Libro de Jorge Eslava se podrá descargar gratuitamente.
Libro de Jorge Eslava se podrá descargar gratuitamente.
José Carlos Yrigoyen

“La cotidianidad puede ser tan hermosa como el heroísmo / Sin salir de su casa se puede conocer el mundo”, escribió Rodolfo Hinostroza en “Imitación de Propercio”, uno de sus grandes poemas. Los imprevistos rigores del aislamiento social obligatorio alientan a querer cumplir con lo señalado en esos versos. Podemos, pues, conocer el mundo en los estantes de nuestras bibliotecas, releyendo algún libro de cabecera o consumiendo una novedad que la rutina y la carga laboral nos había forzado a postergar.

Durante estos días de emergencia global, ciertas editoriales han tenido a bien liberar algunos de sus títulos para hacerle menos tortuoso el encierro a los lectores. Entre ellos es posible toparse con libros memorables. Es el caso de “Navajas en el paladar”, crudo, febril e inclasificable volumen que Jorge Eslava (Lima, 1953) publicó en 1995. Un cuarto de siglo después merece ser considerado uno de los escasos clásicos modernos que nos legó la narrativa joven de fines de siglo (junto a “Salón de belleza”, de Mario Bellatin, y “Ciudad de M”, de Óscar Malca).

“Navajas en el paladar” nació a partir del proyecto de una ONG sobre los niños de la calle que Eslava acometió a principios de los noventa. En ese centro de Lima sucio y tugurizado, indiferenciable de los espectáculos de miseria de Bombay o Calcuta, conoció a las pandillas de niños y adolescentes que se habían hecho hombres en medio de la tragedia de un país inviable. Convivió con ellos “como un testigo mudo” y emergió de aquella violenta pesadilla para escribir una historia “que no es otra que las páginas que algún día leerán con vergüenza e indignación nuestros hijos”.

Es cierto: este libro se lee con esa vergüenza e indignación que Eslava profetizaba, pero las sensaciones y reflexiones que provoca van más allá de eso. No es solo un alegato de denuncia por una realidad inadmisible e injusta. Es también un notable triunfo estilístico, un alarde del difícil arte de la hibridación, la obra de un autor que domina distintas disciplinas y se sirve de ellas para cartografiar un submundo repleto de escondrijos y secretos actos delictivos en toda su extensión y profundidad.

Los episodios narrativos delatan a Eslava como un aplicado continuador de autores que se echaron a andar –literaria y vitalmente– por los terrenos de la infancia curtida en la pobreza y el abandono. Hay marcas del Genet de “Diario de un ladrón”, del Pasolini de “Una vida violenta”, pero sobre todo del Oswaldo Reynoso de “Los inocentes”. “Navajas en el paladar” reelabora la prosa expresionista basada en anotaciones veloces de Reynoso para exacerbar su vértigo y volverla capaz de aprehender las alucinaciones del terokal al mediodía y las hiperrealistas escenas de asaltos al paso, violaciones de menores de edad y cuerpos mutilados. Esa Lima de Colorete y El Príncipe reaparece, pero más degradada, inmunda y cruel: Eslava dio con el tono para esbozarla sin olvidar el riquísimo y exultante reino interior de sus habitantes más desamparados.

La luz de esa terca esperanza comparece en los capítulos versificados que se alternan con los relatos y las fotografías de los protagonistas. Eslava es un buen poeta, como puede comprobarse leyendo “Ítaca” (1983) o “Territorio” (1989), pero quizá sea en estos textos donde ha llegado más lejos en esa faceta. Las voces del frustrado boxeador adolescente o de la chica abusada que anhela ser una cantante de rock llegan a nosotros deslizándose por un desgarrador lirismo –ingenuo y desencantado al mismo tiempo–, que adopta sin ambages ni depuraciones los sórdidos recovecos del afilado y lumpen lenguaje de la calle. Muy pocos de nuestros escritores han elevado lo atroz a los grados más altos de la belleza y lo conmovedor. Jorge Eslava es uno de ellos.

LA FICHA

Autor: Jorge Eslava.

Editorial: Alfaguara.

Páginas: 152.

Relación con el autor: cordial.

Para descargar el libro gratis, visita y da desde el jueves 26 de marzo

Calificación: ★★★★