Así como Ben Affleck, quien tuvo una recaída en el alcohol, otras estrellas han pasado por este problema. Fotos: AFP.
Así como Ben Affleck, quien tuvo una recaída en el alcohol, otras estrellas han pasado por este problema. Fotos: AFP.
Redacción Luces

Si afrontar la presión mediática ha sido siempre lo que las estrellas más detestan de la fama, sufrir una adicción en medio de ella resulta incalculable. El dinero y el reconocimiento quedan absolutamente reducidos a un incidente bochornoso que el público no olvidará jamás y, como si eso no bastara, lo traerá a la luz en cada lanzamiento de disco, estreno de película o concierto. Sin embargo, todo no queda allí. En medio de los intentos por recuperarse, el adicto caerá una y otra vez en una lucha casi interminable que a veces acaba bien; y otras, no.

BEN AFFLECK

Este domingo, el actor ─recordado por “Argo” (2012) y “Batman vs. Superman: El origen de la justicia (2016)”─ fue filmado ebrio al salir del hotel La Peer en West Hollywood, cuando se dirigía a la fiesta de máscaras organizada por Unicef. Disfrazado con una careta de Halloween, el dos veces ganador del Oscar no pudo mantener el equilibrio, tambaleándose en la calle hasta subir a un auto en el que, finalmente, fue trasladado.

Ben Affleck afronta la adicción al alcohol hace más de cuatro años y ha recibido tratamientos de rehabilitación hasta tres veces. Sin embargo, el actor de 47 años tuvo una recaída pública en agosto del 2018, cuando fue captado recibiendo en la puerta de su casa de Los Ángeles una caja que incluía cerveza, whisky y otras bebidas alcohólicas. Tras el escándalo, su exesposa y madre de sus hijos, la actriz Jennifer Garner, lo internó nuevamente en un centro de rehabilitación en Malibú.

En un proceso exitoso, Affleck celebraba en octubre del 2018 sus 40 días sobrio y no dudó en compartirlo con sus seguidores a través de Instagram. “Luchar contra cualquier adicción es una lucha difícil y de por vida. Debido a eso, uno nunca está realmente dentro o fuera del tratamiento. Es un compromiso a tiempo completo. Estoy luchando por mí y por mi familia”, escribió. No obstante, como vemos, poco le duró la celebración.

BRAD PITT

Quien también decidió asumir su problema con el alcohol fue . En entrevista con The New York Times en setiembre de este año, el actor se sinceró sobre su adicción a la bebida y confesó que el término de su relación con Angelina Jolie, tras 12 años de relación y 2 de matrimonio, se debió en gran parte a ello. La gota que rebalsó el vaso ─irónicamente─ fue el recordado incidente protagonizado en el jett privado de la pareja, donde Pitt discutió con su hijo mayor Maddox a causa del alcohol. Esto representó para Jolie la separación definitiva del protagonista de “Ad Astra” (2019).

La vida lejos de su familia hizo recapacitar a Brad Pitt, quien optó por ingresar a Alcohólicos Anónimos al darse cuenta que “había llevado las cosas tan lejos como pude, así que eliminé mis privilegios de beber”. Tuvo una discreta estadía de 1 año y medio, en la que compartió con diversas personas adictas. Recientemente, reconoció que “fue realmente liberador solo exponer los lados feos de uno mismo. Hay un gran valor en eso”.

Brad Pitt ebrio en una reunión social en 2009. (Foto: Difusión)
Brad Pitt ebrio en una reunión social en 2009. (Foto: Difusión)

JOHNNY DEPP

Y si de alcohólicos de Hollywood hablamos, el nombre de sería uno de los principales en la lista. Con una carrera atiborrada de escándalos, el tres veces nominado al Oscar es recordado por el tormentoso rodaje de la quinta entrega de “Piratas del Caribe". Era 2017 y el actor estadounidense ya gozaba del éxito que la serie cinematográfica le traía desde hacía más de 10 años. "Piratas del Caribe: La venganza de Salazar” llegaba a los cines con pocas expectativas ante lo que se consideraba una extensión forzada de la saga; mientras su protagonista era acusado de beber constantemente y llegar tarde al set de grabación.

Ese mismo año, The Management Group (TMG), empresa encargada de manejar el estado financiero de Johnny Depp, reveló un informe que detallaba el consumo de hasta 700 dólares al mes en bebidas alcohólicas y aviones privados. Este alcoholismo ─nunca reconocido por Deep─ fue el causante de su comportamiento en el rodaje de “City of Lies” en abril del 2017, cuando agredió en las costillas al gerente de localizaciones Gregg Brook, quien sentó una denuncia en su contra en la Corte Superior del condado de Los Ángeles.

En el siguiente video, Johnny Depp se presentó ebrio a los Hollywood Documentary Award 2014:

MEL GIBSON

Una de las historias de alcoholismo más tempranas la protagonizó el reconocido actor . Su relación con la bebida inició a los 13 años y no se separó de ella hasta el 2006, cuando ingresó a Alcohólicos Anónimos. Esto tras protagonizar un lamentable incidente en Malibú, donde fue detenido por conducir ebrio y lanzar frases ofensivas a los agentes policiales. “Los judíos son responsables de todas las guerras del mundo”, le dijo el también director de cine a la autoridad que lo detuvo.

A pesar de someterse a rehabilitación, la polémica continuó persiguiendo a Mel Gibson, quien fue denunciado en 2010 por violencia física y psicológica en contra de su expareja, la cantante rusa Oksana Grigorieva. No obstante, tras años de tratamiento, en 2016, el actor celebró una década de sobriedad. “Para mí ha sido como entrar y salir a través de una puerta giratoria, pero ya lo he dejado para siempre”, dijo en entrevista a Sunday Night Channel.

Mel Gibson bebiendo en una fiesta. (Foto: Difusión)
Mel Gibson bebiendo en una fiesta. (Foto: Difusión)

CHARLIE SHEEN

Sin embargo, el premio al actor con una vida de mayor desenfreno se lo lleva . Recordado por su papel en Two and a Half Men (2003), el actor se dejó consumir por su personaje ─amante del juego, la bebida y las mujeres─ y superó la ficción con su temible realidad. Sheen, hoy de 54 años, alcanzó la fama cuando no estaba preparado. El éxito de la comedia que protagonizaba lo hizo ganar un millón de dólares por episodio; dinero que gastaba en alcohol, pornografía y prostitución. Evidentemente, esto terminó por afectar su rendimiento en el set de grabación y, así, su estadía en la producción.

Charlie Sheen fue despedido del programa y, en claro fastidio por la decisión, arremetió contra el productor Chuck Lorre en una entrevista con la radio KISS 1065 durante el 2017. “Gané cuatro mil millones para ese estudio y me despidieron. ¡Si hubiera hecho cinco me habrían matado!”, aseguró. Posteriormente, se confirmó ─mediante el libro de memorias de su excompañero de serie Jon Cryer─ que Sheen ingresaba droga, pornografía y alcohol al estudio donde filmaban.

En el siguiente video, Charlie Sheen es abordado por unos fans, quienes lo encuentran ebrio en un restaurante.