Guillermo Francella interpreta a Luis Mario Vitette Sellanes, "el hombre del traje gris", en esta película basada en hechos reales. (Foto: Warner Bros.)
Guillermo Francella interpreta a Luis Mario Vitette Sellanes, "el hombre del traje gris", en esta película basada en hechos reales. (Foto: Warner Bros.)
Ricardo Hinojosa Lizárraga

“En barrio de ricachones, sin armas ni rencores, es sólo plata y no amores”. Era el 13 de enero del 2006. Alrededor del mediodía, un grupo de delincuentes armados había ingresado a una sucursal del Banco Río, ubicada en el cruce de la avenida Libertador y la Calle Perú, en el acomodado barrio de Acasusso, a 21 kilómetros de , y había conseguido llevarse 15 millones de dólares. Lo único que dejaron, además de una bóveda vacía, cajones desordenados y una pared perforada, fue la nota con el mensaje inicial. “Es solo plata y no amores”, decían, pero acababan de concretar el robo más grande de la historia argentina. No era una casa ni era de papel, como en la serie de , pero seguro que les dieron muchas ideas a sus guionistas.

“Vamos a golpear al sistema capitalista de los bancos, no ir contra la gente”; “Tenemos que ganarnos el clamor popular”, fueron dos de las frases con las que Fernando Araujo –una especie de alter ego real de “El Profesor” de la ficción de moda-, profesor también, pintor aficionado, campeón de ju jit su y consumidor habitual de marihuana que vivía a solo 10 cuadras del banco, convenció a otros hombres -aparentemente decentes y sin antecedentes- para que lo acompañaran en esa aventura que hoy, 14 años después de ocurrida, llega al cine en una película dirigida por Ariel Winograd y protagonizada por Guillermo Francella y Diego Peretti.

Una vez dentro del banco, por un lado, aparentaban ser avezados delincuentes dispuestos a todo, pero por otro intentaban ganar tiempo para llevarse el dinero sin causarle daño a nadie. El reto era sumamente difícil. Una vez iniciado el atraco, las alarmas no tardaron en sonar. Mucho menos en llegar la policía. Adentro de la sucursal bancaria había casi 30 personas: 23 rehenes y 5 asaltantes. Afuera, varios canales de televisión, numerosos familiares de rehenes, cerca de 300 policías y algunos francotiradores, los esperaban con los dedos nerviosos en sus gatillos. La tensión que se vivió durante esa tarde fue inenarrable. Solo imagine usted, amable lector, ir a un banco a hacer algún depósito o retiro –lo cual no debería tomarle mucho rato- y terminar encerrado durante más de 7 horas con un grupo de ladrones y con toda la policía de la capital esperándolos afuera… o decididos a entrar en cualquier momento.

El Banco Río de Acassuso, donde ocurrió el atraco en el 2006. (Foto: AP)
El Banco Río de Acassuso, donde ocurrió el atraco en el 2006. (Foto: AP)

EL RÍO DE LA PLATA

A pesar de que parecían amedrentados por la fuerza de la ley, el grupo de pillos había planeado todo al detalle durante casi año y medio. Habían conseguido herramientas, realizado planos, anotaciones, observación milimétrica de cada movimiento del banco y de su perímetro. Habían ensayado posibilidades de fuga y se habían puesto en varios casos. Parecía que tenían listo aquello a lo que aspiraron los más insignes ladrones de la historia: el plan perfecto. Claro, mientras ellos siguieran ahí atrapados sin llevarse el dinero no sería el más perfecto, aunque quizás sí el más audaz. Las cámaras de seguridad registraron todo, pero en ese momento poco les servía a los policías la tecnología. Apenas por vía telefónica, los responsables del operativo se fueron comunicando con los delincuentes para adelantar una negociación y pedirles que liberen a los rehenes, lo cual fueron haciendo paulatinamente. Pero hacia las 6 de la tarde, la hora crepuscular en la que deben cerrar todas las agencias bancarias, la comunicación se cortó.

Una hora después, la policía estuvo lista para entrar, pasara lo que pasara. Incluso, el comité de crisis que se formó esa tarde, le pidió a los canales de televisión que difieran la transmisión 20 minutos: ese era el tiempo que necesitaban para iniciar la operación decisiva, que incluía ingresar al banco, capturar o reducir a los ladrones y liberar a los rehenes. Pero cuando estuvieron dentro del banco se encontraron con un escenario inimaginable: no había un solo ladrón. Y así como ellos estaban ausentes, tampoco había rastro de unos 15 millones de dólares (algunos dicen que solo 7), joyas y relojes de gran valor, extraídos de 147 cajas de seguridad que aparecían vacías, tiradas por el suelo. Lo único que encontraron los oficiales, tras un arduo recorrido por la agencia bancaria, fue un forado de 50 x 30 cm, ubicado en el subsuelo, en el vestuario del personal de limpieza. Este llevaba a un túnel de quince metros –construido para una obra que quedó inconclusa- que conectaba con un desagüe pluvial subterráneo por el que escaparon los 5 ladrones antes de que los policías entraran al banco. Dos balsas inflables fueron su vehículo a la libertad y a la impunidad. Durante el atraco no dispararon un solo tiro. Literalmente, habían huido por el río de la plata.

Leo mucho la Biblia y el rey Salomón decía: ‘Hay tiempo de reír y tiempo de llorar’. También hay tiempo de robar y trabajar. Este es tiempo de trabajar", declaró hace un año Luis Mario Vitette Sellanes, conocido como “El hombre del traje gris” por la indumentaria que llevaba el día del atraco. En la película, lo interpreta Guillermo Francella. Diego Perotti es Fernando Araujo, el principal “ideólogo” del atraco, que participó en la elaboración del guion. Ninguno de los 5, como ya se dijo antes, eran malhechores de “carrera”. Tras superar algunos problemas con la justicia, hoy Vitette dirige una joyería en su país, Uruguay, y asegura que todo en ella “es legal”. Como dice un argentino, comentando el tráiler en YouTube: “¿La casa de papel? ¡Un poroto!”

¿Cómo lo consiguieron? ¿Adónde se fueron? ¿Quiénes eran en realidad los 5 sujetos? ¿Qué ocurrió después del robo? Vean la película. Todas sus dudas serán resueltas.

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus en Perú: ¿cuáles son los signos y síntomas? (11/03/20)

Coronavirus en Perú: ¿cuáles son los signos y síntomas? (11/03/20)

¿Cómo se debe saludar para prevenir el contagio de coronavirus?

¿Cómo se debe saludar para prevenir el contagio de coronavirus?

TE PUEDE INTERESAR