El personal de salud jubilado no ha dudado en ser vacunado ante la COVID-19. Son un ejemplo de optimismo. (Fotos: Alessandro Currarino)
El personal de salud jubilado no ha dudado en ser vacunado ante la COVID-19. Son un ejemplo de optimismo. (Fotos: Alessandro Currarino)
Lourdes Fernández Calvo

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El doctor Juan Tenorio Taramona, médico traumatólogo de 82 años, se ha vuelto a poner la bata blanca que lo acompañó durante los más de veinte años que trabajó en el hospital Alberto Sabogal del Callao. Hace casi un año que no ha salido de casa. Sus hijos, uno de ellos también médico, han cuidado que no se exponga durante la pandemia para evitar salir contagiado del COVID-19. La única razón para volver a salir a la calle era la . Después de meses de espera, el día llegó.

El doctor Juan Tenorio Taramona llegó acompañado de sus hijos para ser vacunado. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO/EL COMERCIO)
El doctor Juan Tenorio Taramona llegó acompañado de sus hijos para ser vacunado. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO/EL COMERCIO)

“Mi papá ha estado muy atento a las noticias, está siempre pendiente de lo que está pasando. Todos los días se le lee el periódico porque tiene problemas con la visión. Ha estado muy emocionado por venir a vacunarse, le ha contado a sus hermanos que se vacunará y les ha pedido a todos que no salgan de casa para que no se contagien”, cuenta su hija Alessandra Tenorio.

La Casa del Adulto Mayor del Colegio Médico del Perú, en Jesús María, luce como un colegio en su primer día de clases, pero esta vez son los hijos quienes acompañan a sus padres y madres, los guían y preparan el celular para la foto en el momento preciso. El lugar ha sido acondicionado para que los médicos adultos mayores sean recibidos en un área ventilada y al aire libre, para que luego puedan pasar por triaje y al puesto de vacunación.

A la Casa del Adulto Mayor en Jesús María han llegado médicos para recibir la primera dosis de la vacuna. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO/EL COMERCIO)
A la Casa del Adulto Mayor en Jesús María han llegado médicos para recibir la primera dosis de la vacuna. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO/EL COMERCIO)

La mañana del miércoles había preocupación por parte del CMP porque las dosis de las vacunas ofrecidas por el Minsa aún no habían llegado, pese a que se había programado con anticipación la vacunación diaria de unos 480 médicos adultos mayores en esta sede. Desde temprano, los médicos mayores de 80 años fueron llegando y en minutos fueron vacunados y llevados posteriormente a un área de descanso en donde debían esperar unos 30 minutos.

El doctor Taramona llegó en silla de ruedas junto a sus dos hijos quienes se encargaron de hacer los trámites de su vacunación. Taramona estudió en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y luego hizo un doctorado y una maestría en la Universidad Federico Villarreal, en donde dictaba clases de anatomía humana.

“Ha tenido muchas generaciones de alumnos y ha sido una persona muy dedicada a su profesión. Siempre ha brindado ayuda a la comunidad. Fue doctor de los sacerdotes salesianos también”, cuenta su hija minutos antes de que lo vacunaran. Su esposa, enfermera de profesión, esperaba en el auto para luego ser vacunada en la sede del Colegio de Enfermeros.

El doctor Tenorio Taramona de 82 años recibió la vacuna contra el COVID-19. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO/EL COMERCIO)
El doctor Tenorio Taramona de 82 años recibió la vacuna contra el COVID-19. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO/EL COMERCIO)

Minutos después, llegaron el cirujano Hugo Huertas Ángeles, de 86 años, junto a su esposa la médico gineco- obstetra Maura Lizarzaburu Livia, de 83 años. Se conocieron en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. “Somos de la misma promoción pero yo me fui a trabajar al Hospital Materno Infantil San Bartolomé”, cuenta Lizarzaburu.

Huertas Ángeles trabajó primero en el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas, en el Hospital Loayza y luego en PetroPerú. Su edad no ha mermado su lucidez. Asegura que no hay ninguna razón que le impida creer en la vacunación, por eso ha sido uno de los primero en llegar para que le apliquen la dosis ante el COVID-19.

