Foto: AFP
Foto: AFP
Czar Gutiérrez

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Si Ud., amable lector no se imagina recibir el 2021 sin una barra libre, una cena elegante, una pista de baile poblada de globos multicolores con los vasos rebosantes de champagne, le tenemos buenas noticias: usted es una persona muy afortunada. Y si aún no se decide a resignarse a ver el estallido de los fuegos artificiales desde el marco de su ventana con solo asomarse a su otra ventana —de cristal líquido, plasma o led— puede asistir a una serie de divertidísimos eventos con los que celebrar la agonía final de un año francamente espantoso.

Así que en lugar de lamentarse por esos viajes cancelados y añorar aquellos destinos turísticos que se resisten a regresar de ese ‘coma turístico’ inducido por la pandemia; en lugar de extrañar esos litros de cava, esa lluvia de confetis, esa costumbre de dar una vuelta por el barrio con la maleta vacía o ponerse lencería de determinado color, relájese. Sírvase una copa de champán —o dos, mejor—, encienda su computadora portátil, cargue bien su celular y prepárese para despedir como se debe este 2020, el año que permanecimos en peligro. El año que no tenía cuándo acabar.

Salud! con salud

Para empezar, haga rodar su lista de tracks favoritos en Spotify o Soundcloud. O, mejor, cree una lista de reproducción compartida y envíe el enlace para que sus contactos vayan entrando en sintonía de cara a una celebración virtual en movimiento. Cuando los tenga sincronizados, empiece por invitarles a decir algo por lo que deberían agradecerle al 2020. Cierta dosis de positivismo en medio del desastre nunca está demás. Puede sugerir que cada invitado comparta una emoción con un emoticón: un triunfo (rosa), un revés (espina) y una esperanza (capullo). Hacer predicciones también puede resultar divertido y, claro, muchísimo mejor si los conecta a un generador de nubes de palabras online. Impreso y colocado en un lugar estratégico de la casa puede ser altamente inspirador durante la siguiente vuelta al sol.

Cosa que ocurrirá exactamente cuando Tonga, Kiribati y otros atolones perdidos en el Pacífico sean los primeros enclaves en decirle adiós al 2020 y hola al año nuevo. Entonces puede empezar a preparar una tabla de charcutería vegana o calentar la parrilla para la barbacoa. Ni siquiera tiene que salir de compras, hay deliveri especializado. Solo tiene que ajustarse el delantal y contagiarse del siempre nutricio espíritu repostero. Y si quiere entrar en un flujo lento y trascendente, hay múltiples centros de meditación para un relax virtual que alcanza la medianoche. Un oasis de renovación espiritual ante la incertidumbre. O expresarse a través de la música y la danza sin temor a los prejuicios. Si solo de bailar se trata, compre su ticket en la multitud de fiestas virtuales por año nuevo. Incluyen concurso de salas de nochevieja mejor decoradas, baile de bamboleo familiar, bailes para niños y fiesta para adultos con pantallas de zoom personalizada y cuenta regresiva antes de la medianoche.

Festivales como el costumbrista Renaissance o el electrónico Tomorrowland prometen replicar virtualmente los mismos efectos que generan en vivo. Todo en complicidad con Microsoft Teams que ya tiene novedosos fondos personalizados, ‘breakout rooms’ para grupos pequeños, escenas festivas para el modo ‘juntos’ y gran variedad de contextos digitales. Todo un compuesto de bits para no extrañar demasiado a las bombardas multicolores que tiñen la bahía de Sídney o la lluvia de confetis que bañan Times Square. Pero, sobre todo, para decir sin ningún temor ‘salud’, ese bien que nos fue tan esquivo en estos últimos 365 días.

VIDEO RECOMENDADO

Cinco consejos para proteger a tu mascota del ruido de los pirotécnicos en Navidad y Año Nuevo
Cinco consejos para proteger a tu mascota del ruido de los pirotécnicos en Navidad y Año Nuevo

TE PUEDE INTERESAR


TAGS RELACIONADOS