El polémico Cristo del Pacífico, el Monumento al Soldado Desconocido, y de fondo las antenas retransmisoras de radio y televisión. El Morro Solar de Chorrillos es un espacio con historia y matices. (Foto: Lino Chipana)
El polémico Cristo del Pacífico, el Monumento al Soldado Desconocido, y de fondo las antenas retransmisoras de radio y televisión. El Morro Solar de Chorrillos es un espacio con historia y matices. (Foto: Lino Chipana)
Juan Carlos Fangacio Arakaki

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Siempre ha sido un terreno de disputas. Hace 140 años, por ejemplo, el Morro Solar –que esta madrugada fue escenario del presenciaba quizá el episodio más triste e intenso de su historia. Ocurrió un 13 de enero de 1881, en la llamada Batalla de San Juan y Chorrillos, que significó el más duro golpe de la Guerra del Pacífico.

LEE TAMBIÉN: Morro Solar: así luce tras desalojo de invasores y recuperación de zona intangible | FOTOS

“La línea estaba fuera de los linderos de Chorrillos, a dos kilómetros, en la hacienda San Juan”, recuerda Juan Carlos Flórez Granda, investigador en historia militar y autor del libro “La última resistencia. La batalla en el Morro Solar de Chorrillos” (2020). “Accidentalmente, toda la línea izquierda peruana se va a Miraflores, y la derecha queda aislada y va retrocediendo hasta Chorrillos. El coronel Miguel Iglesias es capturado y de ahí suben al Morro Solar, por el brazo de Marcavilca, donde ahora último ha ocurrido la invasión”, agrega.

Lo ocurrido esa mañana de jueves, en pleno verano, fue una masacre. Los cálculos, aunque siempre imprecisos, estiman unos 800 muertos en el bando chileno frente a casi 7.000 entre los peruanos. “Por eso toda esa zona es casi un cementerio viviente, para decirlo de algún modo –afirma Flórez Granda–. Fue una cruenta batalla y hubo una defensa férrea hasta la zona del Salto del Fraile, que fue el último momento, pasadas las dos de la tarde”.

Acuarela del británico Rudolph de Lisle, quien estuvo presente en la batalla de San Juan y Chorrillos, en enero de 1881.
Acuarela del británico Rudolph de Lisle, quien estuvo presente en la batalla de San Juan y Chorrillos, en enero de 1881.

Una visita al Morro Solar hoy nos permite encontrarnos con el Monumento a Iglesias y también con el dedicado al Soldado Desconocido, que conmemora a todos los caídos sin nombre en la batalla. Hasta hace un tiempo, a ambos monumentos les habían robado las placas. Sus figuras se soleaban más anónimas que nunca.

“La memoria peruana es muy frágil –agrega Juan Carlos Flórez–. En el Morro Solar hay mucho material por rescatar, hasta se podría hacer un museo, pero la gente lo ha olvidado. También entiendo que hay personas con necesidad de vivienda, pero esos no son los mecanismos. Porque a este paso se podría invadir Pachacamac también. Así se ha perdido mucho patrimonio cultural e histórico”.

Juan Carlos Flórez es autor del libro “La última resistencia. La batalla en el Morro Solar de Chorrillos”.
Juan Carlos Flórez es autor del libro “La última resistencia. La batalla en el Morro Solar de Chorrillos”.

ASTRONÓMICO Y PREHISTÓRICO

La historia del Morro Solar, sin embargo, es más amplia que la guerra con Chile. Porque así como tiene –Planetario Digital José Castro Mendívil es su nombre completo y oficial–, un museo lleno de telescopios y otras tecnologías astronómicas, el morro también nos remite a un pasado tan remoto como el del periodo jurásico.

El científico peruano Iván Meza Vélez , mientras hacía una exploración junto a un amigo. Se repartieron los huesos, en ese momento sin saber muy bien qué hacer con ellos. Pero años después, ya como estudiante de biología de San Marcos, Meza comenzó a hacer unos estudios y posteriormente donó los fósiles al Museo de Historia Natural.

En una entrevista con este Diario, hace un par de años, Meza Vélez daba detalles sobre la investigación que publicó en la revista científica “Cretaceous Research”, en torno a esos fósiles de unos 135 millones de años, los primeros de plesiosaurios hallados en el Perú. "

“Nadie financió la investigación del plesiosaurio. […] Si quisiéramos hacer una investigación más grande, necesitaríamos una financiación más grande. Se requiere una serie de implementos especializados, además de conseguir varios permisos, tanto en la Municipalidad de Chorrillos, como del Ministerio de Cultura. El Morro Solar es intangible, por su sentido histórico y cultural, y es muy complicado trabajar con el Ministerio de Cultura en relación a permisos para excavaciones”, contó a El Comercio.

En el año 2000, el biólogo Iván Meza Vélez halló en el Morro Solar unos fósiles de plesiosaurio de aproximadamente 135 millones de años. (Foto: Juan Ponce)
En el año 2000, el biólogo Iván Meza Vélez halló en el Morro Solar unos fósiles de plesiosaurio de aproximadamente 135 millones de años. (Foto: Juan Ponce)

RECUPERAR UN ESPACIO

El valor del Morro Solar va mucho más allá. Es tan diverso que va desde la Cruz del Papa, visible desde todo el litoral, a las antenas retransmisoras de radio y televisión; crece en el asentamiento humano Alto Perú y desemboca en las históricas olas de la playa La Herradura.

Pero es también, como señalábamos al inicio, un terreno en constante disputa: no solo por las invasiones informales, sino por algunas amenazas de grandes empresas privadas o grupos inmobiliarios que buscan alterar sus formaciones. Por no mencionar la delincuencia que afecta alguna de sus zonas, o el Cristo del Pacífico, la polémica estatua de 37 metros de altura .

Actualmente, un proyecto como el del colectivo Todos X el Morro, que reúne a vecinos y asiduos de este destino en Chorrillos, viene organizando el cuidado y rescate de los espacios del Morro Solar mediante diversas actividades. “El morro podría ser un parque nacional en el que confluyan el deporte, la cultura, la historia. Además es un pulmón ecológico”, opina Juan Carlos Flórez. Ojalá llegue la hora de su puesta en valor.

TE PUEDE INTERESAR