Tráiler de "Érase una vez en Hollywood". (Fuente: Difusión)
Ricardo Hinojosa Lizárraga

Es una verdadera experiencia cinematográfica. Lo sé porque tuve la suerte de verlo en persona. Estos sets no fueron añadidos en posproducción, no hay CGI, no hubo pantalla verde, no hubo un ‘luego lo haremos parecer a 1969, usa tu imaginación y punto’. Estuve ahí, pude verlo, y te digo: cuando te sientes en la sala de cine podrás sentir la autenticidad. Realmente te transporta a 1969”. Las palabras son de , quien ha tenido la responsabilidad de encarnar a la actriz Sharon Tate, esposa del director Roman Polanski y tristemente recordada hoy por ser la víctima más célebre de la Familia Manson, grupo de desadaptados seguidores del desquiciado pseudo gurú Charles Manson que, con sus crímenes, terminaron también con la plenitud y el entusiasmo de una década.


"" ("Once Upon a Time in Hollywood"), la nueva película de que llega a las salas de cine limeñas el jueves 15, fue inicialmente tratada como una recreación del espantoso hecho de sangre que segó la vida de la actriz, aunque finalmente se convirtió en mucho más que eso: es la confesión de amor por una época, a través de la historia de un veterano actor de cine de acción y su amistad con el hombre que hace sus escenas de riesgo. Ambos personajes, encarnados respectivamente por Leonardo DiCaprio y Brad Pitt –que estarían inspirados en el especialista Hal Needham y el actor Burt Reynolds–, viven con intensidad el final de los años 60, un tiempo en el que pareció ocurrir de todo. El destino cruzará sus caminos con Tate, Polanski y otros personajes que fueron parte de esos años. Este 9 de agosto se cumplen 50 años de la muerte de Sharon Tate, momento oportuno para recordar qué más se vivía en Estados Unidos durante 1969.

Fue el año en que, con la muerte de Eisenhower, terminaron de extinguirse los convencionalismos de una América que ya no era suya. En 1969 también llegó el hombre a la Luna, 250 mil personas marcharon en Washington contra la Guerra de Vietnam y medio millón estuvieron en el Festival de Woodstock, viendo brillar a músicos como Janis Joplin, Jimi Hendrix o The Who. Además, la industria cinematográfica, que había tenido hasta entonces a los grandes estudios como centro absoluto de su poder, empezó a transformarse para siempre, gracias al éxito de filmes independientes como "Easy Rider", fábula del auge y caída del sueño hippie. Toda la locura de esos años intensos y de cambios trascendentales ha sido trasladada al filme de Tarantino quien, como ya hizo en "Inglourious Basterds" (2009) o "Django Unchained" (2012), es capaz de transformar la historia real en beneficio de la propia, creando una nueva y particular ucronía. "Creo que en realidad hay algo muy bueno en el hecho de que esto no está basado en otra película, en otra franquicia. Esto no está basado en un personaje, ni en un reboot o remake –dice Tarantino sobre su nuevo filme–. Creo que siempre me enorgullece que escribo guiones de la nada. Y una de las cosas que más me gustan es que sé que hubo un día en el que me senté en la mesa frente a un papel en blanco y nada de esto existía, para nada".

CINE DENTRO DEL CINE
Desde que se anunciara que el nuevo proyecto de Tarantino contaría entre sus actores con nombres como Al Pacino, Brad Pitt, Leonardo DiCaprio, Margot Robbie, Dakota Fanning o Kurt Russel, la emoción de sus seguidores fue en aumento. Cada película de Tarantino crea una expectativa particular y con un cásting como el mencionado, la impaciencia por verla se hacía también mayor, aunque no fueron pocos los problemas que ocurrieron en el camino.

