Miguel Barraza. (Video: El Comercio)
Diana Mery Quiroz Galvan


“Apúrate, oye, lapicero con zapatillas” se escucha decir en medio del silencio. La voz le pertenece a Pablo Villanueva, más conocido como ‘Melcochita’, y está dirigida a Miguelito Barraza, quien llega algo rezagado para la entrevista pactada. Por unos minutos la cevichería “El rincón del ‘chato’” es testigo del intercambio de humor entre estos dos grandes amigos, que coincidentemente cumplen años en setiembre.

Alejado de la televisión por años, Barraza llega a las siete décadas con un nuevo proyecto bajo el brazo y una próxima gira por Europa. El encuentro con el cómico es, además, un pretexto para recordar sus más de 50 años de trayectoria artística, su poco conocido paso como vocalista de los Flyers y su estado de salud, algo resquebrajada, pero alimentada por el incansable aplauso del público.

padres
padres

Antes de la comicidad el fútbol fue su primera gran pasión. ¿Cómo recuerda esa etapa?

Futbolista he sido toda mi vida, desde chiquito. Yo jugaba con pelota de trapo. Era muy rapidito, puntero derecho. Admiraba mucho a Garrincha. Me acuerdo que cuando jugábamos en plena lluvia si la pelota me caía en la cabeza... asu. Mojada pesaba un montón.

¿Cuándo descubre el humor?

Desde chico hacía reír a todos en el colegio.Imitaba a los profesores, a los compañeros, era un bandido. También a los animales. Cómo caminaba el mono o el perro, era muy gracioso. Hasta a mis tíos los fastidiaba. Hasta me rapaba para hacer reír a mi familia.

Con tanta palomillada, seguro recibió más de un castigo.

Uy, mi mamá era brava, me daba duro. Qué travesura no he hecho. Un día, cuando tenía como seis o siete años, estaba caminando por un altillo del cuarto piso del edificio donde vivía, al borde del vacío. Para mí era un juego. Pero sin que yo me dé cuenta mi mamá pasó por ahí. No me dijo nada, pero se acercó a mí lo más rápido que pudo. Al verla salté hacia ella, pero la verdad que yo hubiera preferido saltar para el otro lado porque ese día por gracioso, me sacaron la mugre.

hermanos
hermanos

La música ha sido otra de sus aficiones...

De pequeño yo cantaba rancheras. Mi mamá era hincha de Pedro Infante y como yo lo escuchaba con ella empecé a cantar sus canciones. Nunca llevé clases, todo fue espontáneo.

¿Y su paso por los Flyer's?

Cuando estudiaba secundaria unos muchachos, bien pitucos, me llamaron para formar parte de su grupo. Les habían pasado la voz de que yo cantaba. Uno de ellos me fue a buscar, me escuchó y me propuso ser el vocalista. ‘Gorilita’ me decían por entonces. Nuestra primera actuación fue en el cine Tauro. Yo no solo cantaba sino que alternaba nuestra presentación con chistes.

los flyers
los flyers

¿Qué temas cantó para ese grupo?

Grabamos dos canciones. “María” y un tema que compuse, porque desde chico ya escribía versos. Se llamaba “Quiero un poco de amor”. Esta última quedó en el octavo lugar del ranking de 11:60. “María” ocupó el primero. Le ganamos a The Beatles, a Paul Anka. Fue un golazo.

¿Cuánto tiempo duró esa aventura musical?

Un año más o menos. Nos presentábamos en el High Room del Hotel Crillón, que en ese momento era A1. Todos mis compañeros tenían plata, yo era el único misio. Pero me habían agarrado cariño. Cuando se malograba algún instrumento en pleno show o había algún problema yo imitaba al mono, a Jerry Lewis y pasábamos piola. La gente creía que era parte del show.

¿Todavía tiene contacto con los integrantes?

Sí. Todos viven fuera del Perú. Éramos cinco. Tocaban Ricardo Zucarini (primera guitarra), Freddy Jabbui (segunda guitarra), Enrique Mitman (bajo) y Duddi Zimmerman (batería).

¿Por qué dejó el grupo?

risas y salsa
risas y salsa

Porque ingresé a la universidad. Entré en el noveno puesto de periodismo en la Católica. Me gustaba mucho la crítica cinematográfica. El terror. Vincent Prices, Christopher Lee, esos actores. Así que decidí estudiar. En ese tiempo eran tres añitos nada más. Pero solo estuve uno. En ese lapso creé al personaje de “El loco”.

Ese personaje también era interpretado por César Ureta…

Sí yo selo di para dedicarme a estudiar. Mi mamá me dio la idea. Creo que al inicio solo pude interpretarlo por dos meses. Ureta se maquillaba, yo lo hacía a cara limpia. Él lo hacía estupendo.

