(Ilustración: El Comercio)
(Ilustración: El Comercio)
José Carlos Yrigoyen

Ya sabemos que las historias oficiales suelen ser favorables al relato de los vencedores: los hechos que contradicen su retórica triunfalista se relativizan o escamotean. Eso fue lo que ocurrió con la versión histórica del régimen autoritario de Fujimori. Según esta, Sendero Luminoso había sido decisivamente derrotado a mediados de los noventa y sus restos estaban condenados a apagarse por sí mismos. En realidad, la lucha entre las fuerzas armadas y la facción senderista renuente a plegarse a la línea acuerdista propugnada por Abimael Guzmán continúa hasta hoy, aunque solo lo recordemos cuando aparece la noticia de una emboscada subversiva contra algún puesto policial en el Vraem.

Cuesta imaginarse el número de muertes silenciadas y de vidas destruidas por esa guerra que para la gran mayoría de peruanos resulta invisible. En “Alias Jorge: la historia prohibida de un terrorista desertor”, el periodista Ricardo León (Lima, 1982) rescata a uno de los personajes más fascinantes y trágicos de aquel conflicto: Víctor Raúl Quispe Zaga, llamado Jorge, hijo del líder máximo de la última célula activa de Sendero y, tras su huida, colaborador eficaz de los militares que tienen como objetivo prioritario la captura de su padre.

El libro de León reúne un par de méritos que rara vez se encuentran juntos en la no ficción local. Primero, un incansable rigor investigativo para recopilar todas las fuentes posibles sobre cada etapa de la vida de Jorge y organizar documentos de diverso origen que confirmen o desmientan las múltiples versiones que se entrecruzan en su relato. Segundo, un oficio narrativo diestro a la hora de dosificar la información y modular los tempos de lo contado. De esta manera ha reconstruido con buen olfato e inteligencia el devenir de un individuo al que han robado todo rastro de su infancia y que acepta su condición de “hombre oscuro” luego de renunciar a la posibilidad de heredar el liderazgo de la organización a la que había ofrendado la mayor parte de su existencia.

Sin embargo, “Alias Jorge” no se limita al cuidado perfil de un llamativo personaje. Sus peripecias se convierten en hilo conductor de una serie de destinos particulares que se interrelacionan y conforman así el gran marco histórico de la insurgencia narcoterrorista. Las páginas dedicadas al largo período en que Quispe Zaga permaneció en los campamentos de Sendero son especialmente logradas. León detalla con sobriedad reveladora la deshumanización de los vínculos, la sospecha constante incluso entre familiares, los asesinatos cotidianos o los demenciales castigos ante la menor falta disciplinaria. Ha desmenuzado el testimonio de ‘Jorge’ para hallar esos intrincados matices que definen cada persona y lugar que conoció. Por eso consigue que los jefes de ese senderismo residual –más interesados en violar adolescentes que en la prédica del maoísmo– sean personalidades diferenciables y contradictorias a pesar de su maciza y robótica crueldad.

De esos matices, hay uno que condensa mejor que cualquiera la circunstancia de Quispe Zaga: en sus intervenciones suele confundir los tiempos verbales: pasado y presente se mezclan sin orden ni concierto. Como si nunca hubiera salido de ese espantoso campamento de ribetes polpotianos. Como si la memoria no le permitiera desligarse ni por un segundo de los horrores que presenció y padeció. Como si continuara siendo ‘Jorge’ y no Víctor Raúl, ese hombre que sus actuales superiores califican de rebelde y retraído, que renunció a su padre y a sus hijos para terminar desgarrado entre dos mundos a los que jamás pertenecerá del todo. “Alias Jorge” es, al igual que “Los rendidos” de José Carlos Agüero y “Memorias de un soldado desconocido” de Lurgio Gavilán, un título valioso en la tarea de mostrar lo que esas voces acalladas por la historia oficial tienen que decirnos sobre nuestro país y sobre nosotros.

LA FICHA

“Alias Jorge”

Calificación: ★★★★.

Autor: Ricardo León.

Editorial: Planeta.

Año: 2020.

Páginas: 180.

Relación con el autor: ninguna.