Tocar la bocina en exceso fue la falta más cometida en el 2014
Tocar la bocina en exceso fue la falta más cometida en el 2014
Redacción EC

Para llamar la atención de alguien o simplemente para demostrar molestia. La bocina no es utilizada hoy en día por muchos conductores limeños para prevenir accidentes, sino como desfogue, ante el estrés que el tráfico capitalino genera. Situación que, a su vez, afecta a los peatones: causa dolores de cabeza y, en casos extremos, hasta inicios de sordera.

Precisamente, tocar la bocina en exceso e innecesariamente es una de las faltas que más se cometieron el año pasado en Lima. La Policía de Tránsito impuso 55.321 papeletas por esta infracción en el 2014. Es decir, un promedio de 4.600 sanciones cada mes.

La mayoría de conductores persiste en cometer la falta debido a que la sanción que se les impone, según el Reglamento Nacional de Tránsito, es muy leve, opina el experto en tránsito y director de la ONG Luz Ámbar, Luis Quispe Candia. La policía sanciona la falta con apenas el 4% de una UIT, es decir, S/.154.

La solución pasa por endurecer la multa, señala el especialista: “Debe ser considerada una falta grave y estar excluida del descuento. De reiterarse varias veces, debe provocar la retención del brevete”.

POBRE CULTURA

La falta de educación vial es otra de las principales causas de esta situación. La informalidad y la escasa profesionalización del transporte público agravan el panorama. En ello coinciden el gerente general de Transitemos, Alfredo Flórez, y el jefe de la Policía de Tránsito, Jorge San Martín.

Ello también permite focalizar el problema. La Gerencia de Medio Ambiente de la Municipalidad de Lima informó el año pasado que en avenidas como Garcilaso de la Vega, Alfonso Ugarte, Tacna, Abancay, Grau, Emancipación y Nicolás de Piérola –altamente transitadas por transporte público– . Esto, pese a que la Organización Mundial de la Salud recomienda límites de entre 50 y 55 dB en zonas urbanas.

Lee la nota completa en nuestra EDICIÓN IMPRESA