"Kong: Skull Island", el regreso del homínido gigante
"Kong: Skull Island", el regreso del homínido gigante
Juan Carlos Fangacio

Quizá por sus voluminosas dimensiones, pero también por su dulzura, es que en el Perú se le llama king kong a ese ladrillo de galleta y manjar blanco. Quién sabe. Lo cierto es que la historia del gran gorila enamorado vuelve a tomar vuelo con “Kong: Skull Island”, una nueva versión de este mito que naciera allá por 1933 con un monstruo animado en 'stop motion' que escalaba el Empire State.

► 

Desde entonces, no han sido pocas las versiones: la de 1976, dirigida por Dino Di Laurentiis, con una bellísima Jessica Lange removiéndole las hormonas al gran homínido; o la del 2005, de Peter Jackson, con la también guapa y talentosa Naomi Watts. En esta ocasión, la dirección estará a cargo de Jordan Vogt-Roberts, quien ya ha adelantado que le estampará su propio estilo a la cinta.

(El tráiler del filme)

CÚMULO DE REFERENCIAS
Para empezar, este King Kong será uno de los más grandes nunca vistos. Con 30 metros de altura, el gorila aparece mucho más agresivo y omnipotente que versiones anteriores, pues su tamaño y demás rasgos han variado muchísimas veces, según cada caso.

Otro punto de interés son las influencias de Vogt-Roberts, que van desde la cinta coreana “The Host” –una de las mejores películas de monstruo del siglo XXI– hasta el filme de animación japonés “La princesa Mononoke”, del maestro Hayao Miyazaki. Ambientada en los años 70, “Kong: Skull Island” parece deberle además a cintas como “Apocalipsis ahora”, a su vez inspirada en el clásico relato “El corazón en las tinieblas”, de Joseph Conrad. De hecho, el protagonista de “Kong”, Tom Hiddleston, interpreta a James Conrad en el filme. Un guiño evidente.

GIGANTE ENAMORADO
Llama la atención también la presencia de grandes monstruos que luchan contra King Kong en esta nueva película. Esa fijación gigantista adquirió ribetes mayores cuando en los años 60 el famoso estudio japonés Toho sumó al gorila a la familia kaiju, aquella de las grandes bestias que corporizaban los traumas nucleares y estaban encabezadas por Godzilla. Una lucha de titanes.

Y como la saga no parece agotarse, ya hay una versión confirmada de “Gorilla vs. Kong” para mediados del 2020. Habrá seguramente más destrucciones colosales, últimas tecnologías de la animación y protagonistas heroicos, pero se impondrán siempre como telón de fondo –ojalá– los conflictos de este animal salvaje invadido por emociones complejamente humanas. 

EL ORIGEN DE LA ESPECIE 

Los homínidos estamos más hermanados de lo que creemos. La raíz más probable de King Kong quizá sea el gigantopithecus, especie de grandes proporciones ya extinta, aunque más emparentada con los orangutanes.

Desde entonces, los híbridos entre gorila y hombre siempre han generado fascinación: desde los seres de "El mundo perdido" de Arthur Conan Doyle hasta Gokú transformándose en un gigantesco mono en "Dragon Ball".

Curioso es el caso de Donkey Kong, entrañable personaje de videojuego que por años se enfrascó en disputa legal con los creadores de King Kong por su parecido razonable. Felizmente, la disputa no pasó a mayores: todo quedó en familia.

TAGS RELACIONADOS