La cineasta peruana ofreció una entrevista a la agencia EFE, en la que cuenta cómo el horror extremo de una madre andina a la que le roban a su hija recién nacida le sirvió para trazar su ópera prima, próxima a estrenarse en Estados Unidos de manera virtual. Foto: Tondero.
La cineasta peruana ofreció una entrevista a la agencia EFE, en la que cuenta cómo el horror extremo de una madre andina a la que le roban a su hija recién nacida le sirvió para trazar su ópera prima, próxima a estrenarse en Estados Unidos de manera virtual. Foto: Tondero.
Redacción Luces

El horror extremo de una madre andina a la que le roban a su hija recién nacida le sirvió a para trazar “”, su aplaudida ópera prima en la que la cineasta peruana reflejó lacras como el machismo, la injusticia o la violencia desde la perspectiva del abuso a los indígenas.

“Lo que vi en Pamela Mendoza (la actriz protagonista) es una enorme dulzura en su mirada, vi esperanza, vi alegría. Eso es lo que quería porque hay mucha gente estúpida que cree que el andino es triste per se, desconociendo toda la historia de colonialismo, de abuso, de explotación contra el andino. Y contra la mujer, el pobre, el diferente...”, explicó León en una entrevista con la agencia Efe.

MIRA: “Canción sin nombre”: Francia reabre sus salas de cine y proyectarán película peruana


"Es todo lo contrario: es pura luz. Pero claro, pasan estas cosas que evidentemente dañan a cualquiera (...). El andino, como el negro en los Estados Unidos, tiene que soportar en el día a día un abuso", añadió.

Tras recorrer certámenes de todo el mundo, incluido el Festival de Cannes como parte de la Quincena de Realizadores, “Canción sin nombre” se estrena este 7 de agosto en Estados Unidos de manera virtual con Pamela Mendoza y Tommy Párraga al frente del elenco.

INSPIRACIÓN FAMILIAR

El origen de esta durísima a la vez que lírica cinta conecta los turbulentos años 80 de Perú con la propia familia de León. “En mi familia no hay cineastas, pero hay contadores de historias”, dijo esta hija de un periodista y una antropóloga.

"Yo estaba estudiando cine (en la Universidad de Columbia en Nueva York) y estaba buscando mi primera película, una primera historia. Y en eso me llamó mi papá y me dijo: 'No vas creerlo. Me ha llamado una mujer francesa que resultó ser una de las bebitas que fueron robadas allá por los años 80 en aquel caso que te conté'", detalló.

Inspirada por las investigaciones periodísticas de su padre sobre los niños robados en Perú, León llevó a la gran pantalla la situación de un país al borde del precipicio. “En 1988 es cuando se agudiza la crisis económica en Perú, la crisis social y el descalabro total que fue el gobierno de Alan García”, opinó.

“La mejor manera de entenderlo es si te lo imaginas como una versión peruana de Trump”, concretó sobre una película que, como telón de fondo, muestra el terrorismo de Sendero Luminoso, la violencia militar, la injusticia, y la pobreza de unos campesinos obligados a migrar a las ciudades en condiciones penosas.

LA MIRADA ANDINA

Con partes en quechua, una fotografía en blanco y negro e imagen en cuatro tercios (un formato “modesto” como la protagonista de la cinta), “Canción sin nombre” relata la odisea desesperada de Georgina (Pamela Mendoza) por recuperar a su hija.

Y aunque la historia es ficción, Mendoza pasó por algo similar cuando, siendo una niña, unos policías confiscaron el carrito de venta ambulante de su madre sin ver que había una pequeña dentro.

“Pamela recordaba los gritos de su madre explicándole a la policía que había una niña ahí. Que si se querían llevar la mercancía, que se la llevaran, pero que sacaran a la niña. Esas cosas, por ejemplo, están en el recuerdo de Pamela. Y esa es la energía que has visto (en la película)”, indicó León. La realizadora también habló de la posición de los andinos en el Perú contemporáneo.

"Creo que hay algunas luces de cambio, no creo que siga exactamente igual que en los años 80. Pero estructuralmente sigue igual. Ahora lo estamos viendo con el COVID-19: tienes a poblaciones indígenas del norte huyendo a buscar atención de salud a Ecuador", contó.

"Han sido dejados, olvidados, no tienen a qué hospital acudir. Y fíjate que ahí está la mina de oro más grande de Perú, Yanacocha, pero dónde está ese dinero, dónde se fue (...). Ayer fue el robo de niños, hoy la gente no puede respirar porque no hay balones de oxígeno", agregó.

Finalmente, León comentó con ironía la comparación que, especialmente desde la prensa anglosajona, emparentaba su cinta con "Roma" (2018) de Alfonso Cuarón.

"Reflexionando ya con el paso del tiempo, tú dices: '¿Qué más quieres que te comparen con una película que costó un montón de plata dirigida por un directorazo? No seas tonta...", explicó entre risas.

“Y, más bien, lo que suelo contestar a eso es que lo raro es que recién empecemos a tener protagonistas indígenas. Lo raro es lo otro: que siendo un continente indígena, nuestros protagonistas siempre hayan sido blancos. Y recién ahora estamos mostrando a nuestros verdaderos protagonistas, no como si los otros fueran falsos, pero sí mostrando a la población que mayoritariamente nos representa”, cerró.

“Canción sin nombre” aborda la historia de Georgina, una joven de los Andes cuya hija recién nacida es robada en una clínica de salud falsa. Su búsqueda desesperada de la niña la lleva a la sede de un importante periódico, donde conoce a Pedro Campos, un periodista solitario que se encarga de la investigación. Basado en una historia real.

TE PUEDE INTERESAR