La obra de la fotógrafa Martha Cooper se exhibe en el MAC de Barranco. (Foto: Difusión)
La obra de la fotógrafa Martha Cooper se exhibe en el MAC de Barranco. (Foto: Difusión)
Ricardo Hinojosa Lizárraga

“¡Sorpréndanme!”, nos dice Martha Cooper, antes de su llegada a Lima, sobre la posibilidad de conocer de cerca el que se realiza en nuestro país. Aunque acepta que su conocimiento es aún limitado, asegura que mantendrá los ojos abiertos y su cámara lista. Si bien reconoce que son los futuros historiadores quienes tendrán que juzgar qué es lo que dice el arte urbano sobre una ciudad o sobre la sociedad que la habita, sabe que es el trabajo de sus protagonistas el que irá escribiendo esa historia –que es un permanente descubrimiento– en paredes y calles. Y ella lo sabe más que nadie.

Después de todo, Martha Cooper (Baltimore, 1943) fue testigo privilegiada del surgimiento del movimiento hip hop y de la instalación del grafiti en las paredes neoyorquinas de inicios de los 80. Si hay una fotógrafa que conoce este mundo desde su raíz más genuina, es ella. Producto de este trabajo, publicó en 1984 "Subway Art", aún considerado como "la biblia del arte urbano".

Ella llegó a Lima para presentar su muestra "Martha Cooper: historia en imágenes", y estrenar el documental "Martha: A Picture Story", dirigido por la australiana Selina Mile, gracias a las gestiones del colectivo de artistas urbanos Nómadas y la gestora cultural Mirella Moschella, quienes organizaron otras actividades como homenaje. Cooper conversó con El Comercio sobre los detalles de su extensa trayectoria.

—Usted ha visto la evolución del grafiti como una manifestación artística que, en un principio, era considerada únicamente como vandalismo. ¿Qué sensación le deja verlo hoy casi unánimemente aceptado?

Me siento extremadamente afortunada de haber podido ver cómo el grafiti ha cambiado desde ser una cultura underground desconocida a un fenómeno global. Constantemente me sorprende ver lo lejos que el grafiti ha viajado a cada esquina del mundo.

—En una entrevista usted dijo que nunca imaginó que esa expansión del grafiti a distintas ciudades del mundo fuera posible. ¿Qué cree que es lo que ocurrió para que esta se diera?

El Internet. Cuando Henry Chalfant y yo publicamos nuestro libro "Subway Art", la única manera de ver grafiti en trenes era en algunas películas sobre Nueva York. El libro les permitía a los chicos estudiar los estilos de grafiti de cerca. Actualmente hay muchas páginas web sobre grafiti y los chicos pueden ver videos sobre este arte mientras se está creando.

—¿Encuentra similitudes entre aquella escena y la actual? ¿Qué siente que es lo que más ha cambiado?

El grafiti pasó de ser una subcultura completamente subterránea a un fenómeno mundial con toda clase de herramientas especializadas y técnicas disponibles. Sin embargo, aún mantiene una parte sustancial en la escena underground.

—¿Por qué cree que el hip hop sigue estando tan involucrado con el quehacer de los artistas urbanos, más de 30 años después de su explosión?

Grafiti y hip hop comparten raíces comunes, ya que ambos evolucionaron del devastado Bronx, en los ochenta. Sin embargo, aunque algunos escritores de grafiti dicen jamás haber sido parte del hip hop, el estilo de letras del grafiti se suele usar para álbumes de dicho género porque evocan esa cultura.

—Dentro de lo que ha viajado y conoce, ¿qué ciudad considera que va a la vanguardia en el arte urbano en la actualidad y por qué?

De las ciudades que he visitado recientemente, diría que Berlín y Bogotá están en primer plano, pero no soy buena respondiendo a las preguntas 'por qué'.

—¿El hecho de que el grafiti sea hoy más aceptado como una legítima tendencia artística puede influir negativamente en él? ¿Cambiaría su rasgo transgresor?

