Gian Carlo Amar estaba lesionado, pero igual fue a llevar comida a los afectados. Juan Alberto Sinchis hizo show gratis para los niños. La recicladora Sonia Macedo se despojó de lo poco que tenía para ayudar a las familias. Patty Mamani trabajó tres días hasta la madrugada organizando las donaciones afuera del hospital. (César Campos)
Gian Carlo Amar estaba lesionado, pero igual fue a llevar comida a los afectados. Juan Alberto Sinchis hizo show gratis para los niños. La recicladora Sonia Macedo se despojó de lo poco que tenía para ayudar a las familias. Patty Mamani trabajó tres días hasta la madrugada organizando las donaciones afuera del hospital. (César Campos)
María del Carmen Yrigoyen

Cuando Patty Mamani, de 35 años, se enteró del accidente en Villa El Salvador, tomó un carro desde Lurín, donde vive, hasta el Hospital de Emergencia de VES para ofrecer su ayuda. “Estaba un poco delicada y no podía donar sangre. Pero me puse a parar carros para conseguir donantes como sea”, cuenta. Llegó por la mañana y se fue a su casa recién a las 11 p.m.. Al día siguiente volvió a las 8 a.m. con un micrófono para conseguir leche de fórmula para los bebés hospitalizados y pañales para los pacientes adultos. Y el sábado regresó también.

Mientras recolectaba las donaciones, se le acercó una mujer de 65 años. Se llamaba Sonia Macedo y era recicladora. “No soy pudiente”, le dijo. “Pero doy con amor”. La señora había llevado tres bolsas enormes con ropa, zapatos y pañales. Aún asi se echó a llorar creyendo que no era suficiente. Mamani la abrazó. Macedo ni había desayunado.

Desde que se enteró de la tragedia en Villa El Salvador, Patty Mamani, quien vive en Lurín, fue al Hospital de Emergencias de Villa El Salvador. En su desesperación por ayudar a los heridos, paraba a los carros para pedir donantes de sangre (Foto: César Campos).
Desde que se enteró de la tragedia en Villa El Salvador, Patty Mamani, quien vive en Lurín, fue al Hospital de Emergencias de Villa El Salvador. En su desesperación por ayudar a los heridos, paraba a los carros para pedir donantes de sangre (Foto: César Campos).

Devolver la alegría

No solo el Ministerio de Salud, que ha enviado a 48 psicólogos para acompañar a los deudos en esta etapa de duelo, se ha ocupado de la salud mental del barrio. En la zona han aparecido pegados varios letreros con mensajes de solidaridad. Sus autoras son unas jóvenes universitarias. En una de las cartulinas se lee: “No te rindas. Dios está contigo y nosotros también”. Otra dice: “no desmayes, amigo, y resiste, porque hay mucha gente orando por ti”.

Juan Alberto Sinchis, de 33 años, se transformó el sábado 25 en el payaso Colorín para llevar un show a los niños de las avenidas Pastor Sevilla y Villa del Mar, en Villa El Salvador. Llegó a las 9 a.m. con los otros once miembros de su agrupación de animadores, clowns y payasos hizo bailar, saltar y reír a los pequeños, para quienes sus calles se han convertido en enormes velatorios.

Desde que se enteró de la tragedia en Villa El Salvador, Patty Mamani, quien vive en Lurín, fue al Hospital de Emergencias de Villa El Salvador. Ahora organiza las donaciones de leche en fórmula para los niños quemados y pañales para los pacientes adultos que continúan hospitalizados (Foto: César Campos).
Desde que se enteró de la tragedia en Villa El Salvador, Patty Mamani, quien vive en Lurín, fue al Hospital de Emergencias de Villa El Salvador. Ahora organiza las donaciones de leche en fórmula para los niños quemados y pañales para los pacientes adultos que continúan hospitalizados (Foto: César Campos).

