En "Moránmente incorrectos", los hermanos Ricardo y Mariana Morán comparten sus experiencias personales y opinan sobre diversos temas de una forma honesta, sin tapujos ni prejuicios. (Foto: José Rojas Bashe)
En "Moránmente incorrectos", los hermanos Ricardo y Mariana Morán comparten sus experiencias personales y opinan sobre diversos temas de una forma honesta, sin tapujos ni prejuicios. (Foto: José Rojas Bashe)
Sonia del Águila

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El 13 de abril de 2020, en medio de la pandemia del COVID-19, los hermanos y Mariana Morán estrenaron el primer episodio de “”, un podcast sincero, sin tapujos ni prejuicios, en el que prevalece el sarcasmo y el humor negro desde una perspectiva feminista y activista. Un año después, ante un éxito que sus protagonistas no anticiparon, el espacio lanza “El libro incorrecto”, su extensión literaria de la mano de editorial Planeta.

LEE TAMBIÉN: “Yo Soy”: los momentos inolvidables de Ricardo Morán en el programa

Cuando empezamos a hacer podcast nos dimos cuenta que la gente que nos seguía tenía una necesidad de escuchar temas serios, pero de una forma desenfadada, y el libro es una extensión de eso, contiene en detalle literario algunas entregas, sobre todo las históricas como las de Katia Palma, Carlos Carlín y Johanna San Miguel. Nos permite llegar a un público que de repente no escucha todos los episodios”, destaca el productor de TV.

-¿Cuántos episodios de “Moránmente incorrectos” ya han grabado?

MARIANA: Noventa y cuatro.

-De esos 94 seleccionaron solo 10 para esta publicación. ¿Cuál fue el criterio de selección?

RICARDO: Escogimos 20, luego entre Mariana, la editorial (Planeta) y yo tuvimos una discusión para elegir cuáles eran los episodios más relevantes y atemporales. También priorizamos las entrevistas que tuvieron risa, desenfado y transparencia por parte nuestra y de los invitados.

MARIANA: Ver el otro lado de estos personajes, lo que la gente generalmente no ve ni en sus redes sociales ni en sus trabajos.

-Johanna San Miguel protagoniza los episodios de apertura y cierre del libro. ¿Por qué le dieron tanta exposición?

RICARDO: En realidad, en el podcast mismo, no en el libro, Johanna tiene tres episodios. Ella y Carlos Carlín son los más entrevistados del podcast. Lo que ocurre con Johanna es una especie de justicia poética.

-Ricardo, ¿es verdad que Johanna te propuso hacer un podcast juntos y cuando llegó a tu casa te encontró haciendo uno con Mariana?

RICARDO: Johanna me choteaba cada vez que le decía para hacer un podcast, me respondía: ¿Qué cosa es un ‘poncast’? Y cuando Mariana y yo nos quedamos encerrados en casa decidimos hacerlo juntos, por eso siempre decimos que Mariana le quitó el sitio a Johanna San Miguel.

-¿Cuál es el episodio más incorrecto?

RICARDO: Ese episodio no está en el libro, se llama precisamente así: “El más incorrecto”, hablamos de una congregación de monjas dedicada a la adoración del prepucio de Cristo.

MARIANA: Es el episodio en el que mezclamos religión y sexo. Otro episodio icónico es “El pene de Rasputín”.

Ricardo y Mariana Morán, una mezcla de desenfado e irreverencia. (Foto: José Rojas Bashe)
Ricardo y Mariana Morán, una mezcla de desenfado e irreverencia. (Foto: José Rojas Bashe)

-¿En base a qué eligen los temas? ¿Qué criterio manejan?

MARIANA: Cada uno trae temas variados o noticias, pero como en cualquier reunión entre amigos, al final terminamos hablando de todo un poco, como del pene de Rasputín, je,je,je.

RICARDO: Creo que los dos tratamos de sorprendernos mutuamente. Ambos tenemos nuestros temas guardaditos que los vamos soltando durante la grabación para que nuestra reacción sea genuina.

-¿Y tienen restricciones con respecto a los temas?

RICARDO: Creo que si no le podemos sacar la vuelta humorística, terminamos descartándolo. En mi posición de activista LGBT (Lesbianas, gais, bisexuales y transgénero) y Mariana como feminista a veces sentimos que sí hay temas que tenemos que tratar y nos ha tocado tocarlos con seriedad.

MARIANA: Tratamos de burlarnos de temas serios, pero nunca hacemos humor de una minoría, ni somos machistas.

RICARDO: Ni reforzamos a través del humor estereotipos de género o raciales con los que estamos en desacuerdo. El humor siempre debe servir para igualar el tablero del juego, para bajar al poderoso al llano.

-¿Han sufrido censura por parte de alguna organización conservadora?

RICARDO: Muchas veces personas individuales han escrito cosas a través de las redes sociales.

