Redacción EC

Transportistas de servicio público, vecinos de Lurín y otros colectivos marchan por las principales avenidas del distrito en rechazo a los de Rutas de Lima.

Esta movilización se da a raíz del anuncio del alcalde de Lima, Jorge Muñoz, de evaluar los contratos de concesión con dicha empresa y con Línea Amarilla, firmados durante las ex gestiones de Luis Castañeda Lossio y Susana Villarán. Los contratos son investigados en marco del caso Lava Jato.




Jorge Marticorena, alcalde de Lurín, informó que la marcha tiene como objetivo rechazar un cobro que considera excesivo pues en el distrito se ubican seis garitas de entrada y salida, que se ubican en tres puntos: la refinería Conchán, en San Pedro y en el puente Arica. Pide que el contrato se anule debido a que la concesionaria no cumple con mantener las vías.

Los participantes a la marcha denuncian que pagan entre 15 y 50 soles en peajes.

"Soy transportista y durante el día de labor pago 44 soles de peaje, al mes son 1.200 soles. Esto no es justo, queremos al menos una rebaja de la tarifa", contó un participante de la movilización a este Diario.

Debido a la marcha, la avenida San Pedro se encuentra bloqueada al tránsito vehicular. Un fuerte contingente policial resguarda la manifestación para evitar actos de violencia. Este Diario comprobó que hasta el momento la marcha es pacífica.

Pese a que los manifestantes intentaron llegar a la garita San Pedro, la policía impidió el avance de la marcha hacia ese punto.

Mientras se desarrolla la marcha contra los peajes en Lurín, la Municipalidad de Lima realiza una sesión ordinaria del Concejo Municipal a fin de evaluar la situación de los peajes de Lima de Rutas de Lima y Línea Amarilla.

Movilización contra los peajes en Lurín, Alcalde del Marticorena denunció que en su distrito hay un cobro excesivo por la ubicación de seis casetas en la jurisdicción. (Alessandro Currarino / GEC)
Movilización contra los peajes en Lurín, Alcalde del Marticorena denunció que en su distrito hay un cobro excesivo por la ubicación de seis casetas en la jurisdicción. (Alessandro Currarino / GEC)

El pasado miércoles, Jorge Muñoz aseguró que no quiere "peajes manchados de corrupción". Ese mismo día la alcaldesa Susana Villarán era ingresada preventivamente al penal de Chorrillos por los aportes de OAS y Odebrecht a sus campañas cuando era autoridad.

Los peajes de Línea Amarilla se concesionaron en el año 2009 con Luis Castañeda Lossio, mientras que con Rutas de Lima se firmó el contrato en el año 2013, cuando Villarán era alcaldesa. 

Los peajes se ubican en los siguientes puntos: