Redacción EC

Andrea Llosa quería unir la moda y la proyección social. Ya lo logró. Hace poco se juntó con Laura Fantozzi, creadora de , institución sin fines de lucro que tiene como fin brindar ropa de abrigo en comunidades en Puno;  y también con Simone Heemskerk, fundadora de la . Y tras conversar con ellas pensó que una cuellera de polar era la prenda perfecta para las zonas altas de nuestro país donde las temperaturas son bajísimas. 

Así, tuvo una idea: diseñar fulares -una suerte de chalinas- y que por la compra de cada uno de estos, un niño beneficiado por estas organizaciones recibiera una cuellera. Presentó su idea a Wong y desde este 21 de abril los fulares de FAR (nombre que le ha puesto al proyecto) se venderán a 99 soles. 

Entonces, si se venden los tres mil que la diseñadora produjo, tres mil cuelleras irán para los niños que se benefician de Kusimayo y otras tres mil a los de la Asociación Por Eso!

"Estoy feliz de poder diseñar un producto que llegue a más gente, pero más que nada porque puedo ayudar. El  proyecto se llamar FAR by Andrea Llosa porque es una propuesta para llegar  lejos; que busca no solo ayudar en lugares inhóspitos, sino llegar más lejos de lo que normalmente llego con mis diseños", comentó.