El show duró más de dos horas y se reanudó a las 3 p.m. Sinchis usó una carpa instalada por el Ministerio de Educación para que los menores pudieran disfrutar el show bajo la sombra. Les llevó también juegos didácticos para que pasaran el tiempo y, en otro momento, los muchachos se pusieron a pintar y a formar animales de origami con las hojas y colores que una ONG les llevó.

“Nuestra labor es que los niños se distraigan. Y si podemos llevar un poco de felicidad a los adultos,también . Hemos visto a varios padres asomándose”, cuenta el payaso, quien también estuvo organizando una olla común.

El payaso Colorín fue a distraer a los niños que viven en el barrio afectado por la deflagración de gas, que en estos días se ha transformado en un enorme velatorio (Foto: César Campos).
El payaso Colorín fue a distraer a los niños que viven en el barrio afectado por la deflagración de gas, que en estos días se ha transformado en un enorme velatorio (Foto: César Campos).

Así como él, muchos ciudadanos llegaron llevando comida. Gian Carlo Amar Reyes, de 28 años, llamó a sus compañeros de trabajo y los comprometió a ayudarlo a llevar almuerzo a los damnificados. “Vivo en el Callao, por el aeropuerto. Desde allá vinimos en un taxi con dos ollas de comida. Mi mamá, María, de 62 años, se levantó a las 4 a.m. para cocinar el arroz y la carapulcra”, cuenta.

Amar estaba con descanso médico y con problemas para caminar. “Se me vació el líquido de la rodilla. Pero algo tenía que hacer. Así que conversé con mis amigos del trabajo, somos del sector transporte, y vinimos”, cuenta. El grupo llegó a las 11 a.m. y alcanzó a repartir 90 raciones, que se acabaron antes de la 1 p.m.

Ante la tragedia en Villa El Salvador, miles de ciudadanos se han movilizado para hacer llegar su ayuda (Foto: César Campos).
Ante la tragedia en Villa El Salvador, miles de ciudadanos se han movilizado para hacer llegar su ayuda (Foto: César Campos).

Presencia de Estado

El programa Cuna Más, del Midis, colocó en la zona una carpa para cuidar a menores de 6 meses a 3 años mientras sus madres visitan a sus parientes hospitalizados.

Los damnificados estuvieron durmiendo, temporalmente, en 20 carpas de la municipalidad distrital. Ayer el sector Vivienda instaló módulos prefabricados en una loza deportiva.

Gian Carlo Amar llevó, desde el Callao, carapulcra a las familias afectadas por el incendio en Villa El Salvador (César Campos /GEC)
Gian Carlo Amar llevó, desde el Callao, carapulcra a las familias afectadas por el incendio en Villa El Salvador (César Campos /GEC)
Ante la tragedia en Villa El Salvador, miles de ciudadanos se han movilizado para hacer llegar su ayuda (Foto: César Campos).
Ante la tragedia en Villa El Salvador, miles de ciudadanos se han movilizado para hacer llegar su ayuda (Foto: César Campos).
También se han acercado algunos veterinarios para atender a las mascotas que resultaron con quemaduras o golpes u otras afecciones (Foto: César Campos).
También se han acercado algunos veterinarios para atender a las mascotas que resultaron con quemaduras o golpes u otras afecciones (Foto: César Campos).
Estas jóvenes fueron temprano a llevar avena a los damnificados y asistentes a los velorios en Villa El Salvador (Foto: César Campos).
Estas jóvenes fueron temprano a llevar avena a los damnificados y asistentes a los velorios en Villa El Salvador (Foto: César Campos).
Varios carteles con mensajes de ánimo para los vecinos de Villa El Salvador aparecieron cerca de la zona donde ocurrió el accidente con el camión cisterna (Foto: María del Carmen Yrigoyen).
Varios carteles con mensajes de ánimo para los vecinos de Villa El Salvador aparecieron cerca de la zona donde ocurrió el accidente con el camión cisterna (Foto: María del Carmen Yrigoyen).

Lea también...