Redacción EC

"" está llamada a ser la protagonista de la gala del . Con 10 nominaciones (algunas de ellas históricas), la cinta mexicana ha transformado por completo la rutina del director y sus actrices; aunque estas no son las únicas vidas que han cambiado con el estreno de la película.

"Borras", el perro que integra el reparto, ganó notoriedad en las redes sociales por su rol en la trama. Sin embargo, hasta el momento, se ignoraba su triste origen.

, el perro que aparece en la cinta fue víctima del maltrato animal antes de convertirse en estrella de cine.

La veterinaria Adriana Cruz Frias, quien es citada por el referido medio, contó en su página de Facebook que "El Borras" fue rescatado por Manuel Montero y su amigo Leonardo Serrano, quienes figuran en los créditos de "Roma" como "encargados de 'El Borras'".



"Lo encontraron en la calle, amarrado con un alambre a una pared de un lote baldío a punto de morir de hambre y sed… Presentaba pulgas, estaba desnutrido (casi en los huesos), tenía bronquitis que se agravó, infección en la piel por sarna, conjuntivitis y no retenía alimento alguno debido a las condiciones de abandono en las que se encontraba", explicó en su publicación.

Asimismo, la también entrenadora de perros explicó cómo fue el proceso que tuvo que seguir "El Borras" para convertirse en la estrella de cine de la película que Alfonso Cuarón realizó para Netflix.

"Necesitaban un perro que se pareciera al que el señor Cuarón había tenido cuando era niño y cuando las condiciones fueron dadas, 'El Borras' era el candidato perfecto, puesto que tenía muchas ganas de vivir y una gran disposición a trabajar y era casi igual al perro que se buscaba para el cásting", comentó.

Asimismo, Adriana  Cruz indicó que "El Borras" tuvo que prepararse para interpretar su personaje y fue sometido a un entrenamiento especial para poder realizar sus escenas. Además, contó que no necesitó de un doble para poder realizar las grabaciones que le tocaban.



"Se le enseñó obediencia y le encantaba jugar con la pelota, acataba muy bien sus ordenes, y se sabe que en ocasiones se necesitan varios perritos para realizar escenas, pero borras cumplía con todas la escenas siempre con mucho entusiasmo", agregó.

Finalmente, la especialista hizo una emotiva reflexión:  "Cualquier perro tiene la oportunidad de tener una buena vida, no necesita ser de gran linaje. Solo necesita una oportunidad y sobre todo el trabajo de un entrenador profesional para ayudarlo a adaptarse y sobreponerse a los maltratos producidos por el abandono. Gracias Borras por dejarnos ser parte de tu historia".

TAGS RELACIONADOS