Yo soy fan del grafiti ilegal. Es siempre fresco, audaz y realizado en lugares inesperados. Ojalá que las acciones ilegales continúen de la mano con murales autorizados en las calles y cuadros en galerías. Siento que el mundo de las artes plásticas está siendo lento para reconocer al grafiti como un movimiento artístico serio. Tal vez las piezas legales pueden ayudar a generar atención positiva en algunas de las increíbles piezas ilegales que se hacen todo el tiempo, pero pasan desapercibidas. La fotografía, por supuesto, es el medio por el cual este arte efímero se preserva y es la razón por la que sigo haciendo fotos sobre eso.

—¿Cuál considera que fue su mayor hallazgo al sumergirse en las subculturas del grafiti y el hip hop?

Me interesaron el grafiti y hip hop porque vi que jóvenes crearon una cultura propia, con arte, música y baile que la mayoría de adultos no conocía o entendía. Sentí que me permitieron entrar en un mundo secreto.

—¿Qué le falta aún entender al público sobre el arte urbano?

Arte urbano y grafiti son dos culturas muy diferentes, pero superpuestas. El público necesita entender que el grafiti es, principalmente, sobre escribir tu nombre con estilo usando plumones y/o aerosol. El arte urbano es más sobre imágenes usando cualquier tipo de herramientas y técnicas.

—Usted tuvo un contacto cercano y decisivo con Dondi White, legendario artista del grafiti. ¿Qué es lo que más recuerda de él?

Además de ser un gran artista, Dondi fue un asombroso maestro. Él entendía la cultura grafiti y quería explicármela con paciencia y detalle. Si no hubiera conocido a Dondi, probablemente no me habría interesado en el grafiti, porque no habría entendido cuán compleja era la cultura.

—Este año se estrenó el documental “Martha: A Picture Story”, dedicado a su trabajo. ¿Cómo fue ser esta vez la documentada? ¿Qué sensación le deja que se le haya dedicado un trabajo así?

Estoy mucho más cómoda detrás de cámara que en frente de ella. Encuentro difícil ser filmada, pero estoy feliz con el resultado. Selina Miles es una fantástica 'filmmaker' y estoy muy agradecida con ella por contar mi historia. La película ayuda a las personas a entender el esfuerzo y motivación que hay detrás de mí tomando fotos.

—¿Qué ciudad del mundo recomendaría visitar si queremos que su arte urbano agite realmente nuestra concepción del arte?

Bogotá. La ciudad está llena de grafitis y algunos duran por años, porque generalmente no los borran. Hay muchos escritores de grafiti excelentes en Colombia; además Bogotá esta cerca al Perú, así que es fácil para ustedes visitarla.

—En su perfil de Instagram usted se llama Nikon Girl since 1964. ¿Qué papel cree que juega Instagram o los celulares con cámara para la difusión del arte urbano?

Grafiti y arte urbano son culturas visuales y los smartphones e Instagram están cambiando el juego. Ahora todos tenemos acceso a cámaras con nosotros todo el tiempo y podemos postear de manera inmediata en cualquier momento. Lo mejor es que no tenemos que convencer a nadie más para que publique nuestras fotos.

MÁS INFORMACIÓN

  • Exposición “Martha Cooper: historia en imágenes”. Desde hoy al domingo 6 de octubre. Lugar: Espacio Medio, MAC Lima (Av. Grau 1511, Barranco). Ingreso con la entrada al museo.
  • Conversatorio con Martha Cooper. Jueves 3 de octubre a las 7 p.m. Lugar: Espacio Medio, MAC Lima (Av. Grau 1511, Barranco). Ingreso libre.
  • Documental “Martha: A Picture Story”. Viernes 4 de octubre, 7 p.m. Lugar: Espacio Medio, MAC Lima (Av. Grau 1511, Barranco). Ingreso con la entrada al museo.
  • Exposición “Reinterpretando a Martha”. Lugar: Espacio Galería del Real Plaza Centro Cívico. Ingreso libre.

TAGS RELACIONADOS