El actor Zac Efron interpreta a Ted Bundy en "Durmiendo con el asesino". Fotografía de Bundy usada para ayudar a su búsqueda tras su primera fuga de prisión.
El actor Zac Efron interpreta a Ted Bundy en "Durmiendo con el asesino". Fotografía de Bundy usada para ayudar a su búsqueda tras su primera fuga de prisión.
Ricardo Hinojosa Lizárraga

¿Se puede amar a un asesino en serie? ¿Un asesino en serie es capaz de enamorarse? Son preguntas que aparecen con naturalidad al conocer la historia de Elizabeth Kloepfer, una madre soltera que conoció a a los 24 años, en 1969 –durante el clima de pánico impuesto por los asesinatos de la Familia Manson- y que tuvo una larga relación amorosa con él, tan llena de cariño y comprensión que ella nunca imaginó que su amoroso novio podía ser también un violento e insaciable cazador que llegó a asesinar a más de 30 mujeres, incluyendo una menor de edad.


En 1981, cuando Bundy ya había sido capturado y se encontraba esperando su ejecución en el corredor de la muerte, Kloepfer –bajo el seudónimo de Kendall– publicó "El príncipe fantasma: Mi vida con Ted Bundy", en el que contaba mayores detalles acerca de su relación, indispensables para entender por qué no se convirtió en una víctima más.

De hecho, la relación de ambos inició como un flechazo. Tras conocerse en un pub, empezaron a salir, viajaron juntos y, al poco tiempo, él le presentó a sus padres. Sin embargo, para 1970 ella intuía que no todo iba bien en Bundy, aunque jamás pudo imaginar de qué se trataba. Aunque nunca la agredió físicamente, una vez que quedó embarazada, ella prefirió no tener al bebé. Amaba a ese hombre, pero no quería un hijo suyo. "La amaba tanto que era desestabilizadora. Sentí un gran amor por ella, pero no teníamos muchos intereses en común", dijo Bundy sobre ella en una de sus célebres entrevistas.
El productor y director Joe Berlinger, también responsable del documental "The Ted Bundy Tapes", estrenado este año en Netflix, ha recogido la historia de Elizabeth Kloepfer y la ha convertido en el filme "Ted Bundy: Durmiendo con el asesino" ("Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile"), con Zac Efron y Lilly Collins en los papeles principales.

-El verdugo en casa-
Aunque la historia de Ted Bundy ya había sido contada en numerosos filmes como "The Deliberate Stranger" (1986) o "The Riverman" (2004), que lo habían descrito como el tipo guapo, carismático y manipulador en el que muchas mujeres podrían confiar sin imaginar que era un sádico criminal, es la primera vez que podemos entender los aspectos más familiares e íntimos de su vida con este nivel de detalle.

En una nueva muestra de cómo el cine consigue cosas que de otro modo nunca se harían realidad, la historia de Ted Bundy fue aclamada en su estreno, durante el Festival de Sundance. Para el crítico de Variety, Owen Gleiberman, el filme es "Una visión honesta, inquietante y auténtica de quién fue Ted Bundy (...) Efron está excelente: controlado, magnético, audaz, comprometido y adecuadamente extravagante". Por su parte, Kate Erbland, de IndieWire, dice que "Es una película que consigue ofrecer detalles humanos sin humanizar a un hombre que para muchos fue un monstruo."

Basta imaginar a Bundy en un entorno familiar, con detalles románticos, siendo cariñoso o juguetón con la hija de su novia o capaz de mentir sobre sus crímenes, incluso estando ya preso, para que el estremecimiento y el terror se adueñen de los espectadores sin necesidad de efecto especial alguno. Bastan unos segundos frente a los ojos azules de Bundy para recordar las palabras de una de las pocas que lograron escapar de sus garras: "cuando mata, se le vuelven negros."

Y es que, quizás, lo más terrorífico de los asesinos en serie es su espantosa capacidad para aparentar ser personas normales y caminar entre la gente sin ser reconocidos.

MÁS INFORMACIÓN
"Ted Bundy: Durmiendo con el asesino"
Director: Joe Berlinger
Elenco: Zac Efron, Lily Collins, John Malkovich, Angela Sarafyan, James Hetfield, Jim Parsons, Haley Joel Osment.
Estreno: 29 de Agosto

TODAS LAS SANGRES
Otros filmes sobre asesinos en serie

"Henry, retrato de un asesino" (John McNaughton, 1986)
Ejemplo de éxito con poco presupuesto, esta película fue filmada en 16mm en sólo 28 días, con una inversión de $110.000. Cuenta la historia de un ex convicto que forma un peligroso trío junto a su mejor amigo y a la hermana de este. Casi sin explicación, empiezan a asesinar y a filmar sus crímenes para luego disfrutarlos en la comodidad de su sala. Protagoniza Michael Rooker, 'Merle' en The Walking Dead.

"Monster" (Patty Jenkins, 2003)
Cuenta la violencia historia de Aileen Wuornos, quien pasó de prostituta a asesina serial en menos de un año, cuando asesinó a siete hombres, según ella, por intentar violarla o agredirla mientras ejercía su oficio. Paralelamente, inicia una relación lésbica con Tyria Moore -Shelby Wall en el filme, encarnada por Cristina Ricci-, que termina de desatar su locura. Charlize Theron obtuvo el Oscar a Mejor Actriz por esta interpretación.

"M, el vampiro de Dûsseldorf" (Fritz Lang, 1931)
El primer filme sonoro dirigido por Lang y protagonizado por Peter Lorre, cuenta la historia de Hans Beckert, un sujeto cuya oscura compulsión es asesinar niños. La película se inspiró en la historia real de Peter Kürten, cuyos salvajes crímenes contra menores de edad atemorizaron a la antes apacible Düsseldorf. Cuando alguna vez confesó que bebió la sangre de una de sus víctimas, el pánico fue general.

"Monsieur Verdoux" (Charles Chaplin, 1947)
Aunque parezca mentira, el creador de Charlot también experimentó con el cine de misterio. Es más, él mismo decidió encarnar al protagonista, un arribista que se acerca a viudas ricas, las enamora y luego las asesina, al puro estilo del tristemente célebre Landrú. Es una joyita en la historia de la comedia negra.

"El estrangulador de Boston" (Richard Fleischer, 1968)
Un criminalista y un detective le siguen la pista a un desconocido que encuentra placer en estrangular brutalmente a mujeres de distinta edad. Henry Fonda, George Kennedy y Tony Curtis tienen los papeles principales de este filme, inspirado en la historia de Robert de Salvo, un gasfitero felizmente casado y con una vida aparentemente normal que asesinó a 13 mujeres entre 1962 y 1964.

TAGS RELACIONADOS