Su hermana Cecilia es cantante, su hermano Augusto escribe poemas ¿de dónde les viene esa vena artística?

Mi papá tenía un swing maravilloso, cantaba muy bonito, entonado, tenía compás, bailaba. Hacia dúo con su hermano, mi tío Alejandro, eran muy bohemios. A pesar de ese talento mi papá nunca dejó de trabajar en el Banco de Crédito. Pero los viernes en la sede de Abancay, uy olvídate. A él le encantaba el tango y lo cantaba. Mi mamá tocaba piano y además cantaba lindo.

futbol
futbol

Luego de los Flyer's, ¿dónde continúa su carrera?

Incursioné en la Peña Ferrando, ingresé a canal 5, gané en “Trampolín a la Fama”, participé en “Usted es el juez”, exitoso programa presentado por Pablo de Madalengoitia, en el que se adaptaban historias reales.

¿Cómo contacta con Ferrando?

Cuando estaba en la calle con mis amigos, haciéndolos reír, pasó él con su carro y me quedó mirando. En ese tiempo yo vivía en Magdalena e imitaba a Jimmy Santi, Elvis Presley. Le gustó lo que vio y me jaló para la peña. Allí comenzó mi vida cómo cómico. Fue en el sesenta y tantos.

Luego de varios años vino “Risas y Salsa”, ¿allí conoció al ‘gordo’ Casaretto?

gordo casaretto
gordo casaretto

Al ‘gordo’ yo lo descubrí, como diría Ferrando. Yo ya participaba en televisión, pero a él lo conocí en una pelea de gallos. Ahí escuché por primera vez su famoso “te advierto…”. Era graciosísimo. Le dije que sería un éxito en la pantalla. Él al principio no quería porque decía que era muy tímido. Pero lo convencí. Juntos llegamos a ser una de las mejores duplas cómicas.

Tiene más de 50 años de trayectoria artística, ¿llegó a hacer dinero con el humor?

Sí, he tenido mucha plata, pero he ayudado a mucha gente. Lo primero a mi familia, a mi madre. A mis hijos, a los amigos.

¿Se arrepiente de algo?

No, más bien le agradezco a dios por este don que tengo. Gracias a mi talento he podido ayudar a muchos. No necesito de cosas superfluas o aparentar cosas que no soy.

Ha estado alejado mucho tiempo de la televisión…

Bastantes años. Después de Risas salsa tuve mi propio programa “Yo mismo soy” y “Ahora vengo yo”. No voy a negar que tuve algún momento de soberbia, no iba a trabajar cuando debía, pero eso me enseñó. Aprendí con el tiempo. Pero nunca fui malo. También me tomaba mis tragos y ufff.

tumba
tumba

Usted es un gran contador de chistes. ¿De dónde sacaba tantos?

Como yo soy muy inquieto siempre andaba por todos sitios, escuchaba chistes en cada lugar que iba. En el Callao, en el Rímac, La Victoria, Había gente muy humilde que contaba chiste y de ahí los sacaba, los adaptaba, les ponía mi cuota de humor, mi creatividad. Es complicado hacer reír. Por más bueno que sea el chiste si no le pones gestos ni movimientos y el tiempo debido, no funciona. Es como una actuación, pero en pequeño, por corto tiempo.

¿Alguno de sus hijos ha heredado su chispa?

local
local

Mis hijos son cantantes. Pero cómico ninguno. Hay uno por ahí que es gracioso. Pero eso sí, han nacido afinaditos.

¿Tiene algún proyecto para volver a la televisión?

Claro ya está casi listo. En radio y televisión. En mes y medio o dos meses. Va a estar la negrita Pilar Guerra, Martín Farfán. Yo voy a dirigir y actuar. Los libretos también los voy a revisar. Mi regreso es para demostrarle a los que se llevan la plata fácil que la risa es un arte.

gestos
gestos

Háblenos de su salud.

Ahora estoy mejor pero a inicios de año tuve tres infartos cerebrales. Fueron seguidos vino uno y al día siguiente otro y otro. Nunca me había sucedido. Botaba espuma de la boca, hablaba cosas incoherentes.

¿Esos infartos cerebrales le dejaron alguna secuela?

Por momentos me olvido ciertas cositas. Solo me ha afectado la memoria reciente. Pero tengo buena memoria para recordar mis chistes y poemas. Si me olvido de eso ya me mato. ¿Para qué voy a seguir? ¿Para qué me mantengan? No, eso nunca.

También sufre de diabetes…

Sí dese hace años, herencia de mi padre. Mi hermana también es diabética hipertensa. Mi hermano es el único que se salvó.

Ahora que menciona a su hermana Cecilia, hace poco anunció que se retiraba de los escenarios...

No creo. ¿Por qué lo haría? Es joven y aún tiene mucho que dar. El público no la va a dejar. Su retiro significaría un dolor más para todos los criollos.