"The Prom": una película con mucho color, pero poca gracia | Reseña (Foto: Netflix)
"The Prom": una película con mucho color, pero poca gracia | Reseña (Foto: Netflix)
Carlos Oré Arroyo

Periodista

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El interés de los artistas por las problemáticas sociales ha sido una constante de los últimos años. Cada vez vemos más figuras involucradas en la lucha contra la discriminación, el cambio climático, la pobreza y demás. ¿Pero cuán efectiva y realista es su relación con estos temas? Esa es una primera inquietud que plantea el musical dirigido por Ryan Murphy cuando nos presenta a cuatros estrellas de Broadway venidas a menos, que andan en busca de un hecho noticioso en el cual inmiscuirse para llamar la atención de las cámaras. Teniendo en cuenta que estas celebridades son interpretadas por Meryl Streep, James Corden, Nicole Kidman y Andrew Rannells, uno creería que el éxito de la cinta está asegurado. Aunque, sabemos, éxito es una palabra muy ambigua.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más
LEE TAMBIÉN: “El desorden que dejas”: la adictiva miniserie española con la que Netflix despide el 2020 | RESEÑA

El caso de una adolescente lesbiana de último año de preparatoria que es impedida de ir al baile de promoción con su pareja es la historia perfecta para el desesperado cuarteto. Todos ellos viajan hasta Indiana para hacer lo que haga falta para que Emma Nolan (Jo Ellen Pellman) cumpla su sueño. Es en este punto donde sucede el primer gran quiebre de la cinta. Tan solo hizo falta un número musical para lograr que la estudiante sea permitida de disfrutar de su fiesta, y con ello la promesa de ver a las estrellas de Broadway involucrarse en la problemática queda en un segundo plano. Empiezan a sumarse pequeñas historias sobre el pasado de los personajes y la trama se va alargando sin vislumbrar un camino definido.

Altas expectativas

El trabajo de Streep siempre ha estado rodeado de elogios, pero, como todo humano, la perfección no es una característica de la que pueda vanagloriarse. Quizás el problema sea el excesivo número de personajes y el deseo de contar las historias de cada uno.

Ni Corden ni Kidman sorprenden con sus apariciones, pero Rannells es el que realmente destaca entre los rostros más conocidos del filme. Su interpretación de “Love Thy Neighbor”, la pieza musical con la mayor dosis de crítica social, resulta emocionante, atractiva y hasta reveladora. El artista tiene experiencia en este género pues brilló en Broadway con su participación en el musical “El libro de Mormón” y ha estado ligado a producciones con temática LGBTQ+ como “The Boys in the Band” y “The New Normal”.

Te puede interesar: