Cualquier cliente o ciudadano que atraviese por un grifo tiene que obedecer ciertas reglas para prevenir accidentes. Una de ellas es no hablar por teléfono cerca de los surtidores de combustible (Foto: Anthony Niño de Guzmán).
Cualquier cliente o ciudadano que atraviese por un grifo tiene que obedecer ciertas reglas para prevenir accidentes. Una de ellas es no hablar por teléfono cerca de los surtidores de combustible (Foto: Anthony Niño de Guzmán).

Tras la tragedia ocurrida hace casi un mes en Villa El Salvador, que ocasionó la muerte de 30 personas, las autoridades han explicado que no solo existen normas que se deben cumplir para el transporte de combustible o balones de gas sino también a la hora de transitar por una estación de grifo donde se comercializa gasolina, gas licuado de petróleo o gas natural vehicular, a fin de evitar accidentes.

Algunas de estas normas están bien señaladas en los mismos establecimientos. Por ejemplo, no fumar o encender fuego pues al estar en un local donde se venden productos altamente inflamables, como son los combustibles líquidos y gaseosos, una llama podría provocar un incendio.

Por la misma razón, tampoco se puede ingerir alcohol. Aunque en las tiendas de los grifos vendan vinos y cervezas, los empleados nunca tendrán destapadores para aquellas botellas que sin chapa rosca.

De acuerdo con el (Osinergmin), el ente regulador en la materia, también es obligatorio apagar el motor antes de cargar cualquier tipo de combustible. En el caso de los vehículos que se alimenten de GNV, ninguna persona puede permanecer en el interior ni detrás de las unidades mientras estas sean abastecidas.

“Hay personas que no quieren hacerle caso al playero (empleado de grifo), sobre todo cuando les pide que desciendan de la unidad mientras está cargando (de combustible). Luego se quejan en el libro de reclamaciones. Pero los playeros no lo hacen por incomodar. Es porque la norma así lo establece”, dice Renato Lazo, gerente general de la Asociación de Grifos y Estaciones de Servicio del Perú (AGPES).

También se quejan cuando les piden apagar sus celulares, que cerca de los surtidores y otras zonas clasificadas como peligrosas, pueden generar chispas. Lo mismo ocurre con cámaras y equipos eléctricos.

En el caso del transporte público, los choferes no puede hacer paradas para abastecerse mientras estén con pasajeros. Y es deber de todo conductor asegurarse de que la pistola para despachar combustible haya sido retirada del vehículo antes de arrancar.

Asimismo, quienes conduzcan dentro de la estación deben respetar el sentido de la circulación vehicular del mismo modo como si estuvieran en una calle o avenida. Esto, dice Lazo, es uno de los problemas más graves. “Muchos no respetan eso y se detienen sobre las cebras”, cuenta.

Otros usuarios, añade, tampoco disminuyen la velocidad con la que transitan dentro de las estaciones y como los grifos suelen estar ubicados en esquinas, dice, nunca falta quien los use de atajos. “Es muy común en el Perú que los conductores, por no esperar el cambio del semáforo, corten camino por los grifos. Como van rápido, pueden causar accidentes, atropellar a alguien o chocar contra un vehículo que se esté abasteciendo”, agrega el gerente de la AGPES.

¿Qué medidas de seguridad deben tener en cuenta los establecimientos?

Los locales deben guardar varias medidas que garanticen la seguridad de sus empleados, clientes, transeúntes y vecinos. Estas están relacionadas con temas de infraestructura, implementación y protocolos de servicio.

Sobre la construcción de las estaciones, la norma prohíbe que haya grifos a menos de 50 metros de centros donde haya aglomeraciones, como colegios, centros comerciales, iglesias, mercados, hospitales, cines, comisarías y centros penitenciarios. Tampoco pueden encontrarse a menos de 7,6 metros (contando desde el surtidor de combustible) de una subestación eléctrica y las islas de surtidores deben tener defensas de fierro o concreto que las protejan de posibles choques.

Los grifos deben construirse al una distancia mínima de 50 metros de clínicas y hospitales (Foto: Anthony Niño de Guzmán).
Los grifos deben construirse al una distancia mínima de 50 metros de clínicas y hospitales (Foto: Anthony Niño de Guzmán).

Además, todos los grifos deben contar con al menos 2 extintores de polvo químico seco ABC.

En cuanto a la labor de los empleados del grifo, explica Osinergmin, están prohibidos de expender combustible a vehículos que transportan explosivos o materiales inflamables. Tampoco pueden suministrar GNV a aquellos vehículos que no estén adaptados adecuadamente para ellos.

Si hubiera trapos empapados de combustible, estos deben ser depositados en cilindros especiales con tapas de cierre hermético.

Los empleados no deben hacer contacto inmediato con las pistolas de despacho o con la tapa del tanque del vehículo, ya que la descarga de corriente estática que pudiera haberse generado en la persona podría provocar la generación de chispas.

¿Cómo denunciar la informalidad?

Se puede reportar un grifo informal o que opere de manera inadecuada acudiendo a las oficinas de en la calle Bernardo Monteagudo 222, en Magdalena del Mar.

También se puede hacer la denuncia por escrito, por teléfono () o vía web ().

Si el grifo que se desea reportar está ubicado en Lima, se puede llamar al 219-3400 o al 219-3410. Para provincias está habilitada la línea gratuita 0800-41-800.

Lea también...




TAGS RELACIONADOS