“La vacunación es fundamental y es la base para frenar la pandemia”, afirmó.

Los doctores Hugo Huerta y Maura Lizarzaburu llegaron a la Casa del Adulto Mayor para ser vacunados. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO/EL COMERCIO)
Los doctores Hugo Huerta y Maura Lizarzaburu llegaron a la Casa del Adulto Mayor para ser vacunados. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO/EL COMERCIO)

A unos metros más allá, su esposa mostraba su hombro izquierdo con un poco de nervios. “Uno, dos, tres y vamos por la primera dosis”, le dice la médico de Essalud que le inyectó la vacuna. “Por fin”, responde ella con optimismo.

Maura Lizarzaburu también ha sido docente en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos hasta cuando cumplió 75 años. Dice que extraña esa labor porque la mantenía activa. En sus años trabajando en el hospital San Bartolomé, la médico dice haber visto, atendido y aprendido de todo. Los recuerdos de las guardias, los partos y las operaciones aún están vívidos.

Sobre las vacunas contra el coronavirus, Lizarzaburu ha leído con detalle lo que se ha publicado en los medios y está atenta de las noticias falsas que se propagan al respecto.

“Siempre estoy en todas las noticias, en todo lo que sale en todas las publicaciones que hay sobre la vacuna. Nos hemos informado bastante y vamos a ver cómo van. Todas son de tipo de emergencia porque han sido fabricadas en corto tiempo, y estamos así en parte como conejillos, pero es así. Hemos estado esperando la vacuna porque cuando todos estemos vacunados habrá una protección mayor. No ha habido temor”, cuenta.

La gineco-obstetra Maura Lizarzaburu recibió optimista la primera dosis ante la COVID-19. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO/EL COMERCIO)
La gineco-obstetra Maura Lizarzaburu recibió optimista la primera dosis ante la COVID-19. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO/EL COMERCIO)

El miércoles el CMP pudo vacunar a 357 adultos mayores. Se espera vacunar este jueves a 1.600 más y de, esa manera, solo faltarían 2.400 para completar los 4 mil médicos vacunados.

El Colegio de Enfermeros del Perú también inició el proceso de vacunación de los adultos mayores contra el COVID-19. En la sede ubicada en la avenida Garzón 939, en Jesús María, se lleva a cabo la jornada de vacunación de las y los enfermeros que no están registrados en el padrón del Minsa ni de Essalud, los que trabajan en salud ocupacional, son particulares y/o trabajan en instituciones estatales y privadas.

Tras esperar bajo un toldo instalado para evitar el calor, Lidia Ché Moya, de 81 años, pasa a la siguiente fila tal como le indica una enfermera de Essalud. En una mano lleva su DNI y en la otra unos papeles que le han pedido llenar con sus datos. Tiene doble mascarilla y un protector facial, pero igual se puede ver su emoción por alcanzar la vacuna.

Lidia ha sido enfermera especializada en gastro y trabajó en el Hospital Almenara durante 23 años. Dice que solo dejó de hacerlo porque cumplió su ciclo, pero que hubiera seguido laborando ahí por muchos años. No ha dejado de mostrar sus dudas por el proceso de vacunación y, mientras hace la fila, dice que le pedirá a los encargados que le muestren qué le van a inyectar. Al estar cerca a la médico que la vacunará, le entra un poco de nervios. “Pero no tengo miedo porque estoy con mi gente, estoy con mis colegas”, dice y saluda a la cámara mientras la vacunan.

La enfermera Lidia Ché de 81 años sonríe detrás de sus mascarillas luego de ser vacunada. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO/EL COMERCIO)
La enfermera Lidia Ché de 81 años sonríe detrás de sus mascarillas luego de ser vacunada. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO/EL COMERCIO)

Cada día se espera vacunar a 600 enfermeras y enfermeros. La jornada se inició el martes, siguió el miércoles y continuará el viernes y sábado. Dentro de 21 días, se les aplicará la segunda dosis de la vacuna. El personal que pertenece a este sector que quiera acudir a vacunarse deberá reservar una cita previa en .

VIDEO RECOMENDADO