Keywan Karimi: “Criticar es mi única defensa”
Keywan Karimi: “Criticar es mi única defensa”
Santiago Bullard

Eran las ocho de la mañana del 14 de diciembre del 2013 cuando el documentalista Keywan Karimi recibió la inesperada visita de la Guardia Revolucionaria de Irán, que llevaba consigo una orden de arresto con su nombre. La causa de todo era un documental que él había rodado: “Writing on the City”.

La cinta, que trata sobre la cultura del grafiti en la ciudad de Teherán, nunca había sido proyectada públicamente, pero Karimi fue acusado de hacer propaganda en contra del sistema iraní y de insultar a su religión. Durante dos años, el cineasta defendió su caso, hasta que el 13 de octubre del 2015 fue sentenciado por la Corte Revolucionaria Islámica a seis años de prisión y a recibir 223 latigazos.

En la actualidad, Keywan Karimi sigue en la cárcel, desde donde respondió a este cuestionario. Esto fue posible gracias a la mediación del Colectivo Censurados, que realizará un homenaje al documentalista.

—La Corte Revolucionaria te ha acusado de hacer propaganda contra el sistema e insultar a su religión. ¿En qué sentido tu documental cumple esas acusaciones?

Fui acusado de insultar al régimen a partir de un documental y de un video musical que estaban en mi disco duro. La cinta nunca fue proyectada ni puesta en línea, excepto por un tráiler en You Tube, y el video musical ni siquiera está terminado. Las autoridades supieron de su existencia por otras fuentes. En “Writing on the City” hay imá- genes que el gobierno detesta. Por ejemplo, es un reflejo de lo que pasó durante la Revolución Verde hace unos seis años.

—¿Cómo definirías tu postura frente al sistema político y religioso de Irán?

Soy un cineasta, soy un ser humano. Criticar es mi deber. Es mi única defensa.

—Háblame un poco de “Writing on the City”, ya que nunca ha sido proyectado.

La cinta muestra grafitis y pinturas que tienen hasta cien años de antigüedad. Es la historia de una pared y la forma en la que esta refleja lo que sucedió en la sociedad a lo largo de todo ese tiempo. El gobierno afirma que eso es hacer propaganda en contra del sistema.

—¿Qué te impulsó a rodar este documental?

Siempre me gustó mucho el grafiti como arte ‘underground’. De hecho, adoro todas las artes y los demás trabajos que se realizan a escondidas. Para mí, era importante hacer una película sobre todo esto.

—En cuanto a prácticas que se oponen al orden establecido, ¿qué rol cumplen en Irán el grafiti y el arte urbano en general?

Para la gente joven, es una forma distinta de decir las cosas y buscar cambios en la sociedad. Sobre todo en los últimos diez años, el grafiti ha ido creciendo día a día, y ahora existe un espacio muy extraño en Teherán lleno de estas pintas en las paredes.

—Ahora mismo hay un grupo de cineastas españoles que realiza una cinta llamada “223” [en alusión a los 223 latigazos a los que ha sido sentenciado], en defensa de tu caso y de tu documental.

La idea es que muchos cineastas, de todas partes del mundo, se filmen a sí mismos diciendo una palabra relacionada con la libertad, hasta llegar a las 223. Ya hay casi un centenar, y siguen trabajando. Es un modo muy artístico de rogar por la humanidad.

¿Qué opinas acerca de la “apertura” de Irán? ¿Cuánto hay de real en eso?

Creo que necesitamos ser optimistas. Luego de tantos años, Irán al fin quiere establecer una relación de respeto con el mundo, y debemos darle tiempo a [Hasan] Rohani para hacer las cosas.

En general, ¿cómo es la situación actual del pueblo kurdo en Irán?

Nuestra condición en la sociedad ha cambiado mucho en las últimas décadas. Nos hemos esforzado mucho para creer en el futuro. Ahora tenemos una presencia mayor en la política, la sociedad y la cultura en Irán.

HOMENAJE
Se proyectarán dos cintas de Keywan Karimi en Lima: Esta noche, se rendirá un homenaje a Karimi en Lima, como parte de la inauguración de Censurados Film Festival. El evento, que se llevará a cabo a partir de las 8 p.m. en el Centro Cultural Casa Túpac (calle Dos de Mayo 253, Barranco), incluirá la proyección de un extracto de cinco minutos de “Writing on the City”, la cinta que fue confiscada por la Guardia Imperial de Irán en el 2013. También se proyectará el cortometraje documental “Broken Frontier”, sobre el tráfico de petró- leo en la frontera de Irán e Iraq.

TAGS RELACIONADOS