Burt Reynolds iba a encargarse de un pequeño papel, el de George Spahn, propietario del rancho que sirvió como locación para numerosos westerns y series del oeste y también como hogar temporal para la familia Manson. Sin embargo, la repentina muerte del actor, ocurrida en setiembre del año pasado, llevó a Tarantino a modificar sus planes. El papel fue entonces para Bruce Dern, recordado protagonista de "Nebraska" que ya había trabajado con el director en "The Hateful Eight". Lamentablemente, no fue la única baja en el elenco. Poco después de filmar sus escenas, Luke Perry fallecería como consecuencia de un derrame cerebral. Por otra parte, la mezcla de personajes ficticios, como los dos protagonistas, con otros reales, como los mencionados Tate y Polanski, además de otros como Steve McQueen, Bruce Lee o Charles Manson, permitía intuir alguna posible polémica. Es el caso de Lee, por ejemplo. Su hija Shannon ha criticado la película, asegurando que su padre ha sido retratado "como un idiota arrogante lleno de palabras huecas", a lo que agregó que "fue realmente incómodo sentarme en una sala de cine y escuchar a las personas reírse de mi padre". Mike Moh, el actor que lo interpreta, ha tratado de defender al director, asegurando que "Tarantino ama a Bruce Lee, lo venera […]. Sé que las personas van a estar molestas por esto, pero cuando estudié profundamente a Bruce, él, más que nadie, quería que las personas supieran que era humano".

Para Tarantino, no todas las reacciones de los posibles afectados han sido negativas. Debra Tate, hermana de Sharon, halagó el trabajo de Robbie. "El tono de su voz era el de Sharon. Me emocionó tanto que empezaron a brotar lágrimas enormes […]. Pude ver a mi hermana otra vez… casi 50 años más tarde", dijo. La cinta fue proyectada en Cannes y ha tenido reacciones diversas. Dos importantes críticos españoles acudieron al estreno: Carlos Boyero lo llamó "naufragio" con "diálogos insustanciales y carentes de ingenio", mientras que Gregorio Belinchón, entusiasta, dijo de ella que es "la demostración de la enciclopédica cultura audiovisual de su creador".

LOS NUEVOS PROYECTOS
Genio creador de un cine que produce adicción, que ha conocido el éxito en taquillas y que ha sumado títulos en las listas de culto gracias a la presencia de distintos elementos de la cultura pop incorporados en sus diálogos, en sus encuadres, en sus personajes y en muchas escenas, sazonado todo esto con bandas sonoras inolvidables, Tarantino ha dejado un sello inconfundible en el cine norteamericano de los últimos 30 años. Pero no solo dirige, también escribe y produce.

Entre los próximos proyectos del director nacido en Knoxville, Tennessee, en 1963 está un nuevo título de la saga "Star Trek" –para lo cual está ya en conversaciones con JJ Abrams-; la secuela de "Django Unchained", que se uniría a El Zorro para seguir luchando contra la esclavitud –esta sería la adaptación de un cómic que Tarantino publicó junto a Matt Wagner y Esteve Polls-; o la esperada tercera parte de "Kill Bill", en la que Zendaya podría interpretar a Nikki, la hija de Vernita Green que buscará venganza. Sin embargo, lo único cierto, ahora mismo, es que nadie sabe cuál será el décimo proyecto que dirigirá antes de terminar su carrera como director. Recuerden que alguna vez dijo que solo haría 10 filmes. ¿Cumplirá?

"RESERVOIR DOGS" (1992)
Debut como director de largometrajes. Un grupo de asaltantes termina encerrado en un depósito tras un fallido atraco. Una identidad secreta será la clave para resolver un misterio del que dependerá la vida de varios personajes.

"PULP FICTION" (1994)
Tres historias se intercalan en este filme, para darle forma a un cuento criminal lleno de violencia, sorpresas y diálogos delirantes. Samuel L. Jackson y John Travolta forman uno de los mejores dúos de la historia del cine.

"KILL BILL 1 y 2" (2003)
Beatrix Kiddo es asesinada el día de su boda por miembros de su antigua banda, dirigidos por el padre de su hija. Ella regresa de la muerte dispuesta a acabar con todos. Una historia de venganza protagonizada por Uma Thurman.

Escena de "Kill Bill". (Foto: Difusión)
Escena de "Kill Bill". (Foto: Difusión)

"DJANGO UNCHAINED" (2012)
Un esclavo es liberado por un misterioso cazarrecompensas que le enseña el oficio para que lo acompañe en la búsqueda de rankeados criminales. Western propio de la imaginación de Tarantino, con inolvidables personajes.

​Más información

Estreno: jueves 15 de agosto.
Salas: Cineplanet y Cinemark.
Horarios: ver programación en www.festivaldelima.com