Catherine Contreras

Jaime Higa no es creyente, pero confiesa que mira con especial atención el fenómeno religioso y sus expresiones artísticas. Lo hace desde la mirada de quien ha crecido bajo el discurso doctrinario de la religión católica y como espectador de toda la parafernalia artística en torno a la fe. Son esas manifestaciones populares, precisamente, las que atraen al artista.

Su obra “God” es una muestra de su mirada. Y por ello Higa integra la selección de artistas plásticos cuya obra forma parte de la muestra “Pulsión barroca”, curada por Manuel Munive y con la cual La Galería de San Isidro inicia su programa de exposiciones.

“Si el arte moderno se funda sobre la exploración estética de diversas tradiciones culturales, esto resulta vigente también para el arte contemporáneo, más aún para el que se realiza en el Perú, una nación en la que coexisten diferentes temporalidades y que ha demostrado ser territorio fértil para las más complejas fusiones estéticas”, detalla Munive en la presentación de esta colectiva que también incluye obras de Ramiro Pareja.

“El barroco peruano no fue un arte hecho por ‘indios’, como se ha dicho alguna vez con claro desprecio y desconocimiento. El barroco peruano, al margen de sus modestos aportes en lo formal (elementos iconográficos), fue un arte de resistencia a la imposición del cómo y qué representar y es allí donde se tiene que insistir para valorar su aporte”, reflexiona Pareja, quien realza en su obra las flores asociadas a la brevedad de la existencia.

“En el presente –continúa– su actitud es un aliciente, un ejemplo para desarrollar una obra libre de ataduras desde el condicionamiento del mercado, donde lo que se tiene que proteger y defender como artista es el qué, el cómo y el por qué”. Completan esta muestra obras de José Luis Carranza, Luis León, Luis Torres, Eduardo Llanos y Eugenio Raborg.

DÓNDE: La Galería. Conde de la Monclova 255, San Isidro. Atención: de lunes a viernes de 11 a.m. a 8 p.m. y sábados de 4 a 8 p.m. Hasta el 29 de abril.

TAGS RELACIONADOS