Listo para iniciar su “Marcha blanca” desde el 27 de julio, la millonaria inversión en el Museo Nacional del Perú se explica por la enorme brecha existente entre el patrimonio cultural mueble y la infraestructura ideal para conservarlo como exigen los estándares internacionales. <a href=""></a>
Listo para iniciar su “Marcha blanca” desde el 27 de julio, la millonaria inversión en el Museo Nacional del Perú se explica por la enorme brecha existente entre el patrimonio cultural mueble y la infraestructura ideal para conservarlo como exigen los estándares internacionales.
Enrique Planas

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

No ha faltado quien ante la noticia de la apertura del Museo Nacional del Perú la noche del 24 de julio, y de la “marcha blanca” de ingreso libre a partir del 27 de julio, considere el proyecto como “Un elefante blanco” o “un museo más”, cuya millonaria inversión hubiera sido dirigida a propósitos más urgentes. Incluso, si se recuerda, ya en la gestión del entonces Salvador del Solar, voces de representantes de partidos políticos criticaron la millonaria inversión que demandaría el proyecto diseñado por los arquitectos peruanos Alexia León y Luis MArcial.

¿Era necesario haber invertido 500 millones en un museo? Por supuesto que sí. Y ello debido al enorme déficit del país con respecto a infraestructura tanto para la investigación como para el resguardo de su patrimonio arqueológico mueble, en apropiadas condiciones de conservación. En efecto, el MUNA será el espacio ideal para proteger una gran parte del patrimonio que hoy no tiene un lugar adecuado.

Como nos señalara Alejandro Neyra, el actual ministro de Cultura, este museo permitirá cubrir el 40% de la brecha de infraestructura necesaria para la conservación del patrimonio mueble, sea material orgánico, cerámico, metales, textiles. Hablamos de una inversión realizada desde el año 2014 hasta el próximo 2024, en que concluirán las obras de implementación del MUNA. La institución resguardará la colección del desactivado Museo de la Nación, así como el patrimonio recuperado del extranjero y el procedente de las actuales y futuras investigaciones que continúan realizándose en los diferentes sitios arqueológicos en el país. Así, el MUNA es la mejor solución para preservar el patrimonio presente y futuro.

VIDEO RECOMENDADO

Un museo al aire libre en medio del desierto chino
China inauguró un peculiar museo instalado al aire libre y en medio del desierto de Suwu, en la provincia de Gansu, un sitio que en tan solo unas semanas se ha null

TE PUEDE INTERESAR