María del Carmen Yrigoyen

Hilda Cornelio, de 34 años, y Ana María Orozco, de 41, tuvieron que cerrar el comedor popular Hortencia Parra, en el grupo 7 del A.H. Cruz de Motupe, en , por la falta de agua. El 16 de enero, cuando ocurrió el aniego, Sedapal cortó el servicio a todo el distrito. Las mujeres, que preparaban almuerzos para más de 50 personas, tuvieron que suspender la labor. El agua que lograron juntar apenas les alcanzó para las comidas de dos días.

Ayer volvieron al local a las 8.30 a.m., abrieron las cañerías y el agua corría. Aprovecharon para hacer sopa de fideos, refrescos y un guiso de trigo. Juntaron un par de ollas por si acaso, aunque, según Sedapal, el servicio ya se repuso con normalidad.


En el grupo 6 de la Cruz de Motupe el agua llegó el domingo a las 6 a.m. Los vecinos comenzaron a pasarse la voz en la calle. Ulda, de 65 años, juntó algunos baldes para cocinar, asearse y rellenarle el plato a su perro. El servicio, dice, se fue a las 8 a.m.

“Durante estos 20 días que estuvimos sin agua, tenía que esperar que mi yerno saliera de trabajar para que me pudiera traerme algunos baldes. A mi edad no puedo cargar tanto peso”, dice.

Su yerno Percy, de 46, iba hasta la sede que tiene Sedapal en Canto Rey. Otras veces se aseguraba llenando los recipientes en Gamarra, por donde trabaja. 

Él vive en el A.H. 10 de marzo, también en SJL, y asegura que por su barrio el servicio se restableció el sábado de 6 a 7 a.m.

Ayer Ulda volvió a levantarse a las 6 a.m. para esperar el agua. Llenó algunos baldes en casa. A las 12.40, mientras preparaba el almuerzo y conversaba con el equipo periodístico de este Diario, volvió el servicio.  

Según la Defensoría del Pueblo, medio millón de personas padecieron por la falta de agua en San Juan de Lurigancho, el distrito más poblado de Lima Metropolitana. La entidad estimó que los afectados invertieron, en promedio, entre 3 y 4 horas para proveerse de agua para unos pocos días. Además, pagaron por cada traslado de los baldes en mototaxis, taxis o triciclos de 5 a 20 soles.

—La “normalidad”—
De acuerdo con Sedapal, el sábado se restableció el servicio de agua al 100% teniendo en cuenta como se ofrecía antes del aniego. “Había lugares que tenían un horario restringido antes de la emergencia. El servicio se ha restablecido de acuerdo con ese horario”, dice la institución.

Según el último censo, solo 79,9% de los vecinos de este distrito tienen acceso a la red pública de agua en sus viviendas. Y, de estas, solo el 70.54% tiene un servicio ininterrumpido. El 9.57% le compra el agua a un camión cisterna.

Lea también...