Nunca es tarde, Charlie Brown
Nunca es tarde, Charlie Brown
Liliana Michelena

nunca pudo superar su mala fortuna, pero hacía el esfuerzo. No podía lanzar una bola de béisbol, pero seguía jugando. No lograba volar su cometa, pero continuaba intentándolo. No podía ni patear un balón de fútbol americano, el que Lucy siempre retiraba a tiempo para hacerlo caer.

“No podría hacerlo patear, le haría un flaco favor después de 50 años”, aseguró Charles M. Schulz, su creador, cuando anunció su despedida. En noviembre de 1999, el dibujante descubrió que tenía cáncer de colon y supo que era hora de partir. Terminó decenas de tiras por adelantado, guardó el lápiz y la tinta e, inmediatamente después, se arrepintió. 
“De repente pensé en ese pobre chico, que ni siquiera llegó a patear ese balón. ¡Qué mala pasada!”, lamentó entre lágrimas en una entrevista. Perdedor hasta el final, Charlie Brown tiene una nueva oportunidad para equivocarse, ahora en pantalla gigante.

HONESTIDAD EMOCIONAL
Schulz falleció el 12 de febrero del 2000, un día antes de la publicación de la última tira original de “Peanuts”. Sus historietas habían alcanzado 75 países, 2.600 diarios y 21 idiomas, y le habían hecho ganar hasta US$40 millones anuales. Todas fueron, hasta el final, una expresión de identidad y de honestidad emocional.

Los personajes de “Peanuts” fueron los primeros niños reales en una tira cómica, con miedos y ansiedades propios de la edad. Lo que Thomas Mann llamó “la reducción infantil de las neurosis de un ciudadano moderno”.

El dibujante estadounidense era un tipo solitario, y el rostro redondo de su personaje reflejaba la apariencia ordinaria que Schulz veía de niño en el espejo. “Charlie Brown tiene que ser el que sufra, porque es la caricatura de una persona promedio. Muchos de nosotros estamos más familiarizados con el fracaso que con la victoria”, escribió en los pedazos de autobiografía que acompañaban sus compilaciones. “No se puede crear humor de la felicidad”. 

Charles Schulz, el creador de Charlie Brown. (Foto: AP)

EL PERFIL
Nombre:
Charles Monroe Schulz
Nacimiento: 22 de noviembre de 1922 (Minneapolis, EE.UU.)
Muerte: 12 de febrero del 2000 (Santa Rosa, EE.UU.)
Trayectoria: Hijo de un barbero y una ama de casa –igual que Charlie Brown–, Schulz se inició de niño dibujando réplicas de Popeye. Influido por caricaturistas y artistas clásicos, empezó a recibir clases por correspondencia, pero fue reclutado por el servicio militar para ir a la Segunda Guerra Mundial. A su regreso, publicó en los diarios de St. Paul los cómics precursores de “Peanuts”, historieta de Snoopy y Charlie Brown que alcanzaría las 17.897 publicaciones.

TAGS RELACIONADOS