Redacción EC

Debido al calor del verano, el personal del ha tomado medidas para que sus ejemplares no sufran daños. 

El área de Bienestar Animal ha dispuesto que la dieta sea a base de alimentos frescos y con mayor contenido líquido para ayudar a que los animales soporten las altas temperaturas.

A algunas especies, como a los osos pardos y de anteojos se les está alimentando con frutas y verduras congeladas. En el caso de hipopótamos y primates se les da cubos de hielo con sangre, para los otorongos, leones, tigres, pumas y tigrillos se les agrega un poco de carne de res y pollo. A los lobos marinos, focas, pingüinos y nutrias se les da adoquines de pescado.

La mayoría de los animales recibe esta dieta especial que, además de ayudarles a afrontar las altas temperaturas, estimula comportamientos similares a los que el animal tendría en vida silvestre. 

Por otra parte, los recintos de la jirafa, las cebras, los caballos peruanos de paso, las cabritas alpinas, los búfalos y primates pequeños, cuyos refugios son abiertos, han sido sombreados con techos a base de mallas y hojas de palmeras; además, se implementaron extractores de aire en algunos dormideros.

“Los alimentos que entregamos (a los animales) no alteran su dieta diaria. Los beneficios de este enriquecimiento es darles estímulos de diferentes tipos como sensoriales, físicos, cognitivos, sociales y alimenticios para que ellos puedan desarrollar conductas normales de la especie silvestre”, indicó la bióloga Grecia Gutiérrez.

LEE TAMBIÉN... 

TAGS RELACIONADOS