MARIANA: Sobre todo cuando entramos al mundo del YouTube. Han sido personas que no escuchaban el podcast desde el comienzo y se han sorprendido con algunas cosas. Una vez nos bajaron un video en Tik Tok, en el que hablábamos sobre las orgías, parece que alguien se ofendió y nos censuraron el video.

-¿Y es verdad que antes de empezar a grabar se toman cuatro cócteles?

MARIANA: Es la intención.

RICARDO: Generalmente empezamos a hablar estupideces antes de tomar el primer cóctel, a veces terminamos el podcast y estamos recién en el segundo, o estamos en el cuarto cóctel y la inspiración no llega. Depende del día.

MARIANA: Es por eso que el libro viene con la receta de todas esas cosas que nos tomamos el año pasado, para que la gente pueda unirse en esta comunidad colectiva y pueda prepararse esos tragos antes de leer cada capítulo.

Ricardo y Mariana Morán en plena grabación de su exitoso podcast "Moránmente incorrectos". (Foto: José Rojas Bashe)
Ricardo y Mariana Morán en plena grabación de su exitoso podcast "Moránmente incorrectos". (Foto: José Rojas Bashe)

-¿Cómo surge la idea de hacer un podcast juntos en medio de la pandemia?

RICARDO: Estábamos encerrados juntos, aburridos, sin nada que hacer, y surgió este ida y vuelta tan natural. Yo que hablo mucho, Mariana que me corta constantemente y se queja de que hablo mucho.

MARIANA: Pero la gente se queja también, todo el mundo se queja, yo soy la voz del pueblo, ja,ja,ja.

-¿Siempre se han llevado tan bien?

MARIANA: De niños no porque Ricardo era grande cuando yo era una bebe. Nos hemos unido de adultos, cuando nos encontrábamos tomando en los bares.

RICARDO: Soy ocho años mayor que Mariana, pero ella me lleva nueve años de ventaja de maternidad, entonces yo estoy aprendiendo de ella, claramente, lo que no debo hacer con mis hijos, je,je,je.

-Ricardo, en “Moránmente incorrectos” muestras una personalidad que no solías mostrar en “Yo soy” ni en “Experimentores”...

RICARDO: Es mi espacio de terapia, de sinceridad, me divierte y me vuelve más humano, según mis representantes, ja,ja,ja. Mucha gente que solo me conocía como jurado de “Yo soy” y de repente no había visto mis obras de teatro, ni mi stand up a principios de este milenio, ni leído mis libros; a través del podcast puede ver otra faceta mía y conocer a Mariana, a quien muy pocos conocen.

Valiente lucha

-Ricardo, en una de las últimas ediciones de tu podcast “Sentido común”, y de la cirugía de banda gástrica a la que recurriste. ¿Hubo un punto de quiebre en tu vida que te llevó a tomar esa decisión?

El punto de quiebre lo tuvo la silla del programa y el área de utilería que no encontraba ropa adecuada para vestirme, ja,ja,ja.. Fue el año que falleció mi papá, el 2014, llegué a pesar 112 kilos, había que buscar una solución.

Largo camino

-¿Qué harás ante la negativa del Reniec de registrar a tus hijos Emiliano y Catalina?

Me piden que me ajuste a la ley peruana, haciendo que sea la madre quien los inscriba, a pesar de que son hijos de un vientre subrogado y un óvulo donado. No existe una madre conocida tal como lo dice la Corte de Los Ángeles y la partida de nacimiento norteamericana. Es un tema de incompatibilidad de legislaciones y aquí vamos a tener que pelear haciendo un juicio y va a demorar los años que tenga que demorar. Siento que seguimos en el camino y que detrás mío vienen muchos papás más. La legislación va a tener que cambiar.

Éxito televisivo

-¿Cuándo retomas las riendas de “Yo soy”?

Me estoy tomando un tiempo sabático para estar con mis hijos, recargar las pilas y estar mejor. Uno de los beneficios de ser gerente es que te puedes dar una licencia por el tiempo que te dé la gana. Aún no sé cuándo vuelva, déjame tomarme un tiempo.

-¿Cómo recibes las críticas en torno a la final grabada de la última temporada de “Yo soy: grandes batallas” y a que no se les pagaría a los imitadores?

La verdad no estoy pendiente de los comentarios en relación a eso. A mí me encantó el programa, creo que fue una súper final y muchos de estos cambios los conversamos en mi proceso de salida del año pasado. Estoy muy contento con el trabajo que hace Latina, Ana María Roca Rey, Sebastián Martins, los nuevos jurados, el equipo de conductores y de producción y técnico porque creo que al programa le ha ido fantástico.

-¿Mauri Stern y Tony Succar colmaron tus expectativas?

Las superaron, son de la súper madre, fue un gol de media cancha. Me da mucha alegría por ellos, por el programa, por Rayo en la botella y por “Yo soy”, que quiero tanto.

VIDEO RECOMENDADO

Ricardo Morán habla de su libro "Yo soy tu padre".
Ricardo Morán habla de su libro "Yo soy tu padre".

TAMBIÉN PUEDES LEER