Personal del centro de salud Conde de la Vega, en el cercado de lima, protestan por no ser vacunados. (César Campos/@photo.gec)
Personal del centro de salud Conde de la Vega, en el cercado de lima, protestan por no ser vacunados. (César Campos/@photo.gec)
Redacción EC

Médicos y enfermeras del Hospital Edgardo Rebagliati de Essalud protestaron hoy porque hasta la fecha no han sido inoculados contra el virus, aun cuando todos los días atienden a pacientes contagiados y en estado crítico.

Omayra Medina, enfermera en este hospital, contó que en su turno de anoche fallecieron al menos 45 personas por el coronavirus, una de las más altas cifras de muertos que ha visto durante la pandemia.

Es algo injusto [que no nos vacunen]. Me indigna. Yo ya me he contagiado, y sigo acá parada. Siento impotencia, dolor, ver que la gente llega, se muere ¿Es justo que la gente que no merece se vacune?”, dijo la enfermera entre lágrimas.

Personal médico protesta en los exteriores del hospital Edgardo Rebagliati, Jesús María, por no ser incluido aún para la vacunación contra la COVID 19  (Britanie Arroyo/@photo.gec)
Personal médico protesta en los exteriores del hospital Edgardo Rebagliati, Jesús María, por no ser incluido aún para la vacunación contra la COVID 19 (Britanie Arroyo/@photo.gec)

Otra profesional que estuvo en la protesta dijo: “Sentimos tanta indignación, porque nuestras enfermeras en primera línea no se han vacunado […] Muchas han fallecido, pero en batalla, en la guerra. Cuánto hubiéramos querido que les den las armas y esa arma era la vacuna. Y siguen falleciendo. Hay enfermeras en UCI, luchando por su vida”.

Las protestas también ocurrieron en otros establecimientos de Lima. Es el caso del centro de salud Conde de la Vega, en el Cercado de Lima. Algunos trabajadores dejaron un momento sus labores y alzaron sus pancartas.

Somos discriminados. Las clínicas ya recibieron las vacunas. Nosotros no”, decía uno de los mensajes. Otro decía: “Queremos ser vacunados en nuestro centro de salud. Contamos con personal capacitado”.

La vacunación al personal de salud inició el pasado 9 de febrero con la llegada de las primeras 300 mil dosis de la vacuna china producida por Sinopharm. Y el pasado 13 de febrero llegó un segundo lote de 700 mil vacunas más.

Si bien la vacunación ha avanzado en todo el país, las quejas al proceso han sido numerosas por errores en las listas de beneficiarios con la vacuna.

Para Augusto Tarazona, presidente del Comité de Salud Pública del Colegio Médico del Perú, el problema está en que la elaboración de las listas se centralizó en el Ministerio de Salud y en las gerencias de Essalud.

Al parecer han tomado una base de datos que no es la actualizada, la real. Hay muchas confusiones, pues no se ha considerado que algunos médicos se han incorporado en los últimos meses al trabajo y otros que han salido. El problema se genera porque no tienen una base de datos actualizada y el manejo centralizado para manejar estas listas empeora la situación”.

Personal del centro de salud Conde de la Vega, en el Cercado de Lima, protestan por no haber sido vacunados hasta ahora (César Campos / @photo.gec)
Personal del centro de salud Conde de la Vega, en el Cercado de Lima, protestan por no haber sido vacunados hasta ahora (César Campos / @photo.gec)

Lo mismo explica Godofredo Talavera, presidente de la Federación Médica del Perú (FMP). “Hubo muchos errores en las listas y esperamos que esta semana se corrijan. En el caso de mi hospital se ha corregido todo. Esperamos que eso mismo ocurra a nivel nacional”, dijo.

Estos errores en las listas, explicó Talavera, ha ocasionado que médicos y enfermeras que estaban en UCI COVID no estaban considerados como prioridad en la vacunación y sí estaban considerados otros médicos que cumplían labores de teletrabajo o eran administrativos.

El Minsa emitió el pasado 11 de febrero una disposición con la que se permite que sean los mismos establecimientos de salud los que corrijan las listas hechas por el Minsa y Essalud. “En mi hospital (Del Niño de Breña) sí hubo problemas, pero ya se ha corregido. Hoy ha salido el rol para que se vacunen todos durante los próximos cinco días, de forma correcta, sin que nadie se quede afuera”, comentó Talavera.

Ambos médicos coinciden en que las denuncias de los últimos días sobre la vacunación indebida de funcionarios públicos causaron días de retraso en la distribución del lote de 700 mil dosis. Estas llegaron el sábado 13 de febrero, pero recién el 17 de febrero empezaron a repartirse en los establecimientos de salud del país.

Sobre la velocidad con que avanza la vacunación de los trabajadores de la primera línea de atención, Tarazona y Talavera señalaron que es posible que se vacunen a más personas al día.

“El 2006 o 2007, hemos vacunado contra el Sarampión a 7 millones de personas en pocos días, unas cuatro semanas. Sí tenemos experiencia de vacunación. Por la difteria, el 2020, vacunamos cada fin de semana 400 mil personas. Tuvimos tres campañas”, dijo Talavera.

Según Talavera, estamos en capacidad de vacunar a 200 mil personas por día y si mejoramos los procesos se puede llegar a 300 mil o 400 mil por día. “Sería lo ideal. En cinco días podríamos vacunar a dos millones”.

A todo esto, Tarazona agrega que se está avanzando con la vacunación, pero en comparación con otros países donde “ya están vacunando a la población y avanzan a cientos de miles por día” vamos “muy lenta muy lento”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más