Fotografía digital impresa en papel Hahnemühle de Edi Hirose.
Fotografía digital impresa en papel Hahnemühle de Edi Hirose.
Daniel Goya

Aprincipios de la cuarentena, la asesora de arte Meg de Romaña tuvo una iniciativa que conjugaba dos de sus pasiones: el arte y la ayuda social. “Yo formo parte de la ONG Misión Huascarán, que se encarga de ayudar a los poblados que viven en la parte baja del nevado, en Huaraz y, por mi trabajo, tengo contacto con varios artistas independientes nacionales. Así que me comuniqué con un grupo de artistas y les expliqué mi idea de hacer una venta de arte que recaude fondos para ayudar a comprar equipos de protección y también permita a los artistas generar ingresos durante la cuarentena”, explica.

De Romaña dio pautas a los artistas para participar. Primero, la obra debía ser realizada durante el aislamiento social. Segundo, el formato debía ser A3 o similar. Y tercero, todas las obras debían costar lo mismo, independientemente de la trayectoria y el prestigio de cada artista.

Tinta sobre papel de Fernando Bryce
Tinta sobre papel de Fernando Bryce


—Ayuda oportuna—

Las piezas de Alfredo Márquez, Alice Wagner, Alonzo Vega, Andrea Tregear, Carolina Bazo, Edi Hirose, Fernando Bryce, Giancarlo Scaglia, Hans Stoll, Iosu Aramburú, Ishmael Randall Weeks, Jorge Cabieses, José Carlos Martinat, José Vera Matos, Luisi Llosa, Miguel Aguirre, Miguel Andrade, Nani Cárdenas, Nicole Franchy, Patrick Tschudi, Raura Oblitas y Sylvia Fernández se vendieron completamente y se recaudaron más de US$20.000, que sirvieron para adquirir 30 mil mascarillas, alcohol, mandiles, lentes de protección, guantes y camillas plegables que fueron entregados a Médicos Solidarios para su distribución.

“Hay que valorar a los artistas. Ellos no reciben bonos del Estado, y sin su apoyo y sin su arte no habríamos logrado llevar esta ayuda tan valiosa”, concluye De Romaña.