autos privados utilizaban el túnel del Ovalo Higuereta para dirigirse al distrito de Miraflores; sin embargo ahora los dos carriles de la avenida Benavides se encuentran abarrotados de decenas de autos.

Estos trabajos se deben a que ayer a las 6:30 de la mañana un bus de la Universidad Católica de Santa María de Arequipa, de placa V6R-954, quedó atorado ayer en el ingreso del túnel que pasa debajo del óvalo Higuereta, en Surco.

La altura del vehículo, que trasladaba a 40 estudiantes de la casa de estudios, superaba los 3,20 metros permitidos. No es la primera vez que un vehículo queda atorado en este puente por sobrepasar la altura permitida. En 2009 un bus interprovincial impactó contra la estructura. En 2016 un camión chocó en el sentido este-oeste.

-Sanciones-
Por su parte la Municipalidad Metropolitana de Lima informó que denunciará al chofer del bus debido a los daños ocasionados en el acceso del túnel. Martín Luque, conductor del vehículo, indicó que no conocía las rutas de la ciudad y que transitó por la zona siguiendo las indicaciones de una aplicación en su celular. Realizó esta acción pese a que en el lugar existen carteles que alertan sobre la altura máxima del túnel.