Esta empresa, además, encabeza la lista de los mayores evasores de papeletas de Lima, con una deuda de casi S/8 millones, de acuerdo al SAT.
Esta empresa, además, encabeza la lista de los mayores evasores de papeletas de Lima, con una deuda de casi S/8 millones, de acuerdo al SAT.
Redacción EC

A inicios de abril, representantes de 90 empresas de transporte público en Lima se reunieron en el segundo piso de un viejo edificio de la Av. Abancay. El propósito de este singular cónclave era discutir sobre un tema que cada vez les preocupa más: ¿qué hacer frente a la amenaza de las combis piratas? Los transportistas se agruparon bajo la Asociación de Defensa y Desarrollo del Transporte Urbano (ADTU). Nadie de La Nueva Estrella fue a esa reunión y tampoco aparecen en la lista de la nueva agremiación.

La ausencia no sorprende. Esta empresa, además de encabezar la lista de los mayores evasores de papeletas de Lima, con una deuda de casi S/8 millones, de acuerdo al SAT, convive con una flota informal, según ha constatado este Diario que siguió su recorrido durante semanas.

Sobre el papel, La Nueva Estrella tiene 145 autos autorizados para circular en la capital (104 por la Gerencia de Transporte Urbano del Callao y 41 por su par de Lima). El Comercio informó ayer que solo esa flota debe S/5’142.134 en papeletas y 48 de estos carros tienen orden de captura.

Pero basta pararse en la Av. Alfonso Ugarte, para darse cuenta de que La Nueva Estrella tiene decenas de autos no autorizados que sin embargo, circulan por Lima. Por ejemplo, este Diario contó en un recorrido entre la Panamericana Norte y el óvalo Bolognesi 21 autos no habilitados con los colores y el logo de la compañía.

—Sin control—
La propia empresa ha reconocido de manera indirecta tener una flota informal. En tres reportes diarios de noviembre del año pasado, sobre entradas y salidas de su flota, La Nueva Estrella registró en la lista de placas al menos 10 que no están autorizadas para circular por Lima y Callao.

En ese reporte, la empresa consignó como dirección la Urb. Virgen del Rosario Mz. J, Lt. 4, Ancón. El Comercio fue a ese lugar y encontró una casa con un letrero que pide no dejar ningún documento de La Buena Estrella (empresa que es parte del consorcio en el que figura La Nueva Estrella), ya que no funciona ahí. La familia Prieto vive en ese lugar y asegura que hace 10 años no hay nadie relacionado con La Nueva Estrella. Ellos reciben constantemente notificaciones del SAT y del MTC que quedan en nada.

Pero no es todo. Por las noches, las combis hacen colectivo en la Av. Salaverry y en la plaza Bolognesi, pese a que está prohibido. Ahí es frecuente escuchar a sus cobradores decir: “4 soles directo a Puente Piedra”. Este Diario vio a las placas D4A-096, A3U-770 y A5X-766 ofrecer esta ruta.