Referencias culturales en la defensa de Alberto Borea ante el pedido de vacancia de PPK. (Fotos: Agencias/ Internet)
Referencias culturales en la defensa de Alberto Borea ante el pedido de vacancia de PPK. (Fotos: Agencias/ Internet)
Redacción EC

Aunque la cita inteligente no debería ser la excepción sino la regla en cualquier Parlamento que se respete, la alocución del último jueves del abogado y ex senador desconcertó a muchos de los congresistas presentes. Repasamos algunas de esas referencias.

1. “El espíritu de las leyes” ( 1748 )
Obra maestra del jurista y filósofo francés Montesquieu, citada por Borea. Este hito de la Ilustración europea influyó en el pensamiento político durante los tres siglos siguientes. Su pensamiento asocia los principios de gobernabilidad y las constituciones de los países con las causas físicas, morales, económicas y geográficas que influyeron en la evolución del marco legal.

2. “Ética a Nicómaco” ( 349 a.C.)
Esta obra del griego Aristóteles, dedicada a su hijo, versa sobre las virtudes morales e intelectuales. Todo tratado posterior sobre ética occidental ha bebido de este filósofo sobre el valor, la templanza, la generosidad, la magnificencia, la prudencia o la justicia. Mención aparte merecen sus reflexiones sobre la naturaleza del placer y la búsqueda de la felicidad.

3. “El opio de los intelectuales” ( 1955 )
El libro más conocido de Raymond Aron. Borea usó una frase de este filósofo y politólogo francés (“La estabilidad política depende de la disciplina de las ambiciones”) para hacer un llamado a la mesura a los legisladores peruanos. Oportuna alusión a uno de los grandes pensadores del siglo XX, quien se ocupó de temas contemporáneos como el comunismo, las revoluciones, el totalitarismo, entre otros.

4. “El enemigo de sí mismo” ( 163 a.C.)
En esta comedia (titular originalmente “Heautontimorumenos”), el romano Terencio pone en boca del personaje Cremes la frase: “Soy un hombre, nada humano me es ajeno”. La cita ha pasado a la posteridad como un lema de justificación del tipo “errar es humano” y es ampliamente utilizada en el derecho como un argumento de defensa.

5. “El delito: causas y remedios ( 1901 )
El criminólogo italiano Cesare Lombroso esbozó en esta obra una teoría hoy desfasada por discriminatoria: que la delincuencia está relacionada con ciertos rasgos físicos y facciones del acusado. En esa línea, Borea señaló con ironía que si a alguien se le puede juzgar por “tener cara de delincuente”, a Kuczynski lo culpaban a pesar de parecer un “abuelito bondadoso”.

6. “Poemas humanos” ( 1939 )
La famosa invocación de César Vallejo al “señor ministro de Salud” en el monumental poema “Los nueve monstruos”suena asombrosamente vigente en el Perú de la actualidad, un siglo después. El poeta peruano fue un hombre de grandes inquietudes políticas, también vistas en su paso por la Rusia comunista o en su interés en la Guerra Civil española.

7. “Raúl Porras Barrenechea, parlamentario” ( 2000 )
Aunque no es un libro escrito por el historiador, esta obra permite ahondar en su labor como senador por Lima entre 1956 y 1960, labor en que se reveló como eximio orador, trasladando su erudita cátedra al hemiciclo. Un intelectual que cultivó la ironía más fina y condenó siempre las afirmaciones irresponsables de sus colegas del Congreso.

8. “Retrato de un país  adolescente” ( 1958 )
Memorable obra de Luis Alberto Sánchez, otro aludido por Borea. Político, periodista, crítico literario, historiador, narrador y, sobre todo, docente. Los mayores de 50 años recordarán cada intervención del parlamentario aprista como una clase de política y oratoria a la vez. En 1979, obtuvo la segunda mayor votación durante las elecciones generales de la Asamblea Constituyente.

9. El reglamento del fútbol
En un momento, Borea usó un símil futbolístico: “Si un jugador empuja a otro en la disputa de la pelota, el árbitro no lo expulsa. Le llama la atención y puede sacar una tarjeta amarilla. Es decir, usa la proporcionalidad”. Aunque no mencionó directamente a Paolo Guerrero, quizá la rebaja de la sanción al jugador y su presencia en el Mundial de Rusia le sirvieron de inspiración.

10. “Condorito”
Hay Condorito para todos los gustos. Desde el más proletario, de pantalón rotoso y camiseta raída, hasta el absorbido por Televisa, representando el ideario de la cultura corporativa. Pero en cualquiera de sus personalidades, es su célebre ¡plop! (caída indignada, sobresalto o risa que nos hace perder el equilibrio), la onomatopeya latinoamericana por excelencia.

TAGS RELACIONADOS