Daniel Goya

Edgar Allan Poe vuelve de la muerte. Regresa y habla, y sufre y odia, y ríe y cae, y se levanta. Tiene los ojos de un demonio que sueña y proyecta una sombra que lo consume todo y no deja escapar la luz derramada. Como si se tratara de uno de sus cuentos, Poe una vez más se angustia y escribe. Bebe, se droga y escribe. Se enamora, se casa, se quiere morir y escribe. Y escribe porque no es feliz y sus historias reaparecen como lápidas inexpugnables, infranqueables, de una existencia que se rehúsa a dejar de existir.

A tres pisos de altura la artista Agueda Noriega trabaja rodeada de imágenes de películas, retratos de escritores, imágenes de Hello Kitty y Frida Kahlo, de cómics antiguos y libros más antiguos. En medio de ruidos del tráfico de la avenida Aramburú, Agueda dibuja y escribe el cómic sobre la vida de Edgar Allan Poe. Detrás de su escritorio hay una pequeña y elevada ventana por la que pronto se asomará para mostrar la portada de la publicación que ha venido trabajando desde mediados del año pasado. “Poe se lo merece”, es la frase que dice con convicción y que encierra la admiración de quien ha leído sus cuentos, sus poemas, sus críticas literarias, de quien ha investigado su vida, recolectado anécdotas y contrastado versiones.

“Poe es extraordinario. La mayoría de las personas lo conocen por sus historias de terror, misterio, necrofilia, asesinatos, sadismo, pero también era un gran crítico y ensayista y se ganó muchos enemigos escritores que sentían sus egos heridos”, comenta la artista Agueda Noriega.

“Un caos iluminado” es el título del cómic y hoy día será presentado un avance en la Casa de la Literatura, como parte del homenaje que le rendirá la editorial El Gato Descalzo. También se presentará una edición bilingüe (inglés/español) del libro “Salto de rana o los ocho orangutanes encadenados” de Edgar Allan Poe, con ilustraciones de Jesús Mansilla.

—La influencia de Poe —

El trabajo de Poe sigue teniendo repercusiones. En la música, por ejemplo, la agrupación argentina Soda Stereo grabó la canción “Corazón delator”, inspirada en el cuento del mismo nombre. El músico y ganador del Premio Nobel de Literatura 2016, Bob Dylan, también inspiró su canción “Just Like Tom Thumb’s Blues” en el cuento “Los crímenes de la calle Morgue”.

En la televisión, Poe ha “aparecido” en la serie de televisión “Sabrina, la bruja adolescente”, cuando las tías de la joven bruja invitaron al escritor a cenar para pedirle consejos sobre cosas que causan miedo. En la serie animada “South Park” también figuró en pantallas luego de que los protagonistas invocaran su espíritu.

En videojuegos, Dark Tales: Edgar Allan Poe’s Murders in the Rue Morgue se nos presenta el caso de “Los crímenes de la calle Morgue” y debemos resolverlo uniendo las pistas que vamos encontrando.

Poe volvió, ahora en un cómic peruano. Pero no es la primera vez que regresa para hacerse presente luego de muerto. Porque su obra no fue reconocida en la magnitud que lo es hoy en día. Y podría haber sido olvidada si no fuera porque Charles Baudelaire descubrió su trabajo y lo tradujo al francés y se convirtió en un gran difusor de su obra. Era la primera vez que regresaba de entre los muertos para vivir a través de las historias que escribió. Tal vez haber escrito tanto sobre tragedias, asesinatos y horror le dieron esa cualidad como escritor, la de sobreponerse a su propio fallecimiento. Tal vez él mismo se convirtió en una de sus historias y sigue escribiendo. Condenado, sombrío y eterno.

—Los Simpson y Edgar Allan Poe —