Libro de Romina Paredes.
Libro de Romina Paredes.
José Carlos Yrigoyen

Hay pocos temas más complejos, y por ello tan difíciles de abordar, como la irrupción de la violencia y la crueldad adultas en el mundo de la infancia. No escasean obras en nuestra tradición que lo han tratado con brillo: el conmovedor “Warma kuyay” de Arguedas, la relación paternofilial del Esclavo en “La ciudad y los perros” o “Todo lo que tengo lo llevo conmigo”, ese opresivo cuento de Katya Adaui. Romina Paredes (Lima, 1987) es otra escritora que recoge el duro desafío de sumergirse en la mirada de los niños cuyo paraíso es destruido por el miedo y las heridas visibles e invisibles que les infligen los mayores. Una de las novedades del fin de la cuarentena es su debut, “Famulus”, puñado de cuentos que indaga en un horror doméstico siempre latente, hasta que ataca con furor e impiedad.

Toda familia es una trampa, parece decirnos Paredes; un círculo de víctimas y victimarios donde campean la impunidad y el desprecio mutuo, apenas disimulado. En sus cuentos, los hombres suelen ser figuras negativas que tienen como último argumento el estupro y la fuerza bruta; sin embargo, las mujeres no son mucho mejores. Madres y abuelas operan en estas historias como cómplices y a veces entusiastas partícipes de ese destructor autoritarismo. Según su ficha biográfica, la autora fue nadadora profesional por muchos años. Ha aprovechado esa experiencia en dos piezas, “Exhala” y “V.”, que resumen las virtudes y desaciertos del libro en general.

PARA SUSCRIPTORES: “5 Sangres”: la crítica de Sebastián Pimentel a la película de Spike Lee en Netflix

Si algo hay que reconocerle a Paredes, es la naturalidad con que escudriña los juegos y convenciones de la infancia y cristaliza el desaliento y la tristeza de los niños frente a los desengaños decisivos. En “Exhala”, la presentación del grupo de niñas que practican en la piscina y de la desalmada entrenadora funciona bien por las parcas pero precisas descripciones y la espontaneidad de los diálogos, mientras que la dinámica primera parte de “V.”, ambientada en un campeonato de natación en Ecuador durante la guerra del Cenepa, fija su clímax en una lograda escena, cuando la madre protesta ante el jurado que decide excluir a su hija del torneo. Sin embargo, a partir de esos momentos pico, Paredes deja de narrar para limitarse a detallar un caso. Sumilla la decadencia y derrota de las niñas protagonistas en una suerte de corolario admonitorio y didáctico que desperdicia las muchas posibilidades que ambos cuentos prometían.

Algo similar, aunque agravado, ocurre con “Basura”. Su original inicio adopta un tono documental acerca del acopio de desechos en San Borja, para de pronto incidir en las mujeres que son violadas, asesinadas y depositadas en una bolsa negra, como “un desperdicio doméstico más”. Ese planteamiento nos conduce hacia el hogar regido por una abuela que infunde un miedo preventivo en las niñas que la rodean, hasta que una de ellas es abusada dentro de un camión recolector. Paredes pudo inmiscuirse en la atroz realidad de una niña pequeña que ha sido ultrajada (como lo hace, por ejemplo, la mexicana Liliana Brum en su magnífico “El monstruo pentápodo”), pero prefiere decantarse por un discurso aleccionador y moralista (“¿Y los otros monstruos? ¿Qué pasa con los abogados, los empresarios, los profesores y los artistas? […] . Los que sonríen en las fotos familiares, en las reuniones de directorios y en las juntas de accionistas. Esa basura no se saca a la calle”), que esquematiza las posteriores acciones y comportamientos de sus personajes, desembocando así en el diálogo-moraleja que cierra el relato.

Mucho mejor le va cuando se olvida de ese didactismo pontificador y opta por otra clase de armas para fustigar los estamentos familiares, como sucede en “Hogar”, ácido ajuste de cuentas que el narrador emprende contra padres y hermanos retratados del modo más grotesco y repulsivo, a través de un humor que hace eficiente justicia a los demonios convocados. Y los condena sin ninguna compasión.

LA FICHA

“Famulus”

Autora: Romina Paredes.

Editorial: Pesopluma.

Año: 2020.

Páginas: 80.

Relación con el autor: ninguna.


TAGS RELACIONADOS