Según Maribel Gutiérrez, dirigente del centro comercial, al día se pierden 1,5 millones de soles, y se deja a más de 5.000 trabajadores desempleados. (Foto: Giancarlo Avila)
Según Maribel Gutiérrez, dirigente del centro comercial, al día se pierden 1,5 millones de soles, y se deja a más de 5.000 trabajadores desempleados. (Foto: Giancarlo Avila)
Claudia Sovero Delgado

“Nosotros no vamos a abrir hasta que no se hayan subsanado las observaciones al 100%”, informó a este Diario , gerenta de Fiscalización de la .

Ayer por la mañana se dispuso el cierre temporal del centro comercial por presentar una condición de “riesgo alto”. La comuna victoriana informó que los comerciantes del conocido establecimiento, ubicado en la Av. Paseo de la República, no subsanaron las observaciones tras una inspección del 8 de mayo pasado.

► 
► 

Debido a esto, George Forsyth, alcalde de La Victoria, fiscalizadores y policías se apostaron en las puertas principales del centro para prohibir el ingreso de los comerciantes y colocar los carteles de “clausurado”.

“En mayo se hizo una inspección y hemos encontrado un riesgo alto. Les hemos dado un plazo para regularizar esta situación”, sostuvo Forsyth.

Durante la mañana, en el jirón Antonio Raimondi, donde se ubica el ingreso a las oficinas administrativas, cientos de comerciantes se congregaron de manera pacífica para exigir que se les permitiera el ingreso a sus tiendas. En esta galería se vende mercadería de todo tipo, desde aparatos tecnológicos hasta ropa, películas, perfumes y zapatillas.

“Los fiscalizadores y policías no dejan ingresar a nadie, lo cual nos perjudica. Solo son algunos de esos locales donde se deben subsanar las observaciones”, indicó la dirigente del centro comercial Maribel Gutiérrez.

Agregó que en el centro comercial hay 2.075 puestos, donde trabajan familias completas que solo viven de eso. “Las ventas han bajado este último año, por eso perder un día de trabajo nos perjudica más que antes. ¿De dónde vamos a sacar el dinero?”, dijo Gutiérrez.

.
.

—Conflicto—
“Hoy vamos a denunciar al municipio por abuso de autoridad porque esta clausura es ilegal, ya que no tiene fundamento técnico y está sustentada en un informe de hace cuatro meses”, indicó a El Comercio el abogado de los comerciantes, Raúl Sotelo Tamayo. Afirmó que se ha subsanado las observaciones en un 80%.

Para respaldar lo dicho por el abogado, Gutiérrez señaló que ellos han enviado dos oficios a la municipalidad. El primero, el 9 de mayo, al día siguiente de la inspección. En dicho documento pidieron una prórroga de 90 días para subsanar las observaciones hechas en los sistemas de electricidad y seguridad estructural (sistema contra incendio, aspersión, bombas de agua). En el segundo documento, enviado el 7 de agosto, solicitan 90 días más con el fin de “culminar con la totalidad de las subsanaciones”. Allí añaden un informe con los avances.

Paredes señaló que los comerciantes han estado mal asesorados, ya que, si ellos querían una segunda inspección, debieron acudir al área de fiscalización y llenar un formulario de solicitud.

“Hoy a las 2 p.m. recién se procedió a realizar ese documento. Ahora entra a una lista de espera de todos los demás locales que han sido clausurados. Somos conscientes de que Polvos Azules es un local grande, pero no puede llegar a Navidad sin estar en perfectas condiciones. Antes que el derecho al trabajo está el derecho a la vida”, dijo Paredes.