El Museo Pedro de Osma presenta iniciativas para afrontar la crisis generada por la pandemia. (Foto: Difusión)
El Museo Pedro de Osma presenta iniciativas para afrontar la crisis generada por la pandemia. (Foto: Difusión)
Carlos Oré Arroyo

Periodista

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Barranco sin vida cultural no parece Barranco; sin embargo, el escenario desolador de los últimos meses empieza a ser cosa del pasado y es que uno de sus puntos de encuentro más característicos ha vuelto a abrir sus puertas. El Museo Pedro de Osma retorna luego de casi ocho meses de cierre obligatorio y, como era de esperarse, requiere que todos sus visitantes cumplan con estrictas medidas de seguridad durante su visita a la aristocrática casa. “El presupuesto del museo se ha reducido en un 70% y para ello hemos iniciado proyectos que faciliten el retorno a nuestra normalidad a medida que seguimos recibiendo a aquellos interesados en apreciar la colección que resguardamos”, señaló a El Comercio el director del museo, Pedro Pablo Alayza.

LEE TAMBIÉN: Museo Pedro de Osma revela sus tesoros con miniserie online

Una de los intentos por recuperar la estabilidad es la realización de cursos para todos los aficionados en la historia de la cultura y arte virreinal así como los atraídos por temas relacionados a la museografía. Cursos Osma es una alianza del museo con el Proyecto de Estudios Indianos de la Universidad del Pacífico que busca reunir a las más destacadas figuras de los campos mencionados para que compartan sus experiencias y conocimientos con los interesados. La información detallada de estos cursos debe ser solicitada a través de .

Entre las personalidades que estarán a cargo de liderar los cursos se encuentran Jaime Mariazza, Magíster en arte peruano y latinoamericano, quien se enfocará en la iconografía virreinal, Luis Adawi estará a cargo de “Conservación preventiva”, Paloma Carcero dictará “Transgresiones y transformaciones en el arte” y el lingüista Elio Vélez brindará el curso “Fuentes escritas de la iconografía de Santa Rosa de Lima”. Las clases empezarán desde el 18 de enero y se impartirán de manera virtual.

Difícil momento

Hace unos días el MATE (Museo Mario Testino) anuncio su cierre debido al impacto generado por la pandemia en las diversas industrias. Al ser consultado si el Museo Pedro de Osma tuvo en cuenta la misma posibilidad, Alayza respondió rotundamente que no. “Nunca, el Museo de Osma se creó por voluntad de don Pedro de Osma y dejó una renta para que el museo funcione. Obviamente, nos corresponde seguir buscando otros medios para generar ingresos. Este espacio no debe cerrar por su larga trayectoria y porque, además, alberga Patrimonio de la Nación. Las dificultades tan solo nos obligan a ser más creativos”, agregó.

Para mantener el cuidado de su colección, se ha puesto en marcha el proyecto “Da vida a una obra” que busca llamar la atención de las iniciativas privadas para apoyar en la restauración y puesta en valor de las piezas que gestiona el museo. Según una nota publicada por la institución, la Fundación Obra Pía de los Pizarro ha apoyado con la implementación y equipamiento del taller de restauración donde ya se vienen realizando los trabajos necesarios en obras como “Nuestra Señora de Guadalupe de Extremadura” y “La Anunciación”. Se espera que más personas, empresas e instituciones muestren su interés por la preservación de esta importante colección.

Museo Pedro de Osma pone en marcha proyecto "Da vida a una obra" para la restauración y preservación de su colección. (Foto: El Comercio / USI)
Museo Pedro de Osma pone en marcha proyecto "Da vida a una obra" para la restauración y preservación de su colección. (Foto: El Comercio / USI)

“Yo pienso que sí” responde de manera reflexiva Pedro Pablo Alayza para confirmar que esta es la peor crisis que le ha tocado atravesar al museo. En conversación con este Diario, señaló que 40% de sus ingresos venían de los eventos que se realizaban en sus instalaciones. “Las visitas apenas han empezado a darse y, por lo que hemos podido determinar, empezaremos a sentir aires de normalidad a partir de setiembre del próximo año. La estabilidad recién estará apareciendo a partir del 2022”, agregó. Son tiempos difíciles para todos, pero lo cierto es que en medio de la crisis se han puesto marcha diversos intentos para que la industria cultural no pierda el nexo con sus seguidores y puedan alcanzar a más personas. Son cambios inesperados, pero que seguramente perdurarán.

Te puede interesar: