La estación central del Metropolitano fue escenario de un plantón realizado por un grupo de estudiantes por la reducción del pasaje escolar. (Foto: Mario Zapata)
La estación central del Metropolitano fue escenario de un plantón realizado por un grupo de estudiantes por la reducción del pasaje escolar. (Foto: Mario Zapata)
Daniel Bedoya

El jueves 28 de noviembre un grupo de estudiantes realizó un plantón en la estación central del para exigir la reducción del costo del en este sistema de transporte. Eran cerca de las 5 de la tarde cuando aparecieron con máscaras de payasos que ocultaban los rostros de algunos manifestantes.

La convocatoria que inicialmente se difundía en redes sociales como evasión masiva del cobro, tal como ocurrió meses atrás en Chile, terminó en este plantón frente al terminal 3 de buses.

En esa jornada se pudo ver que los menores estaban acompañados por universitarios y miembros de sindicatos, exigiendo mejor calidad educativa y que el costo del pasaje sea de S/0.50. En las pancartas también se podía leer mensajes como “No solo es el pasaje, es calidad educativa”. Pero, ¿qué sucede con el pasaje escolar?

Este cobro fue establecido en la Ley N° 26271 en el año 1993, durante el gobierno de Alberto Fujimori, en la que se definió el derecho a pases libres y el pago de pasajes diferenciados, como es el caso de los escolares y universitarios. “Los servicios que están dados en concesión, y tienen tarifa establecida, están cobrando rigurosamente el valor del 50% del pasaje adulto, que es lo que establece la norma”, indica Gloria Montoya, representante de la Adjuntía para los Servicios Públicos de la Defensoría del Pueblo. Por ello, todo estaría dentro de lo legal, como es el caso del Metropolitano.

- “Precios no reflejan el servicio” -

Sin embargo, es en este punto donde se genera la controversia pues en el servicio tradicional de buses el costo es mucho menor al precio cobrado en sistemas como el Metropolitano, Corredores complementarios y el Metro de Lima. Existe una amplia diferencia en el pasaje escolar que puede ser más del doble de S/0.50 que se cobra en un bus de transporte público formal cualquiera. “La norma no dice que tiene que ser el 50%, sino que no puede superar el 50%. Puede ser menos, sí”, precisó la representante de la Defensoría.

En un recorrido por las calles de Lima se pudo comprobar esta situación. Empresas como la línea Etupsa 73 realizan un cobro único de S/0.50, cuando el pasaje adulto puede ir de S/1.50 a S/2.50. Lo mismo sucede en la empresa de transporte “Sur Lima” S.A. en la que se aplica un cobro único de S/0.50, mientras que el pasaje adulto va de S/2.00 a S/3.50. Situación similar se da en la empresa Unidos Chama S.A. En todos estos casos el pasaje escolar es mucho menor al 50% del pasaje adulto.

1 de 3
Pasaje escolar: protesta, precios y lo que dice la Ley sobre este tipo de cobro
Pasaje escolar: protesta, precios y lo que dice la Ley sobre este tipo de cobro

2 de 3

3 de 3

En el caso de los sistemas de transporte concesionados el costo del pasaje escolar resulta mucho mayor. El Metropolitano tiene la tarifa más alta con un costo de S/1.25 en su ruta troncal, tanto para escolares como para universitarios, que equivale al 50% de la tarifa general (S/2.50). Es seguido por el Corredor Amarillo (S/1.20), Corredor Rojo (S/0.85) y el Metro de Lima (S/0.75), entre otros servicios. En el caso del Metropolitano y los corredores, el costo resulta menor en sus rutas alimentador o zonal, respectivamente.

Con el paso de los años el costo del pasaje escolar en algunas líneas de transporte terminó siendo menor a lo recomendado, establecido así dentro del mercado. “El uso y las costumbres han hecho que el pasaje escolar en algunos micros sea menor, pero no es obligatorio. Ambos cobros están dentro de la Ley”, comentó Montoya sobre este punto. Pero ello no evita que se pueda evaluar el costo real y el servicio ofrecido.

“Pienso que primero debe haber información de cuál es el verdadero valor del pasaje. No es tanto de que te cobren la mitad sino de que el pasaje en sí mismo está muy elevado, no solo para el escolar sino para el adulto. El valor del pasaje no refleja el servicio que se está recibiendo (...); es algo que se debería repensar desde la ATU que es la autoridad competente en esta materia", indicó.

Este Diario buscó una posición de la Autoridad de Transporte Urbano para Lima y Callao (ATU) pero hasta el cierre de esta nota no se recibió información.

Ley N° 26271 estableció en 1993 los pases libres y pasajes diferenciados, donde se encuentran los universitarios y escolares.
Ley N° 26271 estableció en 1993 los pases libres y pasajes diferenciados, donde se encuentran los universitarios y escolares.

SIN TARJETA

  • Fuera de los sistemas de transporte concesionados, en un bus a los escolares se los suele reconocer por su uniforme para el cobro de su pasaje. Pero, según detalla Gloria Montoya, años atrás se había establecido la emisión de un carné escolar pero no se cumple. “Las normas dicen que deben tener un carné escolar que expide el Ministerio de Educación. Hicimos una investigación y determinamos que no lo está emitiendo (...) es un incumplimiento del Ministerio de Educación que no emita el carné”, indicó la representante de la Defensoría del Pueblo.

- Protesta y Metropolitano -

Un día antes del plantón del jueves 28 de noviembre, el alcalde de Lima Jorge Muñoz señaló en entrevista con Canal N que “hay un planteamiento de mejora de pasaje escolar”. Esta semana, El Comercio buscó al burgomaestre durante una de sus actividades y contó que el caso fue llevado “al seno de los concesionarios”, pero con un resultado poco alentador para los estudiantes.

“Los concesionarios tomaron una decisión hace unos meses atrás en función a las normas contractuales y todos los temas de tarifa se han decidido respetando las reglas del contrato”, indicó el alcalde, rápidamente.

Pese a este escenario, los estudiantes han anunciado una nueva movilización para este viernes. Se trata de una marcha que se realizará en la Plaza San Martín. También se refieren otros escenarios como los exteriores de la Pontificia Universidad Católica del Perú y la Plaza de Armas de Trujillo. “(...) Demandamos servicios públicos de mejor calidad, y cuyo precio no suponga un atentado contra la economía familiar”, señala uno de los mensajes en redes sociales, sobre la convocatoria a la movilización.

Al respecto, Montoya recordó que todas las personas tienen derecho a la libertad de expresión y protesta pacífica, pero en el caso de los escolares se debe tener en cuenta que son menores de edad y merecen una especial protección. Además, ante posibles manipulaciones de personas adultas advirtió lo siguiente: “Tampoco deben ser utilizados para cometer hechos indebidos porque aún ellos están en proceso de formación y no deben ser manipulados”.