Bareto: nuestra crítica de "Impredecible", su nuevo disco
Bareto: nuestra crítica de "Impredecible", su nuevo disco
Luis Jaime Cisneros

"Impredecible" es lo nuevo de . Se trata del quinto álbum en 12 años de vida de este combo peruano integrado por Joaquín Mariátegui, Jorge Olazo, Jorge Giraldo, Sergio Sarria, Mauricio Mesones y Rolando Gallardo. Cinco discos en 12 años puede parecer poco material en tanto tiempo para los entusiastas de las estadísticas, pero el resultado supera notablemente la frialdad de las cifras. Y el material de "Impredecible" lo demuestra. El colectivo ha alcanzado una madurez musical a partir de la amalgama de géneros con los que ha experimentado desde que surgió en el 2003 en el reducido circuito limeño. Es así que de la coctelera de reggae, ska, merengue, son y cumbia psicodélica peruana, Bareto fue adoptando un perfil. Un perfil que se consolida cuando hace una reivindicación social de la cumbia para adoptarla como uno de los rostros en que los peruanos de todos los estratos se reconocen. Que eso suceda cuatro décadas después de que el género tropical irrumpiera y reventase todos los salones de baile en la selva dice mucho de los desafíos y desigualdades que aún subsisten y se larvan en este país.

"Impredecible" representa su pase a las grandes ligas. Es el primer disco de la banda que ha sido editado por una disquera internacional: el sello inglés World Village, una rama de la prestigiosa Harmonia Mundi, por donde pasó la cantante Susana Baca. Esto se concreta tres años después de que su anterior álbum, "Ves lo que quieres ver", fuera nominado a un Grammy Latino.

Esta quinta placa viene precedida de una gira por Europa realizada en julio, donde Bareto interpretó gran parte de las 11 nuevas canciones que uno puede escuchar en "Impredecible". El grupo se presentó en festivales y ofreció conciertos en Dinamarca, Francia, España, Bélgica, Suiza y Suecia.

Cinco de los 11 temas que trae el álbum son instrumentales, en lo que constituye una de las características de la agrupación desde su nacimiento 12 años atrás. Una de esas canciones instrumentales se titula "La voz del Sinchi", donde la única voz que se escucha y está salpicada por tramos es la del desaparecido actor Aristóteles Picho en la secuencia que hace de locutor radial en la cinta "Pantaleón y las visitadoras". El tema sincopado por las guitarras eléctricas trasunta toda la sensualidad de la que puede estar provista la música tropical.

"Impredecible”, "Mamá Motelo" y "Bombo baile" son otros de los temas instrumentales que son una invitación al contorneo e incluso al pogo. El tema que cierra el álbum, "País de las maravillas", es también una composición instrumental de una psicodelia cumbiambera pura bañada con una voz en ‘off’ que describe un país imaginario que se asemeja mucho al Perú actual de tiempos electorales, en la que se escucha decir a un personaje masculino "no represento a ningún partido, porque me represento yo solito".

En "La pantalla", Bareto ventila todas las miserias de la televisión peruana de estos días:"Si pura mierda nos da la pantalla/ Como borregos nos vienen trayendo/ No lo creo ese hueveo, no lo veo (bis)/ El problema son los niños/Modelos que no tienen nada en los sesos", dice la letra. Y el didáctico video:


Dos temas de distinta textura, más afines al pop que a la dominante psicodelia de la cumbia, destacan en esta quinta placa: "El loco", interpretado por Susana Baca, y "La semilla", donde el sonido de las guitarras se entrecruza con coros celestiales en evocaciones sonoras que remiten a paisajes campestres. Dos temas de melodías suaves que confirman el eclecticismo y la calidad alcanzadas por Bareto. Diez años después de haber grabado su primer álbum "Boleto" –fue en el verano del 2005 aunque se comercializó el 2006–, Bareto cierra el 2015 en redondo como una feliz síntesis de lo que es la música peruana.

MIRA TAMBIÉN:

TAGS RELACIONADOS