Jackelin Rosales llevaba tres años trabajando como fiscalizadora de tránsito. Con ese empleo mantenía a su hijo, madre y abuela. La joven fue atropellada el 9 de enero cuando se encontraba controlando el transporte informal en la Vía de Evitamiento.
Jackelin Rosales llevaba tres años trabajando como fiscalizadora de tránsito. Con ese empleo mantenía a su hijo, madre y abuela. La joven fue atropellada el 9 de enero cuando se encontraba controlando el transporte informal en la Vía de Evitamiento.
Yasmin Rosas

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

“La vida de mi hija ya no será la misma. Yo no sé si ella se va a recuperar o quedará con secuelas”, dice Dilna Ramírez Pérez, quien ha pasado los últimos días velando por la salud de Jackelin Rosales Ramírez, la fiscalizadora de tránsito que fue atropellada por una combi el pasado 9 de enero en la Vía de Evitamiento, a la altura del distrito de .

La joven de 25 años se encuentra en observación y tiene fisuras en la parte derecha del cuerpo que le han afectado la pierna, las costillas, el hombro y el hueso parietal del cráneo. Tiene una hinchazón en el rostro que le ha hecho que disminuya su capacidad de visión.

Reconstruimos la riesgosa persecución a una combi con S/163 mil en papeletas [INFOGRAFÍA]

Lo que más preocupa a la familia es que los médicos mantienen en reserva el diagnóstico del hígado y del estómago, órganos que fueron aplastados cuando el vehículo informal, conducido sin brevete por el extranjero Alberto José Bermúdez, pasó por encima de Jackelin. “Como se ve en los videos, el carro ha pasado por todo el cuerpo, como si ella fuera un rompemuelles”, dice la madre.

Desde que ocurrió el accidente, son pocas las veces que la joven ha estado consciente, casi no habla y balbucea. Dilna Ramírez nunca se imaginó que en estos tres años en que Jackelin lleva trabajando como fiscalizadora de tránsito en la ATU y la Municipalidad de El Agustino sería víctima de un suceso de esta magnitud.

Yo he visto que le han pasado el carro por el pie, fueron pequeños accidentes; es un trabajo muy difícil. Ahora ella se ha cruzado con otro tipo de persona. Si los compañeros no la hubieran auxiliado, mi hija estaría muerta y yo la estaría velando”, dice Dilna.

Además del dolor y la impotencia, la mujer también tiene que lidiar con las amenazas que le estarían haciendo personas que –ella sospecha– estarían relacionadas con el conductor y la empresa de transportes a la que pertenece el vehículo. “Varias personas han ido a preguntar el nombre de mi hija y a ubicar cuál es la casa en donde vivimos. Ellos gritaban diciendo que ya la tenían identificada. Yo estoy atada de manos, no puedo dejar a mi hija sola. Ella tiene un pequeño de 3 años y, además, está mi madre que es una persona mayor”, explica Ramírez.

Con el trabajo como fiscalizadora, la joven de 25 años era el sustento de su hogar. Producto del impacto, Jackelin tiene fisuras en la parte derecha del cuerpo que le han afectado la pierna, las costillas, el hombro y el hueso parietal del cráneo. (Foto: Municipalidad de El Agustino)
Con el trabajo como fiscalizadora, la joven de 25 años era el sustento de su hogar. Producto del impacto, Jackelin tiene fisuras en la parte derecha del cuerpo que le han afectado la pierna, las costillas, el hombro y el hueso parietal del cráneo. (Foto: Municipalidad de El Agustino)

El gerente de Seguridad Ciudadana de El Agustino, el coronel (r) PNP Jorge Albarran, señaló que se tomarán medidas de protección junto con la policía.

Además, el funcionario detalló que la comuna distrital ya ha presentado pruebas, como las grabaciones hechas por los agentes que intervinieron a la combi de placa C1Q-372 y los reportes médicos de Jackelin, que prueban la brutalidad del impacto. “Desde la procuraduría municipal se ha hecho la denuncia correspondiente por lesiones graves intencionales, actos de violencia, resistencia a la autoridad, exposición de personas al peligro y daños a los vehículos que participaron en la intervención”, acota el Albarran.

La combi de placa C1Q-372 tiene dos órdenes de captura, con un total de 63 multas acumuladas por manejar sin licencia, revisión técnica y desobedecer indicaciones de la Policía de Tránsito. El vehículo era manejado por el ciudadano extranjero José Alberto Bermúdez. (Foto: Difusión)
La combi de placa C1Q-372 tiene dos órdenes de captura, con un total de 63 multas acumuladas por manejar sin licencia, revisión técnica y desobedecer indicaciones de la Policía de Tránsito. El vehículo era manejado por el ciudadano extranjero José Alberto Bermúdez. (Foto: Difusión)

Las sanciones

Para el abogado penalista Mario Amoretti, en este caso se ven tres figuras delictivas: tentativa de homicidio simple, abandono de personas en peligro y la fuga del lugar en donde ocurrió el accidente de tránsito. Con la suma de estos hechos, Bermúdez podría cumplir una pena de hasta 12 años.

El jurista también señala que el hecho de no contar con licencia de conducir es un agravante de carácter administrativo que complica su situación penal. “Aquí, lo que más se debe tomar en cuenta es la intención que él tuvo al momento de maniobrar el carro sabiendo que la autoridad estaba presente. Lo ideal sería que se pida prisión preventiva y después de que se cumpla la pena, se proceda a expulsar al extranjero”, acota Amoretti.

La combi de placa C1Q-372 tiene dos órdenes de captura, con un total de 63 multas acumuladas por manejar sin licencia, revisión técnica y desobedecer indicaciones de la Policía de Tránsito.

Y desde esa misma óptica, el abogado Luis Lamas Puccio señala que Bermúdez debe asumir la responsabilidad penal bajo prisión preventiva. “Se trata de un extranjero que podría no tener domicilio fijo ni documentación en regla. Si se le diera comparecencia podría escapar”, explica.

Para Lamas Puccio, la dueña del vehículo Gloria Bazán Díaz, cuyo nombre figura en los Registros Públicos, y los representantes de la empresa Galilea Express S.A, a la que pertenecería el vehículo, califican como coautores o cómplices. “Estas personas también deben ser denunciadas porque ayudaron a que alguien sin documentación manejara un vehículo. Es una forma de complicidad y eso es una responsabilidad penal compartida que merece una pena entre los 8 y 10 años, si se denunciara por tentativa de homicidio”, señala el abogado.

“Lo único que pido es justicia”, fue lo único que nos pudo decir Jackelin, en un momento de lucidez. La joven madre y cabeza de familia continuará en observación en la clínica Montefiori, servicio particular que hasta ahora es cubierto por la municipalidad de El Agustino, ya que el vehículo que la atropelló tampoco contaba con un SOAT que cubra los gastos del accidente.

Este Diario pudo conocer que Alberto José Bermúdez fue trasladado el lunes por la noche a la sede Villa Hermosa del Poder Judicial para continuar con el proceso. La familia y compañeros de Jackelin temen que el sujeto sea liberado y piden que las autoridades actúen con severidad para que el hecho no quede impune.

VIDEO RECOMENDADO

Conductor de combi no tenía autorización