Redacción EC

El elenco de la película estadounidense "Los 33" sobre los mineros chilenos atrapados a más de 600 metros, encabezado por el español Antonio Banderas y la francesa Juliette Binoche, se reunió este viernes con los protagonistas reales de esta historia que conmovió al mundo.

Actores, mineros y autoridades chilenas se reunieron en el palacio presidencial de La Moneda de Santiago antes de iniciar la segunda etapa de grabaciones en el norte de Chile, tras el arranque en una mina de sal en la localidad colombiana de Nemocón.

“UN HÉROE REAL”
Banderas mostró una especial sintonía con el minero Mario Sepúlveda, el más histriónico del grupo y famoso por animar la mayoría de los videos que se conocieron desde el interior de la vieja mina San José, en el desierto de Atacama, donde los 33 mineros permanecieron sepultados 69 días en 2010.

"Mario: me dijiste que habías visto 'El Zorro' (protagonizada por Banderas) 25 veces. El Zorro es un héroe muy bonito, muy valiente pero irreal. No existe. Pero tú sí existes y tus compañeros sí existen y eso es lo que estamos tratando de reflejar en la película: seres humanos", dijo el actor español a Sepúlveda, apodado "Súper Mario", a quien interpreta en la película.

Mario, el segundo minero en ser rescatado, emocionó al mundo tras repartir entre las autoridades que aguardaban su ascenso piedras que trajo desde el fondo de la mina.

Mientras emergía en la cápsula de metal con la que todos los mineros fueron rescatados, uno a uno, sanos y salvos, iba gritando "¡Viva Chile, mierda!", con una potente voz que se dejaba escuchar hasta la superficie. Una vez abierta la cápsula, abrazó a su familia y las autoridades e hizo corear a los presentes el tradicional "¡Chi-Chi-Chi, le-le-le, viva Chile!", que este viernes volvió a repetir junto a sus compañeros.

El personaje de Sepúlveda será el protagonista de esta película dirigida por la mexicana Patricia Riggen y que pretende ser estrenada a fines de este año.

UNA HISTORIA DE CORAJE
La cinta es producida por el estadounidense Mike Medavoy, responsable de películas como "Rocky" y "Apocalipse Now" y quien tiene una especial relación con Chile, donde vivió su infancia.

"Esta es una historia sobre coraje", dijo en la ceremonia a la que asistieron una veintena de los 33 mineros que permanecieron atrapados.

La francesa Juliette Binoche, ganadora de un Oscar en 1996, encarna a María Segovia, hermana de uno de los mineros y apodada la "alcaldesa del Campamento Esperanza", que fue montado por las familias de los trabajadores en las afueras de la mina para aguardar su rescate.

Binoche no intervino en la ceremonia, pero se mostró emocionada al ver un resumen de los momentos más conmovedores de esta historia, que pudo ser una tragedia minera más pero que se transformó en un ejemplo de esperanza y superación.

Luego del derrumbe que atrapó a los mineros el 5 de agosto de 2010, no se supo de ellos por 17 días hasta que, desde un pequeño orificio cavado por maquinaria especializada, emergió un mensaje de sobrevivencia que dio la vuelta al mundo. "Estamos bien en el refugio los 33", decía la pequeña misiva escrita por el minero José Ojeda, presente en la ceremonia de este viernes.

Los actores Rodrigo Santoro, que encarna al exministro de Minería de Chile Laurence Golborne, y Gabriel Byrne, que asume el rol del ingeniero a cargo del rescate André Sougarret, también estuvieron presentes en este acto, al igual que los intérpretes Mario Casas, Juan Pablo Raba, Tenoch Huerta y Alejandro Goic, entre otros.

EL MUNDO QUEDÓ ATRAPADO
"La historia que estamos contando es mucho más grande y misteriosa de lo que parece a simple vista (...) se trata del valor de la vida en un mundo confuso y violento", resumió Banderas, aclamado por una multitud a la entrada de la casa de gobierno.

"Me he preguntado tanta veces, ¿por qué un accidente, en una mina desconocida, en un desierto en el fin del mundo, en un país que está tan lejos, generó tanta emoción?", dijo por su parte el presidente Sebastián Piñera.

La historia fue seguida por miles de millones de personas en el mundo, que tampoco se perdieron detalles de la magnífica operación de rescate en la que se cavó un estrecho túnel por el cual emergieron los mineros.

"Pienso que el mundo necesita esperanza, necesita buenas noticias e historias que terminen bien, ya que la mayoría de las historias terminan mal. Por tanto, la gente quería esta inyección de fe y esperanza", agregó el mandatario chileno.

El filme completó la primera parte del rodaje en Nemocón, donde dos minas de sal a unos 50 kilómetros al norte de Bogotá sirvieron para simular las condiciones de encierro y oscuridad que sufrieron los mineros.

El sábado el equipo de filmación se trasladará a Copiapó, cerca de la mina San José, para proseguir con el rodaje, donde se recrearán los exteriores y el Campamento Esperanza.