Maricarmen Marín presenta "Las aventuras de La dulce princesita", un libro infantil inspirado en sus vivencias de niña. (Foto: Editorial Planeta)
Maricarmen Marín presenta "Las aventuras de La dulce princesita", un libro infantil inspirado en sus vivencias de niña. (Foto: Editorial Planeta)
Sonia del Águila

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

De niña, creó una “varita mágica poderosa” con los sabios consejos que recibió de sus padres. Y con esta se enfrentó valerosamente a sus miedos y a todo aquello que le impedía soñar sin límites. El tiempo pasó, la niña creció y cumplió sus sueños. Hoy, convertida en una popular figura de la televisión, comparte su inspiradora historia a través de “Las aventuras de La dulce princesita”, un libro revestido de magia y amor, en el que narra sus experiencias de forma honesta y divertida.

MIRA: Maricarmen Marín: “Cuando piso un escenario recuerdo a esa niña que le cantaba a sus peluches en un cuarto de Palao”


“El objetivo de este libro es recordarle a pequeños y grandes, niños y niñas, la importancia de decir lo que pensamos, de ser positivos, de rescatar nuestra verdadera energía, fuerza y pasión para cumplir nuestros sueños; de conectar con nuestro corazón, de ser honestos y sentirnos orgullosos de nuestro origen. He tenido la suerte de tener personas visionarias a mi lado, que me enseñaron a decir lo que siento y pienso sin miedo. Y esta, precisamente, es una de las cosas que menciono en el libro y que me dio el poder de ser libre, de soñar sin límites y saber que todo lo puedo conseguir. En este libro, la Dulce Princesita junto a sus inseparables amigos de cuatro patas nos hará vivir el verdadero significado de la Navidad”, destaca Maricarmen.

“Las aventuras de la dulce princesita” bajo el sello de estará a la venta en todas las librerías del Perú desde el 30 de noviembre.

Portada del libro "Las aventuras de La dulce princesita". (Foto: Editorial Planeta)
Portada del libro "Las aventuras de La dulce princesita". (Foto: Editorial Planeta)

-¿El libro está basado en tus vivencias?

Todo lo que está en el libro es verdad: mis perritos existen (Becko, Becky y Maki), la varita existe, la dulce princesita existe; pero no es una princesa de los cuentos, es moderna, no espera príncipes azules, ni verdes, ni rojos. Estudia, se esfuerza para mi cumplir sus sueños, come helado, brócoli, juega fútbol y corre como un rayo. Lo que intento con este libro es acercar al adulto a su niño interior y reforzar los lazos entre el niño y la persona que le lee el cuento.

-¿Cómo surge la idea de este libro?

Tenía ganas de escribir esta historia desde hace mucho tiempo porque siento que mi misión es construir. El público, las familias, siempre me han dado su respaldo y de alguna forma tenía que retribuirles tanto cariño. Lo sentí con el disco de Navidad, luego con el tema de la varita, ahora con “Las aventuras de La dulce princesita”.

-¿Cómo nació el tema de la varita?

Nació de una iniciativa de “Yo soy”, cuando dije: ‘Cómo me gustaría tener una varita mágica para que lleguen artistas que queremos”. Entonces, me pasaron una varita gigante, que sacaron de “El Wasap de JB”, fue divertido. Los niños creen que tiene poderes y yo nunca les digo lo contrario.

-En el libro hablas de un poder que adquiriste en la niñez, ¿de dónde vino ese poder?

He tenido la suerte de tener una mamá muy visionaria que tuvo tiempo para explicarme cómo reconocer mis sentimientos desde niña, que me enseñó a decir lo que siento y pienso, sin tener miedo. Es importante desde niños conocer el poder que tenemos de comunicar, de ser libres, de soñar sin límites. También es importante conocer que tenemos que ser responsables de las decisiones que tomamos, ya sean buenas o malas. Este fue el mensaje que mi mamá y mi hermana me dieron cuando era niña. Esto es lo que me inspira. Desde ahí empieza el poder del que hablo en mi libro.

-Hace cuatro décadas, en el Perú, la oferta de libros para niños era escasa. Hoy podemos encontrar, además de librerías especializadas, diversas alternativas en cuanto a formato y a temática.

Ahora hay más opciones de lectura y los padres están incentivando a que sus hijos lean. Y en “Las aventuras de La dulce princesita” encontrarán una propuesta interesante para reforzar la autoestima y los valores en los niños. Estoy feliz con el resultado, este es solo el principio de varios sueños pendientes.

-¿Que otros sueños tienes?

Me gustaría hacer teatro musical, una vez que termine la pandemia; me encantaría también que se concrete la serie, hacer más películas, más colaboraciones con artistas de diferentes partes del mundo, seguir yendo a certámenes. El año pasado fui a los Grammy Latino. Lo que quiero es seguir haciendo lo que me gusta.

Maricarmen Marín debuta como escritora con "Las aventuras de la dulce princesita": (Foto: Editorial Planeta)
Maricarmen Marín debuta como escritora con "Las aventuras de la dulce princesita": (Foto: Editorial Planeta)

-¿Ahora que estás en Latina, qué pasará con “”, el proyecto que tenías con América TV?

Por el tema del virus era un poco complicado grabar, quedó en pausa. Luego me vine a Latina, pero confío en que se concretará más adelante, cuando pase todo esto de la pandemia.

Maricarmen Marín regresa a la pantalla chica con la serie “Mari Mari, luchando con el corazón”

-Tus últimos trabajos han estado orientados a un público infantil, conectas muy bien con los niños. ¿El tema de la maternidad está entre tus objetivos pendientes?

He postergado esa posibilidad durante años porque me he obsesionado con mi trabajo, sentía que al convertirme en madre no iba a poder continuar con mis proyectos, pero llegó el sabio consejo de mi papá. Un día me dijo: “Si tienes un hijo no vas a dejar de hacer cosas, vas a hacer más”. Entonces, entendí que estaba equivocada, y si ese momento llega pronto seré la mujer más feliz del mundo. Me encantaría ser madre.

-¿Alguna vez, algún tropiezo te hizo pensar en dejarlo todo?

Una vez, cuando estaba a punto de empezar todo esto (cuando era adolescente). Cuando llegué a Panamericana TV para hacer los coros a un grupo de cumbia, me dijeron que haga cásting de bailarina. Me negué, pero mi hermana que había ido conmigo, que es una visionaria, una mujer muy positiva, me dijo: “Regresa, ve porque te van a ver”. Me convenció y así entré a trabajar como bailarina a “La movida de Janet”, luego vino Agua Bella. Uno tiene que estar atento a las oportunidades porque muchas veces llegan solo una vez. Desde entonces, siempre trato de ponerle pasión y amor a lo que hago para que cuando muera, la gente me recuerde por una canción, un cuento, una película o una novela, por algo que le haya aportado en la vida.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR