Explosión en la clínica Ricardo Palma (Foto: El Comercio/Hugo Pérez)
Explosión en la clínica Ricardo Palma (Foto: El Comercio/Hugo Pérez)
Redacción EC

La Superintendencia Nacional de Salud (Susalud) aseguró que cumplió con atender en su momento la denuncia por inadecuada atención brindada en el año 2011 a Victoria Aguirre Oviedo, madre de Lenin y Claudia Benites Aguirre, hermanos que perpetraron un atentado con explosivos contra la , el último martes.

“Susalud emitió dos notificaciones a la clínica, las cuales advertían el incumplimiento en la normatividad vigente por parte del establecimiento de salud y donde se recomendaba realizar acciones correctivas de manera inmediata; así como efectivizar medidas disciplinarias de ser el caso. Ambos informes también fueron puestos de conocimiento a los familiares”, expresó el superintendente nacional de Salud, José Del Carmen Sara.

Además, precisó que, para esa fecha, Indecopi era el único ente facultado en todo el país de velar por la no vulneración de derechos en salud. Puntualizó que, desde el 14 de agosto del 2015, Susalud recién asume las competencias que anteriormente tenía Indecopi, pudiendo ejercer la función sancionadora para casos ocurridos a partir de esa fecha.

-El caso-

De acuerdo a la denuncia que presentó la familia de Victoria Aguirre Oviedo ante Indecopi, la paciente llegó a la clínica Ricardo Palma por un cuadro de migrañas. Luego de una serie de evaluaciones, se determinó que tenía un tumor cerebral, por lo que la sometieron a una craneotomía ambulatoria.

Sin embargo, la cirugía no salió bien, ya que, según la denuncia, la mujer quedó con un hematoma cerebral y tuvo que ser operada por segunda vez ese mismo día. Aguirre Oviedo sufrió daños neurológicos y falleció al poco tiempo.

La familia pidió una sanción contra la clínica pues argumentaba que no había realizado todos los análisis necesarios. Indecopi les dio la razón e impuso al centro médico multas superiores a los S/ 330.000.

En respuesta, el establecimiento médico aseguró que la paciente murió a los 11 meses de dejar sus instalaciones por decisión de sus parientes.

“A solicitud de sus familiares, mediante requerimiento notarial, la señora Aguirre Oviedo dejó de forma voluntaria y por sus propios medios nuestras instalaciones en febrero del 2012; posterior a su alta no solicitó ninguna atención médica en la clínica. El fallecimiento de la señora Aguirre Oviedo no ocurrió en la clínica, sino tras más de once meses de haber abandonado la clínica Ricardo Palma”, señaló el establecimiento médico en su pronunciamiento.

Lee también: